Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauricio Macri: “No dejo de pensar lo cerca que estuvimos de ir por el camino de Venezuela”

El Gobierno argentino usa la crisis venezolana para castigar a sus rivales kirchneristas en la campaña electoral

Mauricio Macri
El presidente Mauricio Macri encabeza un acto de campaña en Santa Fe. Telam

Mauricio Macri está en campaña. En 13 de agosto hay elecciones primarias en Argentina, paso previo a las legislativas del 22 de octubre, y el presidente se ha puesto al frente de la promoción de sus candidatos. Y la situación en Venezuela le sirvió para criticar a Cristina Fernández de Kirchner, su gran rival en la provincia de Buenos Aires. Macri dijo que durante un mitin político que en aquel país “hay cada vez más violencia y más agresión”. Luego contó que no puede “dejar de pensar lo cerca” que Argentina estuvo “de ir por ese camino”. “Todo hubiera sido muy difícil, tremendo para los argentinos, pero por suerte una mayoría decidimos cambiar y vencer la resignación que nos querían meter”, dijo, en una referencia crítica al kirchnerismo, que ha mantenido hasta ahora silencio sobre lo que sucede en Caracas.

Argentina está al frente de la presión regional contra Venezuela. Su canciller, Jorge Faurie, advirtió el lunes que el Mercosur está “muy cerca” de aplicar la cláusula democrática del bloque, una decisión que implica la suspensión de cualquier socio que ha roto con las reglas de la democracia. La medida, extraordinaria, se aplicó solo una vez, en 2012, cuando Paraguay perdió sus derechos en el bloque como represalia por la destitución parlamentaria del expresidente Fernando Lugo. La misma suerte podría tener ahora el país petrolero.

Venezuela inició en 2012 el proceso de ingreso el Mercosur. Hugo Chávez era presidente y la región miraba con simpatía a la revolución bolivariana. Pero el año pasado, tras el giro a la derecha en Brasil y Argentina, los socios del bloque exigieron a Venezuela que cumpla con la adecuación de su normativa nacional a las leyes del bloque. Cumplido el plazo, fue suspendido. Durante la última cumbre de presidentes del Mercosur, realizada en Mendoza hace dos semanas, los socios advirtieron que a la suspensión por “cuestiones formales” podría seguirle una por “cuestiones políticas”. Lo cierto es que Venezuela está al tope de la agenda diplomática de la cancillería argentina, sobre todo porque Brasil, que ocupa la presidencia pro tempore del Mercosur, está distraído en su propia crisis interna.

Mientras lidera la embestida contra Caracas, el Gobierno argentino encontró también el arma perfecta para para castigar a sus oponentes kirchneristas, obligados a callar en un tema que les resulta incómodo. Kirchner ha limitado su campaña electoral a mostrarse en las redes sociales con pequeños grupos de seguidores, sin periodistas presentes. Como no da entrevistas, tampoco tiene que opinar sobre lo que le sucede a Nicolás Maduro, un aliado de muchos años. El candidato de Kirchner a diputado en la ciudad de Buenos Aires, Daniel Filmus, sí habló con la prensa. Consultado por una radio dijo que no conocía “en detalle” la situación en Venezuela, aunque luego marcó diferencias entre las presidencias de Maduro y su predecesor Hugo Chávez. “Son cosas totalmente distintas”, dijo, “no conozco en detalle lo que pasa en Venezuela, pero lo que hace falta es el diálogo. Y si no hay una tercera parte, como el Papa, no sé qué salida va a tener esta situación”.

El gobierno de Macri sabe que la cercanía que el kirchnerismo mantuvo durante sus 12 años de Gobierno con el chavismo lo pone hoy a la defensiva. A las declaraciones de Macri se sumaron también las de su jefe de Ministros, Marcos Peña. El hombre fuerte del macrismo criticó la “hipocresía” de aquellos “que han mantenido un silencio cómplice” ante la situación venezolana. Sin nombrar a Kirchner, dijo que “hay sectores que muestran un apoyo al gobierno de Maduro, demostrando un doble estándar en la defensa de los derechos humanos. Argentina va a mantener una condena dura contra lo que está pasando y va a seguir trabajando con todos los países de la región para acompañar al pueblo venezolano, diciéndoles que no están solos”, dijo. La campaña recién ha comenzado en Argentina y Venezuela es protagonista.

Más información