Andrés Manuel López Obrador
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El líder que no engaña

Andrés Manuel López Obrador ejerce su función con plenitud y no la comparte con nadie: él decide, ejecuta y vigila

López Obrador, durante una celebración con sus seguidores en el Zócalo el 1 de diciembre.
López Obrador, durante una celebración con sus seguidores en el Zócalo el 1 de diciembre.Presidencia (GOBIERNO DE MÉXICO)

Conocí al licenciado Andrés Manuel López Obrador hace 24 años. Él era dirigente del Partido de la Revolución Democrática, y yo, diputado federal por segunda ocasión por el Revolucionario Institucional, en el que había militado desde los 16 años. En aquella etapa de mi vida aspiraba a contender internamente por la candidatura a gobernador de Zacatecas.

El entonces presidente de la República, Ernesto Zedillo, que actuaba como líder de facto del partido, me negó esa posibilidad, alegando ofensas a su esposa Nilda Patricia Velasco, en el libro escrito por Manú Dornbierer, titulado La neta, a cuya presentación en Zacatecas osé asistir.

Se consumó la voluntad presidencial y no me fue permitido participar en la contienda interna, pero lo más grave resultó que, a la par, se construyera un expediente negro de infamia y mentiras en contra de mi familia y de mi persona. Sin embargo, la dignidad salió a flote y decidí renunciar al partido tricolor.

Días después, me buscó el entonces dirigente nacional del PRD y me ofreció la candidatura al Gobierno estatal por ese instituto político, el cual contaba con una membresía reducida y cuyo triunfo electoral se vislumbraba imposible. Luego de varias reuniones y de consultar a la población de Zacatecas, decidimos que participaría, y que ganaría de manera clara e inobjetable, como en efecto ocurrió.

Desde entonces, mi vida política se vinculó con la de AMLO, en todo momento y en toda jornada, movilización o elección. Por eso, puedo afirmar que él no engaña y que es predecible porque nos dice la verdad; no simula, no miente, no oculta su decepción o enojo por actos o conductas de sus amistades, colaboradoras, colaboradores o familiares.

Andrés perdona, pero no olvida. Así han transcurrido decenas o quizá centenas de personas que se alejaron o desaparecieron de la esfera cercana o inmediata del dirigente social. Si hiciéramos un recuento de esta afirmación, cualquiera se sorprendería.

El actual presidente de la nación es un servidor público honesto, escrupuloso con su vida privada, e incluso podría decirse que es tímido con su vida social; siempre evita fiestas, cenas o reuniones; prefiere la austeridad de los lugares, mesas solitarias y discretas, y sitios modestos en donde comer, descansar o dormir.

Desprecia a dirigentes o gobernantes que desprecian al pueblo; no perdona actos de corrupción; le incomodan la simulación y la arrogancia, es decir, cualquier acto o conducta que se desvíe de los principios que él más valora: honrada medianía, austeridad republicana, sencillez, modestia pública y lealtad a toda prueba.

Nadie puede tasarlo, colocarlo o encasillarlo en los moldes o cartabones de la ortodoxia tradicional de la clase política; nadie tampoco puede descifrarlo. No le interesan el dinero ni la acumulación de bienes o riqueza; se aleja del lujo y de la fastuosidad.

No acepta regalos ni pide favores; es hombre de fe, sin caer en el exceso o el fanatismo. Escucha, aunque no es fácil que ello implique que cambie rápidamente de opinión; medita cualquier acción que toma, la valora, y plantea con claridad el posible desenlace.

Nada improvisa ni lo deja a la suerte o a la inercia. Sus decisiones siempre son reflexionadas previamente. Escucha muchas voces, pero en pocas personas confía. Su círculo cercano es reducido y siempre se reserva los asuntos trascendentes.

Su preocupación primordial: la historia y su ubicación en la misma —su legado— lo atan a su deseo de transformar la vida pública del país, atender a las personas en situación de pobreza y no fallarles. Por ello prefiere el desencuentro con el poder económico y con el poder político, antes que distanciarse de la población más desfavorecida. Es real y sincera su actitud.

Andrés Manuel López Obrador ejerce su función con plenitud: ningún ápice de ésta es compartido; él decide, él ejecuta, él vigila. La agenda es su diseño y la lleva al cumplimento sin regateo ni tardanza. Es ejecutivo y disciplinado. La justificación para el incumplimiento de las metas fijadas no existe.

Sus lecturas de cabecera tienen que ver con liberales y patriotas: Benito Juárez, Ricardo Flores Magón, Francisco I. Madero, pero también ha revisitado a los fundadores de los Estados Unidos de América, como Abraham Lincoln, John F. Kennedy y Franklin D. Roosevelt; suele examinar biografía y novela histórica, además de las aportaciones que han hecho a la humanidad y al país Nelson Mandela, Martin Luther King, Mahatma Gandhi, Emiliano Zapata, Francisco Villa, Catarino Erasmo Garza, Melchor Ocampo, Francisco J. Múgica y Lázaro Cárdenas, entre muchos más. Es un hombre que conoce la historia y aprende de ella.

Es autor de 18 libros que han tenido gran éxito; tan sólo el más reciente, A la mitad del camino, lideró las ventas nacionales en una famosa plataforma de comercio electrónico, lo mismo que el anterior: Hacia una economía moral, el primero escrito luego de la hazaña electoral de 2018.

Sabe muy bien enfrentar y resolver cómo salir de callejones aparentemente sin salida, caminos sin retorno, y descubre con facilidad los zigzagueos y la comodidad ideológica, los cuales le causan desconfianza y dudas.

Tal es el talante de un líder que no engaña: nos dijo siempre lo que haría, no hay sorpresa ni novedad; simplemente ejecuta lo que diseñó y pone en práctica aquello en lo que cree. Liderazgo inusual y único.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Una militante de Morena en Campeche, México, en junio pasado.

Democratización

Ricardo Monreal
El senador Ricardo Monreal, durante una entrevista en el Senado, el 29 de septiembre.

Desenfrenada sucesión

Ricardo Monreal

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS