Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauricio Macri se enreda con Reino Unido por las Islas Malvinas

Londres desmintió que el presidente argentino hable de soberanía con Theresa May

Mauricio Macri participa de la Cumbre sobre refugiados convocada por Barack Obama en Nueva York.
Mauricio Macri participa de la Cumbre sobre refugiados convocada por Barack Obama en Nueva York. Presidencia

La presión política interna por avanzar en la cuestión de las Islas Malvinas le ha jugado una mala pasada a Mauricio Macri. Tras su discurso en Nueva York ante la Asamblea General de la ONU, el Presidente participó de una comida con otros jefes de Estado en la que compartió una charla informal de la primera ministra de Reino Unido, Theresa May. Al revelar el contenido de esa conversación, Macri dijo que May había aceptado iniciar un diálogo bilateral que incluyese el reclamo argentino por la soberanía de las islas, un tema que Londres se ha negado sistemáticamente a incluir en cualquier acercamiento bilateral. Pero el de Macri ha sido un éxito diplomático efímero. Su canciller, Susana Malcorra, tuvo que salir rápidamente a desmentirlo. Lo mismo hizo el gobierno británico, que negó que la soberanía haya formado parte del encuentro.

Los periodistas argentinos acreditados en la sede de la ONU abordaron a Macri al final de almuerzo de presidentes. “Le dije [a May] que estoy listo para comenzar un diálogo abierto que incluya, por supuesto, el tema de la soberanía sobre las Islas. Me dijo que bueno, que sí, que habría que empezar a conversar. Son cosas que llevarán años, pero lo importante es que comencemos y ella estuvo de acuerdo. Fue un encuentro al borde de nuestras mesas”, dijo Macri. La repercusión de su comentario fue inmediata en Buenos Aires, donde el tema Malvinas es siempre sensible. Si Macri había hablado de soberanía con May la relación bilateral entraba en un camino sin precedentes, un éxito argentino tras décadas de distanciamiento. Sin embargo, pronto llegaron sendos desmentidos, tanto desde Londres como desde Buenos Aires.

Desde la Cancillería británica confirmaron a El PAÍS que el encuentro existió, pero se negaron a comentar su contenido y recomendaron aclarar cualquier duda leyendo las declaraciones que hizo la ministra Malcorra. "Soy franca: no creo que en ese contexto la primera ministra [May] le haya dicho que sí [a Macri]" sobre discutir el tema de la soberanía, dijo la canciller en diálogo con Radio Continental. Antes, a través de un comunicado que la Cancillería tituló Malcorra precisó los alcances del diálogo del Presidente con la primera ministra Theresa May, la alta funcionaria aclaró que el Presidente argentino habló con su par sobre “la posibilidad de tener un encuentro más específico para avanzar en los múltiples temas que tenemos, entre los cuales está la cuestión de Malvinas que, para nosotros, es prioritario”. “Por supuesto la primera ministra dijo que se encontrarían”, dijo Malcorra, pero "de ahí a decir que el tema ya está en la mesa, y que ya hemos acordado avanzar en el tema hay un gran recorrido”, agregó.

Fue el propio Macri quien luego limitó el alcance de sus palabras. Antes de dejar Nueva York rumbo a Buenos Aires, dijo que “claramente, no hubo un encuentro oficial [con May]. “Fue un encuentro de parados al lado de una mesa y duró dos minutos (…) Yo le dije que estoy dispuesto a dialogar y ella me respondió: ‘Dialogar siempre es bueno’, pero nunca se mencionó la palabra soberanía”, explicó.

Las desmentidas diplomáticas han puesto negro sobre blanco en un tema que en Argentina se vive con especial intensidad. Las islas provocaron la única guerra en la que participó el país sudamericano en el siglo XX, y que dejó 649 militares argentinos, 255 británicos y 3 civiles isleños. En el final del kirchnerismo la tensión con Londres creció, sobre todo desde los intentos de Inglaterra para localizar petróleo en aguas cercanas al archipiélago.

Macri llegó al poder con la intención de dar un giro a cada una de las políticas del gobierno anterior, y eso incluyó la relación con Gran Bretaña. Londres respondió ese gesto con el viaje a Buenos Aires del vicecanciller Alan Duncan, quién privilegió Argentina por sobre otros países para realizar su primera gira por América Latina. Duncan participó del Foro de Inversión y Negocios organizado por Macri para atraer inversiones y firmó con Malcorra un comunicado conjunto en el ambos países se comprometieron a “remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos”. También se acordó sumar vuelos continentales hacia el archipiélago, un viejo reclamo de los isleños. Con todo, el texto dejó de lado cualquier posibilidad de discutir el reclamo argentino de soberanía.

El tono de este acercamiento a Londres le ha generado a Macri críticas no solo de sus opositores sino dentro de su propia coalición. Malcorra ha sido forzada a dar explicaciones por la declaración conjunta al considerar que Argentina ha cedido en sus derechos de explotación de hidrocarburos sin retribución alguna. Las palabras de Macri y su posterior desmentida no han hecho más que sumar confusión al asunto.

Más información