Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buenos Aires confirma las primeras dos muertes por dengue en la ciudad

Se trata de una maestra de escuela primaria con un cuadro de diabetes y un hombre de 49 años

Una madre con su hija leen la notificacion del fallecimiento de la maestra Laura Lopez, en el establecimiento cerrado por duelo.
Una madre con su hija leen la notificacion del fallecimiento de la maestra Laura Lopez, en el establecimiento cerrado por duelo.

El dengue ya mata en pleno Buenos Aires. Una maestra de 47 años y un hombre de 49, ambos de la capital argentina, se han convertido en las primeras víctimas fatales en esta ciudad de la epidemia de dengue que ya superó los 1.000 infectados en la capital de Argentina.

La mujer falleció en el Hospital Muñiz tras ingresar en estado de shock y ser derivada a la unidad de terapia intensiva. Las autoridades de la escuela N° 9, en el barrio de Barracas, donde trabajaba, denunciaron que el gobierno porteño nunca fumigó contra el dengue en el colegio.

En las primeras 11 semanas epidemiológicas del 2016 en Argentina se notificaron 38.350 casos de dengue incluyendo sospechosos, probables, confirmados y descartados. De ellos, 18.297 corresponden a casos confirmados o probables autóctonos distribuidos en 15 jurisdicciones del país, mientras que 2.226 corresponden a casos confirmados y probables importados, distribuidos en 22 provincias. Se descartaron 7.962 casos y permanecen en estudio 9.865.

Laura López padecía diabetes y presentaba un cuadro de obesidad. El pasado miércoles 23 de marzo acudió a la guardia del Hospital Muñiz, por un cuadro febril que la afectaba. Presentó poca sintomatología, apenas estaba decaída, por lo que los médicos le pidieron los análisis de rutina y la mandaron a la casa para que volviera al día siguiente.

Sin embargo, la docente no volvió y decidió continuar su consulta en el Sanatorio Méndez, el centro asistencial que le correspondía por su seguro médico, la Obra Social de los Docentes (OSPLAD). A ese hospital concurrió tres veces, pero en ninguna ocasión la internaron. Su estado físico se debilitó a lo largo de esta semana, por lo que sus allegados decidieron volver a tratarla al Muñiz. Allí llegó el jueves por la tarde, en estado de shock. Los médicos tuvieron que revivirla. Al cabo de una hora y media de estar alojada en la unidad de terapia intensiva, falleció.

Laura contaba con dos de las comorbilidades que aumentan el riesgo en este tipo de patologías. Sufría de diabetes y obesidad pero también son agentes perjudiciales la edad, los tumores, las inmunodeficiencias y los transplantes, entre otras.

El deceso fue confirmado por el ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires y el gremio docente UTE-CTERA, además de las autoridades del hospital Muñiz y la escuela donde trabajaba Laura, que amaneció este viernes con sus puertas cerradas y un anuncio de duelo.

A través de un comunicado, la cartera porteña de Salud informó también el fallecimiento de un hombre de 49 años. El gobierno no informa de la fecha en que falleció, pero fuentes del hospital señalan a EL PAÍS que el caso es de hace varias semanas, aunque hasta ahora no se había hecho público. Ambos casos presentaban patologías preexistentes.

“Uno de los casos corresponde a una paciente de sexo femenino de 47 años, quien había concurrido el miércoles 23 de marzo al Hospital Muñiz con un cuadro febril donde fue atendida y derivada a su domicilio con indicaciones de tratamiento médico. Luego continúo su tratamiento por su obra social”, inicia el escrito oficial. Y continúa: “Ayer miércoles 31, ingresó al Hospital Muñiz con una descompensación grave se la interna en la unidad de Cuidados Intensivos donde se realizó todas las acciones para compensarla y la paciente fallece por dengue asociados a patologías preexistentes”.

“El otro caso, es un paciente sexo masculino de 49 años. Ingresó al Hospital Muñiz derivado del Hospital Santojani por su cuadro clínico presentando una descompensación grave. Ingresa a Terapia Intensiva donde permanece en estado grave y fallece con diagnóstico de dengue asociado a patología preexistente”, concluye.