Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un carnicero persigue y mata a un ladrón y reabre el debate sobre la justicia paralela en Argentina

El crimen ocurre días después de que un médico ejecutase a otro delincuente

Dos ladrones armados intentaron asaltar este martes una carnicería de la periferia bonaerense. Al ser resistidos y ver frustrado el robo, abrieron fuego e intentaron escapar en moto, pero el carnicero los persiguió con su automóvil y atropelló de gravedad a uno de ellos, que murió poco después en el hospital. El caso ha reabierto el debate sobre la justicia paralela, pocos días después de que tuviese lugar otro incidente similar y un ladrón fuese ejecutado por un médico en el vehículo que intentaba robar. En ambas situaciones, las autoridadades han vinculado lo ocurrido con la falta de presencia del Estado.

Un vídeo grabado tras el atropello muestra al ladrón malherido bajo una de las ruedas del automóvil, mientras varias personas lo insultan y otras piden que paren. Poco después, llega la Policía y lo saca de allí en ambulancia. El carnicero, del que no ha trascendido el nombre, está detenido, acusado de homicidio simple.

El Código Penal argentino exime de responsabilidad penal a quien actúe en defensa propia para evitar la vulneración de sus derechos, toma una medida proporcional para evitar esa injusticia y lo hace cuando esa situación es actual, es decir, durante el asalto y no durante la huída del ladrón, porque en ese caso se trata de venganza y se considera homicidio con exceso en la legítima defensa.

El alcalde de Zárate, Osvaldo Caffaro, se expresó públicamente en contra de la "justicia por mano propia", pero mostró preocupación por el caso ocurrido en su municipio, de unos 80.000 habitantes. Caffaro pidió más personal para garantizar la seguridad, al recordar que la semana pasada fueron retirados unos 150 miembros de Prefectura -una fuerza con jurisdicción sobre las aguas navegables- que realizaban tareas policiales y todavía no recibieron refuerzos. "Esto no es ni más ni menos que la falta de presencia del Estado. Cuando el Estado se va, aparecen este tipo de cosas", opinó.

Desde el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires confirman la retirada en los últimos meses de prefectos y gendarmes -responsables de la vigilancia de fronteras y seguridad interior- del territorio más poblado del país, donde vive casi el 40% de los argentinos. La seguridad recae principalmente en los 86.000 policías provinciales. "Falta capacitación, tecnología e inteligencia", señalan en el Ministerio al ser consultados sobre las principales carencias de esta fuerza, fuertemente criticada por la población. "Estos casos no tendrían que pasar, pero muestran la ausencia del Estado", agregan.

"La gente está cansada"

La familia del comerciante ha salido en su defensa ante las cámaras. "Que venga un desgraciado a querer robarnos lo que venimos construyendo hace años no lo vamos a permitir. Y si encima lo encierran por defender lo suyo, es muy injusto", opinó Gabriel, hermano del carnicero. "Mi hermano persigue a los ladrones, que no paraban de dispararle. Cuando atropella a uno, el delincuente estaba vivo. Después vinieron los vecinos a pegarle", relató. Según su testimonio, la carnicería había sufrido varios robos en los últimos meses. "Esta vez mi hermano decidió defender lo nuestro. La gente está cansada", dijo Gabriel.

Según las estadísticas oficiales, 96 personas han sido asesinadas durante intentos de robo en la provincia de Buenos Aires en lo que va de año. Además, en el mismo periodo se han registrado 56 homicidios de presuntos delincuentes.

La semana pasada, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, pidió no confundir a las víctimas con los delincuentes a raíz del caso del médico que mató a un ladrón que le encañonó para robarle el coche a la salida de su consultorio. "Pienso que nadie quisiera estar en una situación así, es terrible. Fue víctima de un delito, no salió a cometer uno. Estaba en su casa y lo asaltaron, y dio la respuesta que pudo dar porque se sintió en riesgo", declaró Vidal. "Ahora la Justicia tiene que evaluar si la respuesta que dio es proporcional al peligro que sintió el médico", agregó. Los conductores televisivos Susana Giménez y Eduardo Feinmann expresaron su apoyo al facultativo de forma mucho más directa. "Uno menos, este no jode más", dijo Feinmann al hablar sobre Krabler, quien tenía antecedentes penales.

Uno de los casos más resonantes en Argentina sobre el uso de la legítima defensa fue el del ingeniero Horacio Santos. El 16 de junio de 1990, estaba de compras con su mujer cuando escuchó la alarma de su auto y vio cómo dos ladrones escapaban con el radio de su coche. Los persiguió y cuando llegó a su altura efectuó dos disparos que terminaron con la vida de los ladrones. Santos fue condenado en 1995 a tres años de prisión en suspenso por homicidio con exceso en la legítima defensa. Además, tuvo que indemnizar económicamente a las familias de sus víctimas.