Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristina Kirchner toma las riendas de la campaña sin Scioli

La presidenta defiende su gobierno, pero su candidato promete medidas que ella rechazó

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, saluda sus jóvenes militantes en un acto en la Casa Rosada.
La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, saluda sus jóvenes militantes en un acto en la Casa Rosada. EFE

La presidenta de Argentina, la peronista Cristina Fernández de Kirchner, rompió este jueves el silencio, cuatro días después del mal resultado electoral que ha obligado a su candidato a sucederla, Daniel Scioli, a disputar una segunda vuelta con el ahora favorito Mauricio Macri. Y lo hizo sin nombrar en ningún momento a Scioli, del que siempre ha desconfiado por su moderación. “¿Es solo un nuevo presidente el que vamos a elegir? No. Un presidente no representa solo eso, representa un modelo de país”, planteó Kirchner la dicotomía entre su fuerza política y el liberal Macri, en un acto en la Casa Rosada (sede presidencial de Argentina), ante altos funcionarios y jóvenes militantes.

La jefa de Estado nunca dejó de hacer campaña por Scioli hasta el extremo de usar 44 veces la cadena nacional de radio y televisión a lo largo de este año, antes de los comicios del domingo. Pero esta vez se cuidó de evitar la cadena, tal vez porque se ha dado cuenta de que buena parte de la población, sobre todo la predominante clase media, se irrita con sus mensajes impuestos a canales y emisoras. En cambio, hizo un discurso dirigido a sus militantes para que fueran a convencer a los indecisos.

Scioli, mientras tanto, estaba en la provincia norteña de Tucumán prometiendo medidas que Kirchner siempre rechazó. Una es la subida de las pensiones hasta el equivalente al 82% de lo que cobraban los trabajadores en su etapa activa. La pensión mínima supone el 75% del salario mínimo, pero las más altas están lejos de este nivel. En su discurso, la presidenta argentina recordó que ella misma vetó una ley opositora que en 2010 había establecido el 82% con el argumento de que era imposible financiarlo. Pero ahora Scioli quiere hacerse dueño de las propuestas del candidato que acabó tercero en las elecciones, el peronista opositor Sergio Massa, que logró el 21% de los votos. El candidato oficialista obtuvo el 36% y Macri, el 34%.

Scioli promete lo que decía Massa: alza de pensiones y bajada de impuestos agrícolas

Massa dijo este miércoles que sus votantes eligirían a quien adoptara sus propuestas. Así es que reaccionó Scioli. También propuso eliminar el impuesto a la exportación de ciertos productos agrícolas y “rever” el que grava a la soja, principal bien que Argentina envía al extranjero. Habrá que ver si estos cambios del candidato peronista llegan demasiado tarde o no a un electorado que pide un cambio por lo menos parcial tras 12 años de kirchnerismo.

“Siempre voy a seguir respetando la voluntad popular”, dijo Kirchner. En dos oportunidades de su discurso recordó que ella había logrado el 45% en 2007 y el 54% en 2011, mucho mas que Scioli. Como para marcar diferencias. No desarrolló una autocrítica, pero reconoció “errores y defectos”. Pese a su estilo confrontativo, felicitó a la liberal María Eugenia Vidal, que gobernará la poderosa provincia de Buenos Aires. Sus seguidores aplaudieron a la rival. Claro que también soltó sus habituales críticas a los opositores, en este caso a Macri y a su candidata a vicepresidenta, Gabriela Michetti.

Kirchner recordó que el partido de Macri, Propuesta Republicana (PRO), no votó ninguna de sus 800 proyectos de ley en 12 años. Mencionó que la senadora Michetti reconoció este jueves que se arrepentía de haber rechazado en 2010 la ley de matrimonio gay y que Macri, alcalde de Buenos Aires, había dicho cuando empezaba en política, en 2002, que la homosexualidad era una enfermedad. “Sin esa ley, ¡cuántos seguirían encerrados en un closet!”, opinó la jefa de Estado.

La presidenta argentina también recordó sin nombrar a Macri que él en 2014 propuso que su país abonara a los ‘fondos buitre’ todo lo que ordenaba la justicia de EE UU, sin margen de negociación. Kirchner añadió que en 2015 dos fallos de Reino Unido y Bélgica dieron la razón a Argentina en su disputa contra esos fondos. “Después no ‘podés’ decir me arrepiento porque te ‘arrepentís’ vos, pero se jodieron los 40 millones de argentinos”, lanzó un exabrupto la jefa de Estado, y ella misma lo reconoció como tal. Así es como ella sigue en campaña para evitar la derrota. Una encuesta de la consultora Elypsis vaticina un 48% para Macri, un 37% para Scioli, un 6% de voto en blanco, pero advierte de que el 8% está indeciso y que hay más votantes de Massa que prefieren al candidato peronista que al liberal.

Más información