Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco Premios Nobel piden un compromiso mundial por la paz desde Argentina

La pobreza, la corrupción, la desigualdad y la falta de educación tienen efectos tan devastadores como la violencia

Paz mundial
Adolfo Pérez Esquivel, Shirin Ebadi, Lech Walesa, Guillermo Whpei, Rigoberta Menchú Tum y Óscar Arias en Rosario, Argentina. FDI

¿Cómo mejorar la convivencia entre los pueblos en un mundo convulso en el que en vez de tender puentes se levantan muros? ¿Cuáles son los principales obstáculos para la paz? ¿Cómo construir una democracia que no deje a nadie al margen? Cinco premios Nobel de la Paz buscan responder a estos y otros interrogantes desde Argentina. La guatemalteca Rigoberta Menchú Tum, la iraní Shirin Ebadi, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, el polaco Lech Walesa y el costarricense Óscar Arias Sánchez participan desde el jueves en un encuentro de tres días en la ciudad de Rosario, desde la que piden un compromiso mundial para hacer frente a las grandes injusticias del planeta.

 "Cuando hay pobreza, hambre, falta de educación e inclusión, falta paz. Es por esto que no podemos acostumbramos al horror, el horror es sinónimo de falta de paz", sostuvo el presidente de la Fundación para la Democracia Internacional, Guillermo Whpei en la apertura del encuentro. "La paz no se regala, la paz se construye", afirmó Pérez Esquivel, y coincidió con sus colegas en que el compromiso debe empezar en el entorno más cercano para luego ampliarlo a toda la sociedad.

 "Hay que ser coherente en el tiempo. Estar allí una y otra vez, no solo cuando se está motivado por una guerra o una injusticia, sino que debe existir una lucha constante por la dignidad humana", sostuvo Menchú. La Nobel guatemalteca destacó la importancia del respeto mutuo y la reciprocidad, no solo entre los seres humanos sino también con "la madre tierra", que nos da oxígeno, agua y alimentos, entre otros, y que la humanidad, en cambio está destruyendo.

La Nobel iraní aseguró que no puede haber paz mientras una de cada dos mujeres en el mundo padezca alguna situación de violencia. "Las mujeres no deben sentirse víctimas sino luchar contra esa violencia para abrir un camino para las generaciones venideras. Afortunadametne las mujeres en Latinoamérica, especialmente aquí en Argentina, han sido y siguen siendo muy valientes en su lucha contra la violencia", remarcó Ebadi, quien citó el emblemático ejemplo de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y, más recientemente, la aparición del movimiento Ni Una Menos contra la violencia machista.

Pérez Esquivel hizo un llamado a repensar la democracia actual y buscar formas para hacerla más participativa. "Estas democracias no sirven, son fallidas", criticó el Nobel argentino, para quien los gobernantes "traicionan a los pueblos" al incumplir una y otra vez promesas que hacen durante la campaña. Lo mismo apuntó Lech Walesa, quien sugirió poner un chip a los políticos para saber todo lo que hacen. "Así cuando lleguen las elecciones miro quién es cada uno, y si mintió él y toda su familia, durante los próximos 50 años no pueden ejercer la política", señaló el cofundador del sindicato solidaridad y expresidente polaco.

Arias Sánchez también coincidió en la crítica al doble lenguaje de los gobernantes: "Decir a los gobernados sólo lo que quieren oír es una práctica que corrompe el sistema democrático". Según el expresidente costarricense, entre los principales males para este sistema de gobierno está la corrupción y la deriva autoritaria de algunos gobiernos, entre los que hizo hincapié en el de Nicolás Maduro, en Venezuela. "El Gobierno de Maduro carece del más mínimo respaldo respaldo popular. La situación que atraviesa el país solo se puede entender por la pasividad regional", señaló el costarricense. El Nobel instó a la ciudadanía a custodiar los derechos conseguidos y ser "Don Quijotes en la defensa de la democracia y Sancho Panzas en la lucha contra la corrupción".

En rueda de prensa el jueves, Pérez Esquivel defendió los avances del chavismo para reducir la desigualdad y la pobreza y remarcó que "Venezuela tiene un gobierno constitucional, pero Estados Unidos no quiere perder su poder sobre su patio trasero, por eso el hostigamiento". Un día después, Ebadi recordó que la enemistad con Estados Unidos es la excusa de su Gobierno para no respetar los derechos humanos y tener más de 1.000 presos políticos y de conciencia. Por ese motivo, pidió a la población latinoamericana y mundial que no sea indiferente a la crisis política venezolana por más que rechace las políticas estadounidenses y que cuide sus propias democracias como lo haría con una planta. "No puedes echarle un cubo de agua y olvidarte de ella por un mes, porque esa planta va a morir. Cuiden bien y mucho a sus democracias. Observen y cuestionen al gobierno que han elegido para que la democracia, igual que la planta, siga viva".

Más información