_
_
_
_
JAVIER MILEI
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

¿Milei es o se hace?

Hoy en España nadie habla de Vox y sus 15.000 comparsas en la plaza de toros; todos hablan de la tontería de un desaforado que no sabe cerrar la boca cuando debe

Javier Milei
El presidente argentino, Javier Milei, el domingo en Madrid.Ana Beltran (REUTERS)
Martín Caparrós

El señor Milei trabaja de sorprendernos, asombrarnos, hundirnos en la perplejidad: frente a él, muchas veces no sabemos qué pensar. La duda avanza, cruel, burlona.

No es poco, en estos tiempos previsibles, que alguien consiga no serlo; también es cierto que los peores accidentes son, por definición, imprevisibles. Pero, más allá de ese mérito o demérito, la discusión que divide a la tribuna es simple: ¿lo hace porque decide hacerlo, lo hace porque no puede no? ¿Es o se hace?

Hablamos de su violencia, de su grosería, de su insistencia en insultar a cualquiera que no le rinda pleitesía: lo ha hecho con políticos y periodistas, por supuesto, pero también con amigos o ex amigos, economistas de su cuerda, los millonarios de Davos, el Papa, varios jefes de Estado –dijo que el colombiano Petro era “un asesino terrorista”; el brasileño Lula, “comunista y corrupto”; el mexicano López, “un ignorante”– y siguen firmas.

Hay quienes dicen que es una estrategia: que, por un lado, su talante violento lo diferencia de los demás políticos –”la casta”, dice él– y lo acerca al cabreo monumental de millones de argentinos tras tantos años de fracasos; que hace cinco años era nadie y que fueron esos vómitos los que lo llevaron al poder, así que no ve ninguna razón para cerrar la boca.

Y que, por otro lado, tanto ruido mefítico distrae a sus compatriotas y al resto del mundo de la situación desastrosa en la que sigue la Argentina bajo su mandato: una recesión del 30% o 40%, decenas de miles de despidos, aumento del hambre y la miseria, una administración desquiciada y una inflación –que él celebra por baja– del 8% mensual. Y que, entonces, el mundo hable de él por sus gritos y exabruptos –y que algunos incluso lo celebren– es su mejor truco para que no veamos lo que hace cuando calla. Sería una forma de ejercer el poder político basada en la distracción que proveen la violencia verbal, el desprecio por los diferentes, el llamado a ultimarlos: algo que cada vez se vuelve más común porque rinde dividendos, porque cada vez hay más votantes y/o personas dispuestas a seguir esos gritos.

Ojalá fuera así. Ojalá fuera un farsante que nos engaña y maneja con sus exabruptos. Porque la otra opción es quizá más preocupante: que, muy simplemente, el señor Milei no pueda actuar de otro modo. Que, como lo sugerían sus historias de infancia y juventud, como lo confirmaban sus relatos de perros muertos que hablaban con Dios y le prometían la presidencia, esta es su naturaleza: un señor confuso, iracundo, incapaz de cumplir con ciertas normas básicas de convivencia que cualquier ser debería respetar. Que, en síntesis, es un señor que se habla encima, y que no consigue pasar de bufón televisivo a presidente porque su personalidad era perfecta para lo primero e insostenible para lo segundo. Lo parece cuando, por ejemplo, sigue insultando a los legisladores argentinos cuyo voto necesita para promulgar al menos una ley –y ya lleva seis meses de gobierno sin lograrlo. O cuando, como ayer, se mete en asuntos estrictamente personales del presidente del país que visita –y consigue que la gran reunión de sus amigos ultras quede opacada por su grosería. Hoy en España nadie habla de Vox y sus 15.000 comparsas en la plaza de toros y sus proyectos y discursos; todos hablan de la tontería de un desaforado que no sabe cerrar la boca cuando debe.

Lo cual ha producido, como sabemos, un incidente diplomático entre mis dos países, Argentina y España. Como argentino tengo vergüenza por este señor, sorpresa y pena por los 15 millones de señoras y señores que lo llevaron al Gobierno. Como español creo que no hay ninguna razón para aceptar que un presidente extranjero venga a desparramar su mala educación y sus rencores. El ministro Albares dijo ayer que “España exige al señor Milei disculpas públicas” y que si no las ofrece “tomaremos todas las medidas que creamos oportunas para defender nuestra soberanía y nuestra dignidad”. El señor Milei tenía previsto volver a Madrid, en otro “viaje privado”, el 20 de junio para recibir una condecoración de otra sociedad de ultraderecha; me pregunto si esas “medidas que creamos oportunas” incluyen la opción de no dejarlo entrar o, más diplomáticamente, hacerle saber que sería mejor que no viniera.

Ojalá. Sería, con suerte, una forma de que el señor entienda –eventualmente– que no puede hacer todo todo todo lo que se le cante. Lo cual debería ser, antes que nada, la tarea de los argentinos, pero si los españoles quieren ayudarnos…

Siga toda la información de El PAÍS América en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_