Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina juzga a los padres de un bebé que muere en un parto en casa

Un fiscal los imputa por el “homicidio culposo” de su propia hija

El Hospital Bouquet Roldán, al cual llegó la pareja con la niña fallecida. Ampliar foto
El Hospital Bouquet Roldán, al cual llegó la pareja con la niña fallecida. Diario Río Negro

Una pareja de la localidad de Neuquén, distante a 1.100 kilómetros de Buenos Aires, programó el parto de su primera hija como una escena de amor familiar que sería inolvidable. Sin embargo, el nacimiento se complicó, la beba murió y los padres enfrentan una causa judicial que, además, instaló la polémica en todo el país. Un fiscal los imputó por homicidio culposo por intentar tener a su hijo en la intimidad de su hogar, en lugar de hacerlo en un centro de salud, con todas las previsiones del caso. La muerte de la beba fue por asfixia y la complicación del parto estuvo relacionada con la posición del cuerpo, que nació en podálica (de cola).

Todo ocurrió en la madrugada del 11 de mayo. Los padres, de 32 y 26 años, cuya identidad es secreto de sumario, llegaron al hospital Bouquet Roldán con la beba fallecida en brazos y pidiendo ayuda. Dijeron que el parto había sido espontáneo, en el vehículo de la pareja, y no en su casa del exclusivo barrio Jardines del Rey, pero los enfermeros no les creyeron dado que el cuerpo estaba higienizado.

A ese domicilio fueron los policías, tras la orden del fiscal Maximiliano Breide Obeid, de la Fiscalía de Delitos Violentos contra las Personas, y constataron que ese había sido el escenario del nacimiento. La jueza de Neuquén, Carolina García, avaló los cargos por homicidio culposo y rechazó el pedido de sobreseimiento efectuado por el defensor oficial de la pareja, Carlos Aquistapace. El abogado argumentó que se trató de un aborto espontáneo porque la pequeña nunca llegó a vivir, pero el fiscal manifestó que se trata de culpa con representación. Esto quiere decir, desde la mirada de Breide Obeid, que los padres plantearon la posibilidad de que ocurriera el deceso y, a pesar de ese riesgo, continuaron con el parto domiciliario. El momento en que comienza la vida es también el que enfrenta a quienes apoyan y se oponen a la despenalización del aborto, uno de los temas más polémicos del país.

No conforme con el dolor que atraviesan los padres por la pérdida de su hija, el fiscal y la jueza resolvieron imputarlos, aunque ya anunciaron que la pareja cumplirá tareas comunitarias como pena. El querellante explicó a los medios de prensa que “ninguna pena resulta una solución para un caso así. No hay pena más grave que cargar con la vida de un hijo. Pero buscamos dar un mensaje ejemplificador, para generar conciencia sobre la importancia de tomar recaudos y la responsabilidad de llevar adelante partos domiciliarios”.

Sin embargo, la justicia argentina no prohíbe este tipo de prácticas, que en los últimos años volvió a ser una opción muy popular entre las parturientas y sus parejas, por lo que muchos ponen en duda la garantía legal de la que se vale el fiscal para solicitar la imputación. La negligencia de los padres, cultores del naturismo, reside en que decidieron hacer el parto en forma artesanal, sin parteras ni obstetras presentes. Eso indicó la autopsia realizada al cadáver de la beba, que sufrió múltiples fracturas. También confirmó que murió por asfixia, tras el esfuerzo del papá por sacarla del canal de parto. Se reveló además que no existen estudios de salud previos en ningún centro de salud de la capital neuquina, ni siquiera ecografías.

Se trata del primer caso en Argentina en el que los padres son imputados por una muerte producida en un parto domiciliario. Según contó el propio fiscal al periódico Perfil, durante la audiencia la mujer lloraba y repetía “me juzgan por como pienso”. Entre los argumentos que dio Breide Obeid (hijo de un exmilitar que participó en un intento de golpe de Estado en 1987), el más importante dice que para la doctrina legal argentina se es sujeto pasivo de homicidio desde el momento en que comienza el nacimiento, es decir, con los primeros dolores de parto. La propia jueza se mostró parcialmente disconforme al argumento esgrimido por el fiscal. “Yo me voy a remitir a la postura de que se inicia cuando entra con vida al canal de parto, y de la autopsia se desprende que esto sucedió, que ingresó con vida al canal de parto”, dijo la magistrada.

Otra polémica es la de parir en casa, en forma asistida o no, o hacerlo en una institución. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que el embarazo y el parto forman parte de un evento fisiológico y saludable en el que puede haber complicaciones. “Pensar a la embarazada como una bomba de tiempo es algo incorrecto”, aclaró Silvia Corso de la Asociación de Parteras Independientes, “Existen parámetros y signos que nos pueden demostrar que la situación se desvía de lo normal pero tranquilamente puede atender eso una partera que va a las casas va con un equipo: detector de latidos, medicamentos, suelos, materiales de sutura y anestesia para los casos que se tengan que utilizar”. Artilugios que no estuvieron presentes en el episodio relatado.

En contraposición, una carta realizada por una médica de un hospital público que prefirió reservar su identidad, dice que “contar con un hospital, con un equipo entrenado, con anestesia, con un quirófano, es un privilegio. Privilegio que nuestras antecesoras de siglos pasados no pudieron gozar. Durante siglos las mujeres murieron de complicaciones en el embarazo y en el parto. Ellas no tenían la chance de elegir”.