Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empuje de López Obrador ahonda la grieta en el PRD

Miguel Barbosa renuncia a la coordinación del partido en el Senado

Miguel Barbosa
Miguel Barbosa, excoordinador del PRD en el Senado. EFE

La crisis del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México se profundiza ante las presiones que ejerce Andrés Manuel López Obrador, líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). El coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, ha presentado su renuncia a petición del partido por haber apoyado a López Obrador. Tras otra lucha interna, los senadores del PRD eligieron a Raúl Morón Orozco como nuevo jefe en la Cámara Alta aún y cuando el Comité Ejecutivo Nacional había designado a Dolores Padierna como la sucesora.

El ascenso de Morena como la nueva fuerza de izquierda en México ha atraído a varios altos perfiles del PRD. Hace dos semanas Barbosa ofreció una conferencia de prensa en la que dijo que el PRI y el PAN habían comenzado una campaña para dañar a López Obrador en su tercer asalto a al presidencia. El mensaje fue una defensa apasionada de López Obrador frente a lo que calificó como un nuevo intento del “establishment político” para descarrilar la candidatura del líder de Morena.

Miguel Barbosa, senador por el Estado de Puebla, ha sido miembro del PRD desde 1994 y en los últimos años se ha convertido en unos de los rostros más reconocibles del partido. López Obrador ha agradecido públicamente a Barbosa por su apoyo y le ha recomendado que cambie al PRD por Morena.

El affaire Barbosa ha ahondado la crisis del PRD en el Senado. El partido inició la legislatura, en 2012, con un grupo parlamentario de 19 senadores. La ruta elegida por la dirección del partido de pactar en las elecciones locales con el PAN (de derecha) y el crecimiento de López Obrador en los sondeos rumbo a 2018 fueron factores que mermaron la unidad. Hoy solo ocho legisladores se identifican con el PRD. El resto está dividido entre Morena y la vía independiente. Morena no cuenta con bancada en el Senado porque obtuvo su registro como partido político hasta 2014. Una traba legal en la cámara del Congreso evita crear un nuevo grupo parlamentario tras el arranque de la legislatura. Por ello, algunos senadores de Morena continúan en la bancada del PRD.

Más información