Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ahora es mi turno”

El alcalde de México DF lanza un proyecto para blindar la seguridad de los Estados del centro del país

El alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.
El alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

El presidente Enrique Peña Nieto no es el único hombre de moda en México. Ese título informal se lo disputa palmo a palmo Miguel Ángel Mancera, también de 46 años, y nuevo jefe del Gobierno del Distrito Federal. Es un tipo accesible, simpático y cauto, muy cauto. Doctor en Derecho, con estudios de posgrado en las universidades de Salamanca y Barcelona, estrena cargo días después de la brutal batalla campal vivida en el centro histórico de la capital entre policías y manifestantes contra Peña Nieto el día de la toma de posesión de éste, el pasado 1 de diciembre. Pero Mancera no quiere sentirse atrapado por el pasado, ni tan siquiera por la buena herencia recibida de su popular antecesor, Marcelo Ebrard, a quien sucedió con más del 63% de los votos en las elecciones celebradas el 1 de julio. Cómo él dice con tanta suavidad como firmeza: “Ahora es mi turno”.

Mancera, quien se diera a conocer como procurador general (fiscal) del DF, arrasó en las urnas encabezando como independiente la lista del Partido de la Revolución Democrática (PRD), algo bastante insólito en la política mexicana, superando con más de 700.000 votos en la capital a Andrés Manuel López Obrador, el caudillo de la izquierda. Al día siguiente de su éxito ya se hablaba de él como la gran esperanza blanca de las fuerzas progresistas para las presidenciales de 2018. Mancera se ríe y asegura que no piensa afiliarse ni al PRD, sumido en la división, ni a Morena, el partido recién fundado por AMLO. “La izquierda tiene mucho futuro”, explica, “si es una izquierda renovada, moderna, cien por ciento presentable, solo si va en unidad y hace una oposición responsable”. Niega que la historia le reserve un papel en ella, tan sólo desliza una observación: “La gente está votando por los candidatos, pero el voto duro no puede dispersarse”.

La izquierda tiene mucho futuro si es una izquierda renovada y moderna

De momento, asegura, su prioridad es gobernar la ciudad más poblada –más de nueve millones de habitantes- del mundo de habla española, pero Mancera piensa a lo grande. Ha concebido un plan que trasciende con mucho la política local. Le ha llamado Escudo Centro y consiste en la coordinación en materia de seguridad, judicial y policial, de todos los Estados que rodean al DF –Morelos, Estado de México, Tlaxcala, Hidalgo y Puebla-, donde viven más de 35 millones de personas, alrededor de la tercera parte de la población de México. “Tenemos que homologar nuestras capacidades. Unificar el catálogo de delitos, su tipificación y su sanción, unificar los objetivos, los registros de armas, los servicios periciales, las listas de delincuentes… Necesitamos indicadores comunes”. De tener éxito, su repercusión sería nacional.

Como fiscal del DF sabe de lo que habla. La capital se ha convertido en los últimos años en uno de los lugares más seguros del país. ¿No hay crimen organizado en Ciudad de México? “Sí, pero nos llega la cola del narcotráfico, narcomenudeo y lavado de dinero. También se lo hemos puesto difícil: hemos instalado 15.000 cámaras y contamos con 80.000 policías. Hemos capturado a algunos capos, pero en general utilizan Ciudad de México como un lugar de tránsito o para permanecer escondidos durante meses”.

Al Distrito Federal llega la cola del narcotráfico, narcomenudeo y lavado de dinero

“Nuestro promedio de homicidios al día”, señala, “es de 2,25 cuando hay ciudades en Estados Unidos o Suramérica que llegan a 14, incluso a 30”. Mancera considera que los delitos de alto impacto social están bajo control y piensa concentrarse en aquellos que verdaderamente generan inseguridad ciudadana: violaciones, secuestros, trata de personas, robo de vehículos…

¿Y el vandalismo? ¿Y la brutalidad policial? ¿Qué pasó el 1 de diciembre? “Ese día las cosas se desbordaron. Se mezclaron personas pacíficas, que con todo derecho protestaban, con grupos que buscaban hacer daño a la ciudad. Los violentos eran escasos, no eran el grueso de los manifestantes”. Los disturbios dieron lugar a una decena de heridos, y casi un centenar de detenciones –la mayoría de ellas, arbitrarias-, acusaciones de tortura y malos tratos de la policía, así como destrozos en bancos y comercios por personas que no fueron detenidas. El Gobierno federal y las autoridades de la capital se reparten las culpas. “Por nuestra parte”, asegura Mancera, “no vamos a cerrar el expediente, continuaremos con las investigaciones. Y hay que recordar que los policías antimotines del DF no usan armas, pero vamos a analizar la conducta de los agentes y a saber quién ordenó esas detenciones”. Finalmente dice que él entiende que parte de la izquierda no acepta los resultados de las elecciones presidenciales, pero advierte: “Yo tengo que tener y tendré interlocución con el Gobierno federal”.

La pavimentación y el alumbrado son los principales problemas de la ciudad

El día de la entrevista con EL PAÍS, la oficina del alcalde en el Zócalo está poco menos que sitiada por diferentes marchas de protesta, hasta el punto de trasladar la conversación a su cuartel de campaña en otra esquina de la ciudad. El Zócalo es el gran manifestódromo nacional y esa pesadilla diaria para muchos capitalinos no va a cambiar. Mancera tiende a la conciliación, a la contención y a respetar la libertad, por lo que los manifestantes con sus bloqueos y plantones prevalecerán sobre la paciencia de los vecinos, automovilistas y comerciantes.

¿Cuáles son sus prioridades para la ciudad? “La pavimentación y el alumbrado son los principales problemas”, responde, pero hay más como las basuras, el agua y las obras. Sobre éstas últimas tiene una idea muy clara, importará la idea de crear un tablero de control unificador y creará la figura de City Manager para gestionarlo. Y en cuanto a circulación vial, a diferencia de sus dos antecesores, que intentando destrabar los atascos de tráfico construyeron segundos pisos viales, asegura que no quiere “ningún proyecto invasivo, queremos concentrar la planeación de tránsito y privilegiar a los peatones y al transporte no motorizado”.

¿Qué ha aprendido en estos meses desde que fue elegido? Mancera no duda un instante la respuesta: “Sentido común”, dice este joven gobernante que de niño soñó con ser sheriff y hoy es el alcalde de la capital mexicana.