Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La primera mujer que gobernará la provincia de Buenos Aires

María Eugenia Vidal es una liberal de 42 años con imagen angelical, pero carácter fuerte

María Eugenia Vidal
La futura gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, este lunes junto a quien la secundará en el cargo, Daniel Salvador. EFE

La imagen de María Eugenia Vidal parece tomada de una estampa religiosa. Su cabello lacio, su gesto sonriente y su modo suave de hablar en público le han granjeado la confianza del electorado para convertirla este domingo en la primera mujer que gobierne la poderosa provincia de Buenos Aires. Sin embargo, esta politóloga de 42 años que acaba de destrozar 28 años de hegemonía peronista en territorio bonaerense es conocida en los ambientes laborales por los que ha pasado como alguien de carácter fuerte y muy despierta.

"Tenemos que ayudar a Vidal, no le va a ser fácil gobernar la provincia”, dijo este lunes el expresidente argentino Eduardo Duhalde (2002-2003), peronista opositor que gobernó Buenos Aires entre 1991 y 1999. “No creo que tenga inconveniente con los intendentes (alcaldes). El tema es financiero”, dijo Duhalde. Por lo pronto, Vidal ha dicho que convocará de inmediato a los maestros para evitar que vayan a la huelga por demandas salariales en el inicio de clases en marzo próximo.

Vidal nació en la ciudad de Buenos Aires, distrito separado de la provincia homónima, y se crió en el mismo barrio de clase media que el papa Francisco, Flores. Estudió en la Universidad Católica Argentina y después comenzó a trabajar en el Estado. Siguió a Horacio Rodríguez Larreta, futuro alcalde de Buenos Aires, como asesora en diversos organismos públicos en los Gobiernos del peronista neoliberal Carlos Menem (1989-1999) y del radical (centrista) Fernando de la Rúa (1999-2001). También lo acompañó en un ‘think tank’ llamado Grupo Sophia. Allí fue donde conoció a su jefe político, Mauricio Macri, que tras la crisis socioeconómica y política de Argentina de 2001/2002 dejó el mundo de la empresa para fundar el partido Propuesta Republicana (PRO).

Vidal se crió en el barrio del Papa, fue a la Universidad Católica y está en contra del aborto

En 2003, con solo 30 años, fue elegida concejal de Buenos Aires. Para entonces ya no vivía en esta ciudad sino en su periferia, en el municipio de Morón, donde su marido, Ramiro Tagliaferro, fue elegido este domingo alcalde. Juntos tienen tres hijos.

Vidal asumió su primer cargo ejecutivo en 2008, cuando Macri, actual alcalde de Buenos Aires y candidato a la presidencia de Argentina, la designó ministra de Desarrollo Social. En su gestión recibió críticas por recortes de presupuesto y la falta de solución a las tomas de tierras por parte de familias pobres, pero también elogios por la creación de centros para niños, mujeres y adictos. Su alta exposición en los medios de comunicación llevó a que Macri la designara en 2011 como su candidata a vicealcaldesa porteña. En los últimos cuatro años ocupó este cargo y, como tal, presidió el Poder Legislativo de la capital.

A diferencia de la mayoría de su partido, Vidal apoyó en 2010 la ley de matrimonio gay. En cambio, se ha manifestado en contra de la despenalización del aborto.

Hace dos años, Macri le propuso lanzarse a la candidatura a gobernadora y desde entonces ha recorrido la provincia. Iban juntos en campaña tocando timbres de vecinos para conocer sus necesidades. Este domingo prometió que ya mismo empezaría a caminarla otra vez. Es un distrito que combina ricas extensiones agrícolas, ciudades importantes como La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca y una periferia de la capital en la que se concentran 10 millones de personas entre grandes barriadas pobres, otras de clase media y urbanizaciones cerradas de familias pudientes. Esa es la provincia que hasta 2019 deberá gobernar Mariu, como la apodan sus seguidores.

Más información