_
_
_
_
_

Asesinados un empresario y su hijo en un asalto en la carretera hacia Acapulco

José Fuentes Brito, empresario inmobiliario, era además promotor de la campaña de Marcelo Ebrard, que ha exigido a la Fiscalía de Guerrero celeridad en la investigación

Esquela difundida en redes sociales por la muerte de José Fuentes Brito y José Manuel Fuentes Calvo.
Esquela difundida en redes sociales por la muerte de José Fuentes Brito y José Manuel Fuentes Calvo.
El País

El empresario José Guadalupe Fuentes Brito y su hijo, de 20 años, fueron asesinados la noche del sábado en la carretera que conecta la capital con Acapulco. La policía recibió el domingo por la mañana el aviso de que dos cadáveres se encontraban tirados en la cuneta. Al llegar, las autoridades encontraron también a una mujer herida, la esposa y madre de las víctimas, que fue trasladada a un hospital. Según la prensa local, el detonante fue un asalto en plena carretera. La familia viajaba en una camioneta azul que fue robada por los asaltantes.

El suceso se produjo en el kilómetro 252 en dirección a Acapulco. Ya en territorio del Estado de Guerrero. En concreto en un punto intermedio entre Cuernavaca y Chilpancingo, ciudad en la que vivía la familia. Fuentes Brito se dedicaba a la industria inmobiliaria y era propietario de un comercio de motocicletas en Chilpancingo.

Además de empresario, Fuentes Brito también tenía vínculos con la política. Era tío de Rubén Fuentes Hernández, coordinador de la oficina de la gobernadora de Guerrero, Evelyn Salgado Pineda. El empresario apoyaba además a Marcelo Ebrard en la carrera por la candidatura presidencial dentro de Morena.

El excanciller mostró en redes sociales su condolencias tras el asesinato y pidió a la Justicia celeridad en la resolución del caso. “Recibí la muy triste noticia del asesinato de nuestro compañero José Guadalupe Fuentes Brito y su hijo José Manuel. Su esposa quien viajaba con ellos también está herida. Demandamos a la Fiscalía del Estado intervenga de inmediato y este crimen, como todos los demás, sea esclarecido y los responsables llevados ante la justicia”.

Guerrero, en costa del Pacífico, es uno de los Estados más pobres, violentos y olvidados de México. Ocupa el séptimo puesto entre los estados con más asesinatos en lo que va de año. Hace apenas dos semanas, las bandas criminales convirtieron Chilpancingo en territorio de guerra. La sucesión de episodios violentos incluyó siente cuerpos despedazados en la plaza de la ciudad, la muerte de seis transportistas y manifestaciones que mantuvieron cortadas las carreteras que llevan a Acapulco y Ciudad de México, un caos de fuego, palos y machetes.

Este mismo sábado se produjo otro asesinato en la misma carretera, conocida como Autopista del Sol, por tratarse de la principal arteria que concentra la capital con la playa. Según la prensa local, un grupo de hombres armados mató a balazos al conductor de una camioneta de transporte público que hace la ruta entre Chilpancingo y el pueblo de Mezcala.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_