Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El opositor venezolano Henrique Capriles pide apoyo en Argentina, Brasil y Paraguay

El excandidato presidencial realiza una gira relámpago tras el rechazo del Mercosur a aplicar la Carta Democrática de la OEA contra Caracas

Mauricio Macri recibe a Henrique Capriles en la Casa Rosada.
Mauricio Macri recibe a Henrique Capriles en la Casa Rosada.

“Hace 20 años que no visito Argentina”, dijo Henrique Capriles desde Asunción, donde se reunió con el presidente Horacio Cartes. El líder opositor venezolano dejó en claro que prefiere “luchar desde dentro” a las giras internacionales, pero que esta vez la situación en su país amerita que deje Caracas para pedir el apoyo de los países de la región. En su primera escala agradeció a Cartes que su gobierno promoviese una reunión de cancilleres del Mercosur para tratar la crisis venezolana. Luego voló hacia Buenos Aires. En la Casa Rosada visitó Mauricio Macri, en medio del malestar que provocó entre la oposición venezolana el rechazo de Argentina en la Organización de Estados Americanos (OEA) a la activación de la Carta Democrática. Más tarde viajará a Brasil.

Capriles ha dicho que su gira relámpago no es un reclamo a la posición conciliadora de Buenos Aires con el gobierno de Nicolás Maduro. “Nosotros nos sentimos satisfechos con la primera discusión en la OEA porque es importante el solo hecho de que se esté debatiendo de la situación”, dijo desde Asunción. Pero “pedimos para la próxima semana que se debate el informe de [el secretario general de la OEA, Luis] Almagro respecto a los DDHH en Venezuela, la libertad de los presos políticos y el respeto a la Constitución”, aclaró. Capriles ha denunciado que son inconstitucionales las demoras que el presidente Nicolás Maduro aplica al proceso de referendo revocatorio que la oposición ha impulsado en su contra. “Venimos a pedir que Mercosur y Unasur sean firmes en que Venezuela tiene que respetar la Constitución. Maduro pretende bloquear la solución constitucional y es importante que la región lo sepa. No estamos buscando ni la injerencia ni que ningún país se meta, pero sabemos que Maduro busca las instancias internacionales para comprar tiempo”, dijo.

Argentina ha impulsado una via alternativa a la Carta Democrática que promueva un diálogo entre Maduro y la oposición. La canciller, Susana Malcorra, ha dicho que la solución en Venezuela “depende de los venezolanos” y opinó que el pedido de Almagro no solucionará la crisis política, económica y social que asola al país petrolero. La oposición ha llegado al extremo de tildar de “hipócrita” a Macri, al recordar que como presidente electo defendió la invocación de la Carta Democrática del Mercosur. Macri ha dicho que ese pedido se produjo ante el temor de que Maduro no reconociera el triunfo opositor en las elecciones legislativas, algo que finalmente no sucedió. Tras su reunión con el Presidente argentino en la Casa Rosada, Capriles ha puesto paños fríos sobre la cuestión. "No hay ningún giro" en la posición de Macri, dijo.

Capriles ha viajado con un mensaje claro: un agravamiento de la crisis en Venezuela tendrá repercusiones regionales, y por lo tanto los países de la Unasur y el Mercosur no pueden cerrar los ojos. “Si Venezuela reviente, que no queremos que reviente, eso va a tener impacto en toda la región., Por eso le decimos a todos los presidentes, vamos a Argentina y Brasil, las situación no es para ser indiferente”, dijo Capriles. La OEA se reunirá una vez más el 23 de junio, y la oposición venezolana sabe que necesita de apoyo.

Más información