Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauricio Macri recibe a Enrique Peña Nieto para hablar de comercio bilateral

El presidente argentino exhibirá a su par mexicano el giro político de su país. El intercambio de bienes y servicios cayó 25% en 2014

Peña Nieto, Macri sus comitivas durante un encuentro bilateral en el Foro de Davos, Suiza.
Peña Nieto, Macri sus comitivas durante un encuentro bilateral en el Foro de Davos, Suiza. Telam

El comercio entre Argentina y México ocupará buena parte de la agenda del presidente de México, Enrique Peña Nieto, en su primera visita a Buenos Aires como jefe de Estado. Su par argentino, Mauricio Macri, lo recibirá hoy en la Casa Rosada con la intención de revertir una relación que ha ido en picada durante los últimos años de krichnerismo. En 2014, el intercambio de productos se desplomó 25%. La buena relación que han cultivado Macri y Peña Nieto será el punto de partida de una ambiciosa agenda de encuentros entre empresarios de ambos países, impulsada por la Cámara de Comercio Mexicano -Argentina. La apuesta estará en sacar el máximo provecho al ACE 6, el Acuerdo de Cooperación Económica que regula la relación bilateral, sobre todo luego del golpe que supuso la decisión argentina de congelar en 2012 el convenio del comercio automotriz.

Macri y Peña Nieto tiene buena química personal. El mexicano fue uno de los primeros presidentes en llamar al argentino tras su triunfo en noviembre de 2015. Luego se vieron a solas durante el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. En abril se cruzaron una vez más en la Cumbre Nuclear celebrada en Washington y otra vez en junio, durante la Cumbre de la Alianza del Pacífico celebrada en Chile. Y hace unas semanas hubo un cara a cara en una cumbre de millonarios realizada en Sun Valley, EEUU. En todos esos encuentros Macri buscó inversiones. Argentina ha virado hacia la ortodoxia económica, pero necesita dinero desde el exterior para financiar el crecimiento. México asoma así como un socio estratégico por su potencial inversor y, sobre todo, por ser puerta de acceso a la Alianza económica que integra junto con Colombia, Perú y Chile. “Hoy no integrarnos al mundo no es una opción y México es uno de los pilares regionales para fortalecer este nuevo capítulo de integración internacional que estamos impulsando”, dijo una fuente del Ministerio de Producción argentino. “Somos dos de las economías más fuertes de Latinoamérica y entendemos la importancia de construir un vínculo inteligente”, agregó.

Peña Nieto llegó a Argentina acompañado por la canciller Claudia Ruiz Massieu y el ministro de Economía, Idefonso Guajardo. Pero toda la atención de los argentinos estará puesta en los representantes de 15 empresas de primera línea que están en Buenos Aires desde el martes. Líderes de compañías automotrices, farmacéuticas, de alimentos, software, energía y servicios ya se han reunido con pares locales para analizar nuevas posibilidades de comercio. “Las empresas están buscando un nuevo mercado, porque la mayoría ya está exportando a todos los países limítrofes de Argentina. No queremos ser demasiado ambiciosos, pero hay buenas expectativas”, dijo a EL PAÍS Laura Trejo, gerente general de la Cámara de Comercio Mexicano-Argentina.

Déficit argentino

“Lo que queremos difundir es que hay una buena señal hacia el empresariado en cuanto a relaciones políticas”, agregó Trejo. “Eso es significativo para que empecemos a hablar de modificaciones o ampliaciones de los acuerdos que se tienen. No esperamos un TLC, porque no están dadas las condiciones, Pero el acuerdo que ya tenemos, el ACE 6, no es aprovechado en todo su potencial”, explicó. Lo cierto es que la relación comercial entre ambos países no está en su mejor momento. De un pico de 3 mil millones de dólares alcanzado en 2011, con un saldo negativo para Argentina de 896 millones dólares, las trabas comerciales impuestas por el kirchnerismo derrumbaron los intercambios hasta 2.350 millones en 2014, con un rojo de 252 millones para Buenos Aires.

Desde el lado argentino esperan que la reunión entre Macri y Peña Nieto ayude a revertir esa tendencia a la baja y equilibrar, al mismo tiempo, el déficit comercial con México. El encuentro entre presidentes "es una señal a los empresarios de que hay voluntad política de trabajar entre los dos países", explicó el embajador de Argentina en México, Daniel Chuburu, quien viajó a Buenos Aires para la visita. Un punto clave será el acuerdo automotriz, congelado desde 2012 por decisión del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner cuando la balanza comercial comenzó a ser deficitaria para Argentina. La medida dañó la confianza bilateral, una estela que Macri intentará ahora revertir en persona ante Peña Nieto.

Más información