Nuevas huelgas aumentan la presión sobre Mauricio Macri

Empleados estatales y docentes paralizan la actividad y marchan por Buenos Aires

Los gremios docentes marchan por Buenos Aires.
Los gremios docentes marchan por Buenos Aires.EFE

La Confederación General del Trabajo (CGT) ha convocado a una nueva huelga nacional aunque todavía no estableció la fecha. Eso parece no impedir que los gremios alineados o no a la principal central obrera desarrollen medidas de lucha. Este martes ha sido el turno de los gremios docentes secundarios y universitarios, los profesionales de la salud y los trabajadores estatales y aunque los reclamos son disímiles, todos buscan lo mismo: subas de salarios para combatir los embates de la inflación y, aunque no lo digan, meter presión para que la CGT confirme una movilización federal.

El secretario general de la Unión Docentes Argentinos (UDA) y secretario de Políticas Educativas de la CGT, Sergio Romero, afirmó que “el paro superó el 90% de acatamiento en todo el país” a pocas horas de iniciada la protesta. El reclamo de los docentes es por la “reapertura de paritarias, en contra la subejecución presupuestaria denunciada por los maestros y la continuidad de los programas educativos”. “Es un mensaje claro para las autoridades que siguen llevando adelante su gestión a espaldas de los docentes”, afirmó el dirigente en un comunicado. En el mismo sentido se pronunció la titular de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), Sonia Alesso, quien dijo que los conflictos que no se resuelvan ahora van a “complejizar el inicio del próximo ciclo lectivo”. Alesso manifestó la “preocupación” de los gremios que consideran que existe una “subejecución presupuestaria y ha llegado el ajuste en el ámbito de la educación”.

La columna de educadores se dividió en dos para realizar una movilización que fue multitudinaria y ha complicado el tránsito durante buena parte del día en la Ciudad de Buenos Aires. Una de ellas se congregó frente al Congreso de la Nación y marchó hasta el ministerio de Educación. La otra, en sintonía con la movilización de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) desde el cruce de las avenidas 9 de Julio y De Mayo hacia la plaza situada frente al Congreso. La protesta llegó a tener 400 metros repletos de manifestantes y congregó a delegaciones de los diferentes gremios de las provincias de Córdoba, Misiones, Chaco, Formosa, Entre Ríos, Tierra del Fuego, Río Negro, Santa Fe y Buenos Aires, además de militantes de partidos de izquierda. El resto de los gremios de la actividad que participaron son los docentes universitarios de Conadu histórica y la Federación Nacional Docente. También, el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), que lidera Roberto Baradel; y el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop), que encabeza Mario Almirón.

“No puede ser que el Gobierno le regale las retenciones a los sectores más ricos y poderosos de la Argentina y que los trabajadores sufran caída de sus salarios, en el marco de un ajuste económico y del tarifazo en los servicios”, dijo Roberto Baradel. En el mismo sentido, el secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano, señaló que “estar en las calles” es el “único camino” ante la pérdida de “un 11% de la masa salarial” respecto de la inflación. “Si no hay respuestas del gobierno nacional, nosotros vamos a seguir endureciendo nuestras medidas de fuerza”, dijo Catalano.

Sin embargo, desde el gobierno nacional adelantaron que “la paritaria docente no será reabierta, aunque continuará el diálogo sobre condiciones laborales”. “En el último acuerdo paritario, que permitió que las clases comenzaran en tiempo y forma, se incorporó una cláusula que ata el monto del salario mínimo docente en un 20% por encima del mínimo, vital y móvil (que es de 8.060 pesos o 537 dólares). A raíz de esa cláusula hubo otro incremento en septiembre que representa una suba del 47% anual y ascenderá al 50% en enero próximo”, agregaron las fuentes oficiales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS