Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DANIEL SCIOLI | EXCANDIDATO PRESIDENCIAL ARGENTINO

Daniel Scioli: “En la calle me dicen ‘tenías razón”

El peronismo trata de volver -“todos estamos hablando con todos”-, dice el exgobernador

Entrevista a Daniel Scioli, excandidato presidencial del peronismo en Argentina

Daniel Scioli estuvo a punto de ser el presidente de Argentina. De hecho era el gran favorito. Pero una serie de factores, sobre todo la inesperada derrota del peronismo en la provincia de Buenos Aires, le hicieron perder por menos de tres puntos frente a Mauricio Macri hace un año. Scioli lucha ahora dentro del peronismo, en plena guerra por la sucesión de Cristina Fernández de Kirchner, para mantenerse como un referente. Pero él mismo admite, en una entrevista con EL PAÍS, que en este momento nadie manda en la oposición y apela a las próximas elecciones para ver quién lo logra, aunque admite que hay conversaciones cruzadas de todos los sectores. “Todos estamos hablando con todos. Eso [quien lidera la oposición] lo va a ir decidiendo la sociedad con los distintos procesos electorales”.

Scioli, que fue vicepresidente de los Kirchner y gobernó la provincia de Buenos Aires durante ocho años, ha estado unos meses desaparecido pero vuelve ahora al primer plano al cumplirse un año del único debate presidencial en el que él anunció todo lo que pasaría si ganaba Macri: devaluación, ajuste, inflación disparada, aumento desorbitado de la energía. “La gente está preocupada porque ve lo que yo le fui anticipando desde hace un año en el debate. Pérdida de derechos, de poder adquisitivo, de tarifas accesibles, de puestos de trabajo. Incluso en algo tan popular como el fútbol. A partir del año próximo no hay programa de Fútbol Para Todos”, explica. Esto es, volverá a ser de pago. Casi todo lo que auguró pasó, aunque nadie tiene muy claro que él no hubiera hecho algo muy parecido dada la herencia que dejó el kirchnerismo. “Entonces decían que hacíamos la campaña del miedo y hoy muchos me dicen en la calle “tenías razón”. “El Gobierno prometió a la gente la revolución de la alegría, que nadie le iba a quitar lo que tenían y que iban a estar mejor. Y eso no se viene dando”, insiste.

Como el resto de peronistas, Scioli, tiene un problema: la sombra de Cristina Kirchner, que opaca a todos los demás. Sin ella, es difícil hacer nada. Con ella, también, porque genera mucha adhesión pero también muchísimo rechazo. En el debate Cristina sí o no, Scioli, que nunca se atrevió a enfrentarse a ella, no se moja. “Ella lo ha dicho con toda claridad, que no va a ser obstáculo y que lo que busca después de empoderar al pueblo argentino es que la gente defienda sus derechos”, asegura, dando pie a la idea de que ella no se presentaría a las próximas elecciones de 2017, donde se renueva buena parte del Congreso.

Los escándalos de corrupción, que llegaron al zénit cuando José López, exsecretario de Obras Públicas, trató de esconder nueve millones de dólares en un convento, están hundiendo la imagen del kirchnerismo. Scioli dice que sintió “rechazo, indignación”, y cuando se le pregunta si es kirchnerista corrige: “peronista”. Pero no parece preocupado ni siquiera por las acusaciones que lleguen a su entorno más cercano: su jefe de gabinete y su tesorero son investigados por financiación ilegal de sus campañas. “La lucha contra la corrupción debe ser una política de Estado. Un compromiso de todos los sectores políticos. El peronismo está trabajando para facilitar las leyes contra la corrupción. No tiene excusas”, asegura.

"Se va a venir una segunda etapa de un ajuste muy duro".

El peronismo solo tiene una posibilidad para ganarle a Macri las próximas elecciones de 2017: que la economía siga mal y la gente se vuelque contra el Ejecutivo. El excandidato pide a los argentinos que no se dejen engañar en año electoral. “El Gobierno va a tratar de decir que lo peor ya pasó, que el país empieza a ver una recuperación. El año que viene van a tratar de que haya una sensación de mejora que no va a ser genuina y va a estar apoyada en un superdéficit fiscal y un gran endeudamiento. Y creo que después se va a venir una segunda etapa de un ajuste muy duro”, esto es tras las elecciones.

Scioli trata de que la gente no olvide los peores datos de Macri: “En Argentina, este año, hay 1.500.000 más de pobres”, dice muy serio, golpeando la mesa. “Este año Argentina se endeudó más que muchos los países de la región todos juntos. 40.000 millones de dólares y otros 40.000 millones el año que viene. ¿Y qué pasó cuando Argentina se endeuda? Fue terrible”.

El exgobernador incluso niega que la herencia económica que recibió Macri fuera tan mala. “Quebrado estaba el país en 2002 y 2003, cuando asumió Duhalde o Kirchner. Esa sí era una pesada herencia. Ahora el país se está endeudando a niveles preocupantes para el futuro, y ya se sabe lo que pasa cuando un país se endeuda mucho: viene el ajuste y el fondo a decirte como tenés que hacer para pagar esa deuda y empiezan a haber recortes y privatizaciones”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información