El CNE tardará mes y medio en revisar las firmas del revocatorio de Maduro

El ente electoral invalidó las firmas de opositores como el excandidato Henrique Capriles

Capriles, durante una protesta por el revocatorio.
Capriles, durante una protesta por el revocatorio. CRISTIAN HERNÁNDEZ / EFE

La oposición esperó 40 días por el anuncio formulado este viernes por la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, y deberá aguardar mes y medio más para ver si puede avanzar en la empresa de Sísifo del referéndum revocatorio. Durante cuatro días, entre el 20 y el 24 de junio, los electores que firmaron avalando la solicitud de una consulta sobre la permanencia o salida del presidente Nicolás Maduro deberán ratificar que la rúbrica es auténtica mediante su huella dactilar.

El proceso incluye etapas sobrevenidas. El chavismo considera que hay que darle oportunidad a quienes participaron de la recogida de firmas organizada por la Mesa de la Unidad Democrática y que desde entonces han cambiado de opinión. Así que entre el 13 y el 17 de junio los votantes que lo deseen podrán “arrepentirse” de haber participado de la petición de plebiscito descargando dos planillas de la página web del organismo y consignándola ante la autoridad electoral de las regiones donde firman. Culminados ambos procesos las autoridades electorales se tomarán 20 días hábiles para revisar. “Terminará el proceso el próximo 26 de julio y con ella la primera parte del proceso”, informó Lucena.

De los casi 2 millones de rúbricas que entregó la oposición el organismo electoral ha validado 1.352.052 firmas. Han quedado invalidados los autógrafos de opositores emblemáticos como el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles Radonski o la del primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Enrique Márquez. EL CNE enumera una serie de razones: desde que los interesados participaron en el proceso en un lugar distinto de la jurisdicción donde sufragan, o errores ortográficos al escribir mal en el encabezado del formulario el nombre y cargo del presidente Maduro.

Capriles ha mostrado su enfado por la decisión de excluirle de la lista de peticionarios. “Inmorales y corruptos. Más que nunca lucharé por este revocatorio y será en 2016. Se van”, escribió en Twitter.

El proceso de autenticación supone un reto para la oposición, que deberá organizar operativos casi perfectos en los estados rurales, donde los solicitantes deben trasladarse varias horas a través de precarias vías para confirmar que los datos les pertenecen. Cada una de los estados de Venezuela debe alcanzar el 1% para entonces pasar a la siguiente fase. El 20% de los electores deberán avalar la convocatoria de la elección.

La oposición tiene prisa porque se celebre antes del 10 de enero de 2017, cuando Maduro cumplirá cuatro años en el poder. Si se organiza en fecha posterior y la oposición logra su cometido el vicepresidente culminará el período.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50