El valle de México pasa a semáforo naranja tras dos meses trágicos de pandemia

Con una reducción del 21% de hospitalizados y una caída de ingresos semanales, el Estado de México y la capital permitirán ciertas actividades en teatros, gimnasios y albercas así como la apertura restringida de las iglesias

Cientos de personas caminan en el centro de Ciudad de México el pasado 3 de febrero. En video, las medidas anunciadas este viernes.Foto: AFP | Video: Reuters y EFE | Vídeo: Pedro PARDO

La zona metropolitana de Ciudad de México, que incluye al Estado de México, pasará a semáforo naranja el próximo lunes tras dos meses de máximas restricciones. El Gobierno capitalino ha anunciado en rueda de prensa este viernes que el número de personas hospitalizadas, actualmente 7.873, ha experimentado una reducción de alrededor de un 21% y hay un margen de capacidad hospitalaria de un 32% para nuevos ingresos, lo que permitirá el retorno de las funciones de teatro al aire libre, clases individuales en gimnasios y albercas y la apertura de los templos. Entre las nuevas directrices comunicadas esta mañana se encuentra también la ampliación del horario de los restaurantes hasta las 22.00, pero restringido exclusivamente a las terrazas. De momento, no podrán abrir los cines, los museos ni los boliches.

El director de la Agencia Digital, Eduardo Clark, ha asegurado que las camas hospitalarias ocupadas están bajando a un ritmo de 150 diarias. “El semáforo rojo ha sido más exitoso que el decretado en mayo para frenar al virus”, ha sentenciado. Desde el pasado 21 de enero, la zona metropolitana del valle de México ha ido decreciendo en hospitalizaciones y los ingresos también: en la última semana pasaron de 4.940 a 4.327, un porcentaje de 11,4% en todo el valle. El titular de la Agencia Digital, José Merino, ha reconocido que estas cifras confirman la caída acelerada en ocupación hospitalaria, “la más rápida que hemos visto”, y que se sitúa ahora en un 68%.

A partir del lunes los restaurantes podrán abrir hasta las 22.00, una extensión de una hora más desde el anuncio de la semana anterior. El servicio permitido será exclusivamente al aire libre, pero se permitirá que las mesas sean de hasta cinco personas. El teatro volverá a escena con sana distancia, cubrebocas entre los asistentes y actuaciones solo en exteriores. Los gimnasios que operen en espacios cerrados podrán dar servicio con un solo cliente y un entrenador, sin clases colectivas, siempre que mantengan una distancia de cuatro metros entre los clientes. En albercas se podrá nadar en clases también individuales y con dos carriles entre los usuarios. A su vez, templos e iglesias podrán abrir pero sin celebrar misas o ceremonias. El miércoles de ceniza será conmemorado en atrios al aire libre, con una sola persona por familia. Los feligreses deben usar cubrebocas.

Los negocios comentados anteriormente se unen a las actividades esenciales permitidas como supermercados y farmacias, a los comercios y tiendas, que seguirán operando con un 20% de su aforo, a los centros comerciales y los autocines. Siguen sin autorización para abrir los casinos, los cines, los museos, los eventos deportivos o espectáculos masivos, los boliches, las oficinas, los centros educativos y los centros de masajes y spas.

La demanda en el número de pruebas para detectar covid en quioscos y centros de salud también va a la baja, según ha informado Clark. “Queremos hacer un llamado a la importancia de seguir haciendo pruebas, incluso si tenemos una sospecha leve”, ha puntualizado. La tasa de positividad registrada entre los que se han hecho pruebas ha sido la menor desde el inicio de la pandemia, con 1.695 personas que resultaron estar contagiadas el último día, una positividad del 12% en todo el valle. Esta cifra supone solo un tercio de los que identificaron las autoridades hace cuatro semanas.

“El escenario epidemiológico pronostica que el avance del virus seguirá cayendo, con una tasa reproductiva de 0,8″, es decir, 0,8 nuevos contagiados por cada uno de los que tienen la enfermedad, ha informado el funcionario capitalino. “Durante todo diciembre y enero tuvimos 100 personas hospitalizadas por día, por eso pasamos a semáforo rojo. Derivado de esta decisión, el 21 de enero empezamos a decrecer”, ha explicado el director de la Agencia Digital.

El Gobierno local ha informado de que la estrategia de vacunación avanza, con 186.245 personas vacunadas, 68.525 ya con su segunda dosis. Sin embargo, los funcionarios han hecho un llamado a no bajar la guardia. “La recomendación sigue siendo no hacer reuniones con personas con las que no habitamos, usar cubrebocas y hacer todas las actividades posibles al aire libre. Cuando estemos en un sitio cerrado usar cubrebocas y minimizar el tiempo de permanencia”, han indicado.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS