Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación conforme a nuestra política de cookies

Las autoridades de Marruecos detienen a un historiador disidente

Maati Monjib, un reconocido activista a favor de los derechos humanos, está involucrado en una investigación por presunto blanqueo de dinero

El historiador y disidente marroquí Maati Monjib, en su casa de Rabat tras haber salido del hospital después de su huelga de hambre para denunciar su situación en octubre de 2015.STRINGER

El historiador y activista de los derechos humanos Maati Monjib ha sido detenido este martes en Rabat por estar involucrado en una investigación sobre presunto lavado de dinero, según una fuente de seguridad. El intelectual, de 60 años, conocido por su historial reivindicativo en defensa de la democracia, será llevado ante el Fiscal General del Rey que “decidirá si será procesado (...) o puesto en libertad provisional”, según indicó a la agencia AFP una fuente de la Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN).

La fiscalía inició una investigación el pasado octubre después de la incautación de pruebas que apuntaban a unas transacciones financieras y compras inmobiliarias sospechosas que estarían vinculadas a Monjib y a su familia. En noviembre, el historiador publicó en su cuenta de Facebook que esos hechos “no son nuevos” y que ya estaban en el acta de acusación de un juicio por “malversación financiera” y por “atentar contra la seguridad del Estado” que empezó en 2015 y en el que estaban involucrados otros seis activistas. “Soy inocente de todas estas acusaciones difamatorias”, afirmó.

Hace cinco años, el Ministerio del Interior marroquí le prohibió salir del país porque pesaba contra él “una orden judicial por irregularidades financieras cuando gestionaba el Centro Ibn Rochd de Estudios de Comunicación”. En respuesta, Monjib, conocido también por sus artículos en prensa, inició una huelga de hambre que duró varios días. Los amigos e intelectuales afines a Monjib crearon entonces un comité de apoyo para denunciar ante la prensa internacional el “acoso” que sufre Monjib por parte del Gobierno, a causa de su “activismo” dentro del país.

En el comentario de Facebook de este noviembre, Monjib sostenía que la acusación de blanqueo escondía un motivo político: “El propósito de estas demandas es sancionarme por una declaración reciente en la radio en la que hablo del papel de la Dirección General de Vigilancia Territorial (DGST) en la represión de opositores y la gestión de los asuntos políticos y mediáticos en Marruecos”. Al conocer la noticia, Justin Shilad, del Comité para la Protección de los Periodistas (una ONG a favor de la libertad de prensa con sede en Nueva York) ha pedido la “liberación inmediata” de Monjib y exige a Marruecos “que ponga fin a la detención y vigilancia de los periodistas”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En