Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Justin Trudeau dibuja ante Mauricio Macri el nuevo rol de Canadá en América Latina

El premier viaja a Cuba, Argentina y Perú tras el triunfo electoral de Donald Trump en EEUU

El premier canadiense Justin Trudeau y el presidente argentino Mauricio Macri durante la rueda de prensa en la Casa Rosada.
El premier canadiense Justin Trudeau y el presidente argentino Mauricio Macri durante la rueda de prensa en la Casa Rosada. AP

El carismático Justin Trudeau ha viajado por primera vez a América Latina. El primer ministro de Canadá visitó Cuba y voló luego hacia Argentina, última escala antes de Perú, donde participará de la cumbre de la APEC. En Buenos Aires lo ha recibido el presidente Mauricio Macri, un par al que conoció cara a cara en enero, durante el Foro Económico Mundial de Davos. La buena sintonía entre ambos se repitió en la Casa Rosada. El viaje de Trudeau fue el inicio del regreso de Canadá a la región, después de una década de Gobierno del conservador Stephen Harper y en el nuevo escenario que se abrirá en América del Norte cuando Donald Trump se instale en la Casa Blanca.

"Cuba y Argentina son dos de nuestros más cercanos socios en el continente", declaró Trudeau en un comunicado, antes de llegar a Buenos Aires. Por eso el premier canadiense eligió estos dos países para su primera visita a la región en un momento en que la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos ha cargado de incertidumbre las relaciones entre países del continente. Trudeau es el reverso político del magnate, desde sus ideas en defensa de los inmigrantes (Canadá recibirá 20.000 refugiados sirios y prometió asesorar a Argentina en ese sentido) hasta el énfasis que pone en la defensa del medio ambiente. América Latina puede ser para el Gobierno de Trudeau una gran oportunidad de negocios si Trump cumple con su promesa de revisar sus principales acuerdos comerciales, entre ellos el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés) con México y Canadá, “para proteger a los trabajadores estadounidenses”, como dijo el estadounidense en un discurso de campaña en octubre.

Trudeau y Macri se saludan en la Casa Rosada
Trudeau y Macri se saludan en la Casa Rosada AFP

“La economía canadiense está conectada de manera profunda con la de Estados Unidos. Hay vínculos entre personas y empresas que van más allá de las ideologías o personalidades de los líderes. Y voy a trabajar de manera constructiva con el presidente estadounidense, independientemente de quien sea. Los canadienses saben que voy a defender nuestros intereses y nuestros valores”, dijo Trudeau en una rueda de prensa en la Casa Rosada, con Macri a su lado. El canadiense fue incluso más allá. Consultado sobre el triunfo del magnate, dijo que entendía la "ansiedad" de sus votantes, desencantados por el impacto de la economía en sus vidas. Pero advirtió que esa ansiedad puede llevar al crecimiento de los "nacionalismos y los populismos en algunos lugares"."Debemos utilizar esa ansiedad de manera positiva para asegurar a los pueblos que podemos crear oportunidades económicas para todos nuestros ciudadanos", sobre todo "dentro de la clase media", dijo Trudeau.

Para Macri, el primer ministro representa a un país que ya tiene inversiones millonarias en Argentina y otras tantas en estudio, en momentos en que Buenos Aires necesita el ingreso de dinero desde el exterior para consolidar su giro hacia la ortodoxia económica. La relación entre ambos países se estructura alrededor de las inversiones canadienses en minería, donde domina con claridad un mercado que comparte con empresas de Australia, EE UU, Suiza y Reino Unido. Yamana Gold y Barrick Gold ya operan dos yacimientos de oro en San Juan, pero otras 12 mineras canadienses, como Malbex Resources, Amera o TNR Gold, están en fase de exploración, factibilidad o estudio en 41 de los 72 proyectos que hay sobre yacimientos argentinos de oro, plata y cobre. La presencia canadiense acapara el 57% de los planes de desarrollo, aunque su presencia en Argentina ha sido muchas veces conflictiva.

Este viernes, Trudeau participará de un almuerzo en la Cámara de Comercio Argentino Canadiense, donde las mineras firmarán un acuerdo en el que se comprometen a respetar en Argentina los estándares de producción y protección del medio ambiente que utilizan en su país. No es un tema menor. Barrick Gold ha estado en el ojo de la tormenta, la última vez en septiembre, por los derrames de cianuro en su yacimiento en Veladero, que han contaminado cursos de agua dulce en la provincia de San Juan. “Estamos preocupados, nos preocupamos cuando hay un accidente, pero estamos comprometidos con la cooperación con las autoridades locales para demostrar que somos actores responsables en el mundo”, dijo Trudeau en referencia al accidente en la Barrick.

Trudeau cumplió en Argentina con el protocolo impuesto a todos los jefes de Estado. Por la mañana dejó una ofrenda en el monumento a Libertador, en la Plaza San Martín, y por la tarde fue a la Casa Rosada para el encuentro con Macri. Tras la foto de rigor, se reunió con el argentino en privado. El líder canadiense cerrará su visita en Buenos Aires hoy viernes con una recorrida por el Parque de la Memoria, un paseo al aire libre construido frente al Río de la Plata para recordar a las víctimas de la dictadura militar (1976-1983). El parque es paso obligado de los jefes de Estado que llegan en visita oficial a Argentina.

Más información