_
_
_
_
_

Argentina condena a cinco miembros de la Prefectura Naval por la muerte a tiros de un mapuche en 2017

Los oficiales, defendidos entonces por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, reciben penas de hasta cinco años de prisión por “exceso en la legítima defensa”

Marcha para pedir justicia por Rafael Nahuel, en 2018.
Marcha para pedir justicia por Rafael Nahuel, en 2018.ABartoliche

Un tribunal argentino ha condenado este miércoles a cinco miembros de la Prefectura Naval por el homicidio de Rafael Nahuel, un joven mapuche de 22 años, durante un desalojo en 2017. Nahuel fue asesinado el 25 de noviembre de ese año por un disparo en la espalda del oficial Sergio Cavia, miembro del grupo de fuerzas especiales de la Prefectura, que buscaba expulsar a un grupo de mapuches que había ocupado el parque nacional Nahuel Huapi, cerca de la ciudad de Bariloche, en el noroeste de la Patagonia argentina. El tribunal ha condenado a Cavia a cinco años de prisión por homicidio agravado cometido en exceso de legítima defensa y a otros cuatro prefectos, Francisco Javier Pintos, Carlos Valentín Sosa, Juan Ramón Obregón y Sergio García, a cuatro años y medio por ser partícipes necesarios del delito.

La sentencia coincidió con la acusación de la fiscalía, que buscó una condena de cinco años para cada uno de los agentes por actuar en defensa propia sobrepasando los límites de su protocolo de acción. Pero no ha complacido a la querella, de la que formó parte la Secretaría de Derechos Humanos del Gobierno nacional, que había pedido una pena de prisión perpetua para los agentes con el planteo de que el desalojo fue una persecución armada y no un enfrentamiento entre los prefectos y el grupo mapuche que ocupaba el parque.

El titular de la secretaría, Horacio Pietragalla, ha anunciado tras conocer el veredicto que apelará la decisión del tribunal. “La Justicia condenó a los cinco responsables del asesinato de Rafael Nahuel y determinó que no hubo legítima defensa”, dijo. “La paradoja de esta situación es que hoy hay cinco condenados por seguir órdenes de un Ministerio, y que quien dio esas órdenes que terminaron con la vida de Rafael Nahuel e hirió a otras personas, tiene posibilidad de ser nuevamente ministra de Seguridad”.

Patricia Bullrich, entonces ministra de Seguridad de Mauricio Macri (2015-2019) y hoy apuntada como ministra del Gobierno entrante del ultra Javier Milei, había defendido con firmeza el accionar de los agentes que actuaban bajo sus órdenes. Tras el ataque de noviembre de 2017, Bullrich aseguró que los mapuches habían atacado primero con armas gruesas y defendió a los oficiales que dijeron haber hecho “disparos disuasorios” para desalojar al grupo. “Fue una acción legal y legítima frente a una acción ilegal, violenta e inaceptable para la democracia de un pueblo que quiere vivir en paz”, dijo. Según la querella, los oficiales dispararon más de 150 balas de plomo, pero la única prueba de que los mapuches también iban armados eran residuos de disparo en la ropa de Rafael Nahuel y en la ropa de los dos jóvenes que bajaron su cuerpo de la montaña tras su muerte.

La represión durante el desalojo en Nahuel Huapi llegó tras la primera gran crisis del Gobierno de Macri, ocasionada también por el actuar de las fuerzas de seguridad a cargo de Bullrich. En agosto de ese año, el artesano Santiago Maldonado desapareció cerca del río Chubut, también en la Patagonia, durante la huida de otro desalojo. Maldonado, que se había unido a la causa indígena por solidaridad, se arrojó al río mientras los gendarmes perseguían a su grupo en una estancia privada del multimillonario italiano Carlo Benetton. Las autoridades tardaron más de dos meses en dar con su cuerpo, que fue recuperado el 17 de octubre de 2017, poco más de un mes antes del asesinato de Rafael Nahuel. Pese a las protestas callejeras y las críticas, Bullrich mantuvo el cargo durante todo el Gobierno de Macri.

La exministra, que quedó tercera en las presidenciales del pasado 22 de octubre, muy probablemente vuelva a ocupar el cargo de ministra de Seguridad desde el próximo 10 de diciembre, cuando el ultra Javier Milei asuma la presidencia. Según fuentes del partido del presidente electo, Bullrich fue invitada a formar parte del gabinete el pasado 23 de noviembre y ya tiene el equipo listo para asumir a la espera de resolver su situación como presidenta de su propio partido, tensionado entre quienes apoyan a Milei y quienes se niegan a hacerlo.

Durante la campaña, Bullrich y Milei se enfrentaron por mostrarse como embanderados de la firmeza contra la corrupción y el crimen, y esa sintonía los encuentra hoy en la misma vereda. El nuevo presidente ha prometido un ajuste del gasto público “sin gradualismo ni tibieza” y mano dura a quien se oponga.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_