_
_
_
_
_

El peronismo se une detrás de Sergio Massa mientras la oposición se desangra

El candidato oficialista recibe el apoyo de 18 de los 24 gobernadores provinciales

Sergio Massa luego de su triunfo electoral, el 22 de octubre en Buenos Aires.
Sergio Massa luego de su triunfo electoral, el 22 de octubre en Buenos Aires.Marcos Brindicci (Getty Images)

El peronismo tiene un gran olfato para el poder. Sabe que ahora lo ostenta Sergio Massa y se encolumna detrás de él de cara a la segunda vuelta presidencial. El ministro de Economía y candidato oficialista encabezó este jueves un encuentro de gobernadores provinciales para preparar la campaña electoral contra su rival, el ultra Javier Milei. La movilización del poder territorial fue clave para la victoria de Massa en la primera vuelta, que ganó con el 36,7% de los votos frente al 30% de Milei, pero volverá a tener un papel destacado para la batalla definitiva en las urnas el 19 de noviembre.

La nutrida asistencia da cuenta de la importancia del encuentro. Estuvieron presentes 18 de los 24 gobernadores provinciales: todos los peronistas y los de tres partidos provinciales que jugarán a favor de Massa en la elección: la dirigente de Río Negro, Arabela Carreras, y quien la reemplazará a partir del 10 de diciembre, Alberto Weretilneck; el de Neuquén, Omar Gutiérrez; y el de Misiones, Óscar Herrera Aguad. El peronista disidente Omar Perotti —gobernador de Santa Fe— no quiso perderse la reunión pese a estar de viaje en Arabia Saudí con su colega cordobés Juan Schiaretti y se conectó a través de videollamada. Massa estuvo acompañado también por su candidato a vicepresidente, Agustín Rossi, y por el ministro de Interior, Wado de Pedro.

“La República Argentina enfrenta desafíos de magnitud que solo pueden ser resueltos por un líder político con experiencia, capacidad y convicción para afrontar las dificultades. Un líder que sume, que una y construya”, destacaron los presentes a través de un comunicado. En él manifestaron también la voluntad política de terminar con la grieta política de Argentina a través de un gobierno federal de unidad nacional. Weretilnek fue el más directo a la hora de pedir el voto para Massa: “El país como lo conocemos está en riesgo con el otro candidato”.

Seguidores de Massa llevan una bandera de Néstor Kirchner y Cristina Fernández durante los festejos luego de la primera vuelta.
Seguidores de Massa llevan una bandera de Néstor Kirchner y Cristina Fernández durante los festejos luego de la primera vuelta.Mario De Fina (AP)

El número de gobernadores presente en la reunión de Massa oculta una realidad: el peronismo perdió seis provincias en las elecciones regionales de este año. San Luis, San Juan, Chaco, Entre Ríos, Santa Fe y Chubut pasarán a estar gobernadas a partir del 10 de diciembre por Juntos por el Cambio, que en total tendrá diez distritos. Los referentes provinciales de esta coalición opositora han expresado su voluntad de mantenerse neutrales de cara a la segunda vuelta.

El lunes, consultado por los nombres que formarían parte de su Gobierno en caso de ser elegido, Massa destacó que los anunciará cuando lo considere necesario. También se mantienen fuera del radar público los contactos con referentes opositores que podrían sumarse a su proyecto político.

El orden que ha encontrado el peronismo bajo la figura de Massa contrasta con la batalla fratricida desatada dentro de Juntos por el Cambio tras quedar fuera de la carrera electoral. El ala más dura, encabezada por el expresidente Mauricio Macri y la excandidata Patricia Bullrich, respalda a Milei como única opción “para terminar con el kirchnerismo”. Los sectores moderados, entre los que están el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y algunos dirigentes radicales, optan por ahora por mantenerse neutrales. Es el caso de los citados gobernadores provinciales, que critican al Gobierno del que hoy forma parte Massa, pero aclaran que eso no significa un respaldo explícito al candidato libertario.

Deserciones

La alianza del economista ultraliberal con los halcones del macrismo ha causado malestar también dentro de las filas del partido de Milei, La Libertad Avanza (LLA). De los cinco diputados que obtuvo por la provincia de Entre Ríos, tres han anunciado este jueves que abandonarán el espacio político por considerar que el pacto con Bullrich —a quien Milei insultó y consideró parte de la casta política a derribar hasta el último día de campaña— traiciona una de las ideas clave del candidato: “No se puede hacer una Argentina distinta con los mismos de siempre”. Formarán un bloque independiente de LLA cuando asuman, el próximo 10 de diciembre.

Milei tendrá enfrente también durante la campaña a todo el sindicalismo argentino. El acuerdo que había realizado con el dirigente del gremio de gastronómicos, el veterano Luis Barrionuevo, fue fugaz. Barrionuevo anunció que se alejaba con reproches por el acercamiento a los halcones del Pro (el partido de Macri): “¿Quién resultó ser la verdadera casta? Es evidente que la ilusión de nuestra juventud, sedienta de autenticidad y cambio, ha sido traicionada al observar que se pacta con personajes que encarnan lo que se prometió combatir”.

Las primeras encuestas muestran un empate técnico entre los dos candidatos. Se avecina así una de las campañas electorales más duras y reñidas desde el regreso de Argentina a la democracia, hace 40 años.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.


Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_