Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tensión por las amenazas de muerte a la gobernadora de Buenos Aires

Después de la destitución de 4.000 policías, el gobierno atribuye a “las mafias” la aparición de cartuchos en su casa

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, en un acto público junto al presidente Mauricio Macri.
La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, en un acto público junto al presidente Mauricio Macri. Telam

Primero se recibieron tres llamados telefónicos con amenazas de muerte y más tarde se encontró un cartucho de escopeta en el garaje de la que fue, hasta hace unos pocos días, su casa familiar.  María Eugenia Vidal ha tomado en serio lo que consideró un ataque de las "mafias" que operan en la provincia contra su gobierno. "Hacer lo correcto en la provincia de Buenos Aires pone incómodos a algunos sectores, pero eso es lo que votó la mayoría, el año pasado la mayoría votó un cambio", dijo Vidal en declaraciones a la cadena CNN en español. 

La gente "votó que vayamos contra los policías que conviven con el delito, votó que saquemos del Servicio Penitenciario a aquellos que también son funcionales al delito, votó que eliminemos las mafias de negocios que había adentro del Estado, combatir el juego ilegal, y todo eso tiene costos", agregó. Para enfrentar la situación Vidal ha sumado más policías a su custodia, una medida extraordinaria que reforzó su decisión de abandonar su domicilio particular por otro más seguro, dentro de un predio de la Fuerza Aérea.

 Vidal recibió hace dos días un llamado a través de la línea de emergencia 911 donde prometieron “reventar al gobierno”. Luego se comprobó que la comunicación salió del teléfono público de una prisión. Ferrari confirmó que hubo luego otras dos llamadas. Pero lo que más ha preocupado a los encargados de la seguridad de la gobernadora fue el hallazgo de un cartucho sin percutar de escopeta en la excasa de Vidal.

“Todos los mensajes van en la misma línea”, dijo el ministro el ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari. “Cuando uno suma los hechos todo es evidentemente claro. Esto es un intento por detener lo que está haciendo Vidal contra las mafias en la provincia de Buenos Aires”, agregó. En la misma línea, el presidente Mauricio Macri apoyó a la gobernadora a través de un mensaje en Twitter. “No nos van a parar”, dijo Macri, quien también decidió movilizarse en una camioneta blindada tras un incidente con piedras en un acto al aire libre.

La vivienda donde se encontró el cartucho no cuenta ahora con custodia fija porque Vidal ya no vive allí. La gobernadora se ha mudado a la base aérea de Morón, donde hay casas destinadas a los efectivos militares. El ministro de Seguridad, Cristian Ritondo se refirió semanas atrás en una entrevista con El PAÍS a los riesgos que corre Vidal, pero negó que la decisión de abandonar su casa en Castelar (al oeste de la ciudad de Buenos Aires) tenga que ver con las amenazas recibidas. “La gobernadora tiene su residencia oficial en La Plata (capital de la provincia) y no la usa, con todas las medidas de seguridad. Ella decidió, por sus hijos, seguir viviendo donde los llevaba a la escuela. Y el cambio (a la base aérea) fue ahora para que tenga más privacidad”, dijo Ritondo.

No han sido estos los primeros “mensajes” que recibió Vidal. El episodio más grave se registró dentro mismo de la Gobernación, donde descubrieron a dos efectivos de la custodia en una actitud sospechosa dentro de su despacho. Por ese episodio, el 15 de junio pasado perdió su cargo el jefe de la custodia. Una semana después, el día 22 de junio, desconocidos ingresaron en la residencia oficial del ministro de Gobierno, Federico Salvai, en pleno centro de La Plata, y revolvieron toda la casa.

En el gobierno provincial no tienen dudas de que las amenazas tienen que ver con “mafias” que sienten afectados sus intereses. Desde su llegada al cargo en diciembre, Vidal desplazó al jefe del Servicio Penitenciario, acusado de complicidad en la fuga de tres peligrosos delincuentes acusados de homicidio, y desplazó de la Policía Bonaerense a unos 4.000 efectivos.

Un auto blindado para Macri

No sólo  la gobernadora María Eugenia Vidal ha reforzado su seguridad. El presidente Mauricio Macri decidió hace dos semanas movilizarse en una camioneta blindada tras un incidente con manifestantes que lo insultaron en Mar del Plata (400 km al sudoeste de Buenos Aires). En este caso, el Gobierno nacional no culpó a las mafias del policiales o del juego, sino a “un grupo ligado a la expresidenta (Cristina Fernández de Kirchner)” que sigue a Macri “para que no pueda hacer actos” públicos.

"¿Cuál es la lectura política? Acá hay un grupo ligado al kirchnerismo, no todo el kirchnerismo, pero sí un grupo ligado a la expresidenta -que tiene una posición radical todos los días— que lo que hace es el reemplazo del lenguaje de la democracia -que es el del diálogo, el de la asamblea o de la crítica- por los piedrazos, por la agresión, por el intento de que a cada lugar al que va el presidente haya un grupo que organizadamente lo sigue para que no pueda hacer acto (…) Macri no tenía vehículo blindado, pero ahora va a tener. No tenía una camioneta y hubo que hacerla”, dijo entonces la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Más información