Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez preguntas sin respuesta del caso Nisman

Dos años después, la Justicia argentina aún no ha determinado si el fiscal que denunció a Cristina Fernández se suicidó o fue asesinado

Fotograma del vídeo de la policía en el apartamento de Nisman.
Fotograma del vídeo de la policía en el apartamento de Nisman.

El fiscal argentino Alberto Nisman fue encontrado muerto de un tiro en la sien la noche del 18 de enero de 2015 en el baño de su apartamento en Buenos Aires. Dos años después, el expediente judicial asciende a 14.000 páginas, pero está lleno de incógnitas sin resolver.

¿A qué hora se produjo la muerte?

Esta pregunta, una de las primeras que debe resolver cualquier investigación para poder avanzar sobre el móvil del deceso y los posibles sospechosos, aún no tiene una respuesta inequívoca. La rigidez cadavérica detectada en el cadáver de Nisman durante la autopsia realizada a primera hora del lunes 19 llevó a los forenses a situar su muerte entre la mañana y el mediodía del día 18. Pero la querella rechazó los resultados oficiales por haberse obtenido sin la presencia de forenses de parte y una junta médica posterior se mostró dividida: 13 de los 15 profesionales confirmaron la tesis oficial y 2 decretaron que se produjo antes, durante la noche del sábado 17. Ahora, otra junta formada por 27 profesionales estudia de nuevo todas las pruebas y expondrá sus conclusiones el próximo junio.

¿Se suicidó o fue asesinado?

La Justicia aún no ha dado su veredicto por la falta de elementos concluyentes. La ausencia de huellas de otra persona en el baño de Nisman, la posición en la que fue encontrado su cuerpo -bloqueando la puerta desde dentro- y la llave colocada en la cerradura por dentro son algunas de las pruebas que apuntan a que el fiscal se suicidó. En cambio, la ausencia de rastros de pólvora en su mano, el supuesto movimiento del cadáver antes de ser examinado por los peritos permiten no descartar el asesinato.

¿Por qué no se encontraron restos de pólvora en su mano?

Aunque se trata de un arma de calibre bajo, la recreación de disparos en condiciones similares probó que deberían haberse encontrado trazas de bario, plomo y antimonio en la mano del fiscal. Su ausencia da pie a dos posibles hipótesis, aún en el aire: que no fuese Nisman quien disparó el arma, sino otra persona, tal y como sostiene la querella o que el disparo no dejase ese rastro en su mano por algún motivo accidental.

¿Hubo negligencia en la preservación de las pruebas en la escena de la muerte?

Uno de los escándalos que rodean el caso fue la recolección de pruebas en el baño del fiscal. Tal y como pudo verse en el vídeo policial difundido por televisión en horario de máxima audiencia, un perito sin guantes limpió el arma con papel higiénico para poder ver su numeración. Otro manchó el cargador de la pistola con guantes llenos de sangre y también las balas que sacó y depositó en el bidet, mientras que varios investigadores entraron y salieron del baño, pisando el charco de sangre. El nuevo fiscal de la causa ha pedido investigar si las irregularidades fueron intencionales y tenían como objetivo encubrir el móvil de su muerte.

¿Quién borró el registro de llamadas del teléfono móvil de Nisman?

El teléfono móvil de Nisman no tiene registro de mensajes ni de llamadas entrantes ni salientes anteriores al 18 de enero. El borrado fue manual, no remoto, pero se desconoce aún si lo realizó el fiscal o una tercera persona. También hay dudas sobre quién y cómo borró registros de forma selectiva de la computadora de Nisman.

¿Con quién habló en sus últimas horas de vida?

La recuperación del registro telefónico permitió conocer la intensa actividad telefónica que mantuvo el fiscal entre el viernes y el sábado previos a su muerte. También intentó comunicarse en reiteradas ocasiones con el exespía Antonio 'Jaime' Stiuso, pero nunca obtuvo respuesta. Después de pasar más de un año en paradero desconocido, el exjefe de Operaciones del servicio de inteligencia argentino regresó al país y declaró ante la jueza que ese día no escuchó el teléfono. Según detalles de su declaración publicados por medios locales, Stiuso afirmó que Nisman fue asesinado a manos de un comando iraní-venezolano con apoyo local de grupos kirchneristas, pero no aportó pruebas para validar esa afirmación explosiva.

¿Quién fue la última persona que lo vio con vida?

Aparentemente fue el técnico informático Diego Lagomarsino, colaborador de Nisman en la investigación sobre el atentado de la AMIA. Lagomarsino entró en la torre Le Parc donde vivía Nisman cerca de las 20h del sábado. Según su testimonio, fue a casa del fiscal para prestarle su Bersa 22, ya que Nisman se la había pedido porque tenía miedo por sus hijas y no confiaba en sus guardaespaldas. Una media hora después de ingresar al edificio, varios testigos lo vieron salir y cámaras de seguridad viales lo grabaron en su automóvil de regreso a casa.

¿Por qué tardaron tantas horas en entrar a su casa?

Nisman planeaba pasar el fin de semana encerrado en casa para preparar su presentación frente al Congreso, prevista para el lunes. Sin embargo, los dos policías responsables de velar por su seguridad dejaron pasar once horas entre que llegaron al edificio y no lograron localizar al fiscal y la llamada con la que dieron parte a sus superiores. Primero intentaron comunicarse con Nisman por teléfono, después subieron al piso 13 y apretaron el timbre y pasadas las cinco de la tarde llamaron a su madre, Sara Garfunkel, para que abriese la puerta con su copia de las llaves. No lo consiguió y tuvieron que buscar a un cerrajero, que les franqueó la entrada cerca de las diez de la noche. Sólo entonces los policías alertaron a sus superiores y Garfunkel avisó al servicio de emergencias de un seguro privado. El médico que enviaron fue el primero en certificar la defunción de Nisman, sin la presencia aún de los policías forenses.

Si fue homicidio, ¿quién estaría detrás?

La única persona imputada hasta el momento es Lagomarsino por el delito de haberle prestado el arma a alguien que no era su legítimo usuario. La querella mantiene desde el primer momento que Nisman fue asesinado y sospecha que el técnico informático estuvo involucrado en su muerte, pero la Justicia no ha validado por ahora esa hipótesis.

¿Por qué se hizo tan mal la investigación?

El pasado septiembre, la causa pasó de la justicia ordinaria a la justicia federal al considerarse que su muerte estuvo vinculada con su trabajo al frente de la investigación por el atentado contra la AMIA. El nuevo fiscal, Eduardo Taiano, ha pedido investigar si las irregularidades en la preservación de las pruebas fueron intencionales y ha imputado por presunto encubrimiento al exsecretario de Seguridad Antonio Berni y a la primera fiscal de la causa, Viviana Fein. Además, también son investigados los policías que custodiaban a Nisman y los prefectos que trabajaban en el barrio en sus últimas horas de vida.