_
_
_
_
_

La Cámara de Diputados de Chile lee la resolución de 1973 que acusó de inconstitucional al Gobierno de Allende

La sesión de este martes aprueba a petición de la derecha la lectura del texto de agosto de 1973, que antecedió el golpe de Estado de hace 50 años. El presidente Boric lo rechazó: “Cuidemos la democracia”

cámara de diputados de Chile. Declaración por Gobierno de Salvador Allende
Sesión en la Cámara de Diputados de Chile, en agosto del 2023.Cámara de Diputados de Chile

En la Cámara de Diputados de Chile, al inicio de la sesión de este martes, se leyó la resolución del 22 de agosto de 1973 de la misma corporación que denunciaba un “grave quebrantamiento del orden constitucional y legal de la República” por parte del Gobierno del socialista Salvador Allende (1970-1973) y pedía a los ministros que eran parte de las Fuerzas Armadas y de Carabineros a “poner inmediato término a todas las situaciones de hecho referidas, que infringen la Constitución y las leyes”. Fue una declaración que antecedió al golpe de Estado contra el Gobierno de la Unidad Popular del 11 de septiembre de 1973, del que ahora se conmemoran 50 años, que dio inicio a 17 años de dictadura.

Esa declaración de 1973 fue usada durante el régimen de Augusto Pinochet como sustento jurídico para justificar el golpe y hablar con el eufemismo de “pronunciamiento”.

La lectura de hoy fue impulsada por partidos el partido UDI y respaldada por el resto del bloque Chile Vamos, de la derecha tradicional, con el apoyo del Partido Republicano, de la extrema derecha. Fue aprobada por 50 votos a favor, 42 en contra y una abstención. Los partidos del oficialismo se manifestaron en contra de la iniciativa, proclamando “justicia, verdad, no a la impunidad”, mientras se leía el documento.

“En esta oportunidad, a exactos 50 años de aquel importante momento, solicitamos que cada uno de los petitorios que fueron suscritos puedan ser recordados y leídos de forma íntegra durante la presente sesión”, expresa la carta firmada por los jefes de bancada de la UDI, Guillermo Ramírez; de Renovación Nacional (RN), Frank Sauerbaum; de Evópoli, Francisco Undurraga, y del Partido Republicano, Benjamín Moreno.

“Quienes suscriben la presente solicitud venimos en manifestar nuestro más absoluto respaldo jurídico y político al acuerdo adoptado el 22 de agosto de 1973 por la Cámara de Diputados de la época, la que constató un grave quebrantamiento del orden constitucional y legal de la República durante el Gobierno del expresidente Salvador Allende Gossens”, se lee en la misiva aprobada en la Cámara de Diputados y que causó rechazo en los parlamentarios del oficialismo. Gritando “asesinos” y “cobardes”, abandonaron la sala diputados del Frente Amplio y del Partido Comunista. Algunos parlamentarios tomaron carteles con los rostros de detenidos desaparecidos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

La declaración de agosto de 1973 fue firmada en esa época por diputados de la Democracia Cristiana (DC). Este martes, ante la petición de la derecha, desde la misma DC rechazaron que se volviera a leer el documento. La respaldaron los parlamentarios del disuelto Partido Nacional (cuyos dirigentes posteriormente fundaron RN).

El presidente Gabriel Boric rechazó la lectura de este texto que fue considerado una antesala del golpe y respaldó las palabras del senador socialista José Miguel Insulza, que catalogó los hechos vividos este martes en la Cámara de Diputados como una “actitud miserable y provocadora” de algunos diputados. A través de la red social X, el mandatario chileno aseguró: “Comparto plenamente las palabras del senador Insulza. Cuidemos la democracia”.

En la tensa sesión de este martes, la diputada comunista Lorena Pizarro, acusó a la derecha de justificar el golpe: “Váyanse a la mierda con su indecencia negacionista”, aseguró la parlamentaria, hija de un detenido desaparecido y de una histórica dirigente de la lucha por los derechos humanos en dictadura, Sola Sierra. Luego, escribió en redes sociales: “Nadie nos prohibirá protestar, recordar y honrar a nuestros seres queridos asesinados y hechos desaparecer por la tiranía. Ante cualquier discurso y acto negacionista nos pararemos de frente a gritar la verdad, a exigir justicia, a pedir humanidad. Aunque no la tengan”.

Lo sucedido en esta jornada en la Cámara de Diputados refleja, en parte, la polarización que vive Chile al conmemorarse 50 años del quiebre democrático. Lo recordaba hace una semanas el sociólogo de izquierda, Manuel Antonio Garretón, en entrevista con EL PAÍS: “Desgraciadamente, en Chile no existe consenso en condenar el golpe de Estado de Pinochet”. Lo explicaba el analista Max Colodro en este mismo periódico: “En el contexto de la conmemoración de los 50 años del golpe, Chile está hoy más dividido y polarizado”.



Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_