_
_
_
_
_

Boric dice que “sería gravísimo” que el crimen del disidente Ojeda en Chile haya sido planificado desde Caracas, como apunta la Fiscalía

El presidente chileno habla sobre la posibilidad del móvil político tras el asesinato del exmilitar: “Una violación de la soberanía por parte de cualquier país es un agravio mayor”

Gabriel Boric
Gabriel Boric en Santiago, el 8 de marzo de este año.Lucas Aguayo Araos (Getty Images)
Antonia Laborde

El presidente Gabriel Boric ha asegurado que “el llamado de atención” que ejerció a Venezuela llamando a consultas a su embajador en Caracas, Jaime Gazmuri, ha tenido efectos. El mandatario enumeró este martes en un encuentro con periodistas de medios internacionales en La Moneda el reconocimiento por parte del Gobierno de Nicolás Maduro de “la existencia y peligrosidad” del Tren de Aragua, la manifestación explícita de recibir a los ciudadanos venezolanos que sean expulsado de Chile “tanto por vía administrativa o la vía judicial” y “la voluntad de colaborar para detener” en Venezuela a quienes hayan participado en el secuestro y asesinato del exmilitar Ronald Ojeda en Santiago de Chile, en febrero pasado.

La Fiscalía chilena ha apuntado a que el crimen se orquestó desde Caracas y tuvo un móvil político. “Evidentemente una violación de la soberanía por parte de cualquier país es un agravio mayor y sería gravísimo”, sostuvo Boric al ser consultado sobre la única tesis que baraja el Ministerio Público. “Las consecuencias de aquello, en caso de probarse, las evaluaremos y comunicaremos en su momento, no corresponde anticiparlas”, añadió en relación a la posibilidad de romper relaciones diplomáticas con el régimen chavista, como han apuntado algunos excancilleres de diferente signo político y la oposición.

En el encuentro de una hora con los corresponsales, Boric respondió preguntas sobre política interna, pero sobre todo externa. Tras unas semanas marcadas por intensos cruces diplomáticos entre Chile y Venezuela, el estado de salud del vínculo entre ambos países marcó gran parte de la conversación. El presidente de izquierda se ha diferenciado de otros líderes de la región en su condena explícita a las violaciones a los derechos humanos en el país caribeño, lo que le ha producido algunos roces con sus homólogos, como el presidente de Brasil, Lula de Silva, en mayo del año pasado en el encuentro multilateral celebrado en Brasilia.

Gabriel Boric en un encuentro este martes con corresponsales de medios internacionales en el Palacio de La Moneda.
Gabriel Boric en un encuentro este martes con corresponsales de medios internacionales en el Palacio de La Moneda.marcelo segura (Presidencia)

Preguntado sobre los costes que le ha traído esta demarcación –como la falta de voluntad de Venezuela para recibir a sus ciudadanos expulsados–, el mandatario chileno aseguró: “A la hora de defender principios como el respeto a los derechos humanos, mi convicción es que ningún costo es demasiado alto, pero en particular no creo que, como presidente, haya pagado mayores costos por aquello”. “Además”, continuó, “si hemos tenido diferencias con unos presidentes, las hemos conversado y creo que estamos avanzando en la misma dirección hoy día, en particular con el presidente Lula y el presidente [colombiano Gustavo] Petro”. Boric ha confirmado este martes una visita del mandatario brasileño a Chile y una llamada fijada con su homólogo colombiano, donde adelantó que hablarán de las elecciones presidenciales en Venezuela, que se celebrarán el 28 de julio.

Sobre la campaña previa a los comicios venezolanos, Boric afirmó que “evidentemente han habido señales que son preocupantes”. El presidente chileno se refirió en particular a las dificultades que tuvo para su inscripción la candidata opositora Corina Yoris, después de la inhabilitación de la primera opción, María Corina Machado. “Fue una señal preocupante, que fue la que manifestaron tanto el presidente Petro como Itamaraty [la sede del Ministerio de Exteriores de Brasil] a través de declaraciones respectivas. Nosotros compartimos esa preocupación”, apuntó.

El mandatario remarcó que Chile aboga activamente para sea una elección que cumpla con todos los estándares democráticos y que sea validada por observadores internacionales imparciales. “Espero que el candidato que se ha designado, Edmundo Gonzalez, pueda inscribirse sin problema y que se respeten todas las garantías constitucionales que le correspondan y pueda competir en igualdad de condiciones con el que sea el candidato del oficialismo, presumiblemente el actual presidente del ejercicio”, señaló en el salón O’Higgins del Palacio presidencial, acompañado por su ministra portavoz, la comunista Camila Vallejo. “El Gobierno de Venezuela tiene una prueba de fuego en estas elecciones. El mundo está mirando, el mundo está atento”, advirtió.

Boric planteó que no se puede mirar “con complacencia” cuando las violaciones de los derechos humanos las lleva adelante alguien que “se supone es del mismo signo o familia política que uno”. “De hecho, es cuando ese estándar se eleva y nosotros debiéramos ser más consecuentes aún, porque desprestigia la propia causa”. Se refirió, sin embargo, a la percepción global de ser un líder de izquierdas distinto a los del resto de América Latina por sus condenas a las violaciones de los derechos humanos en países afines ideológicamente y dijo que no pretende erigirse “como una suerte de Papa infalible que apunte con el dedo”, porque en Chile también tienen problemas.

Uno de los desafíos que enfrenta el país sudamericano, vinculado en parte con la crisis venezolana, es el ingreso irregular de migrantes por su extensa frontera. “Cuando llegamos al Gobierno había un total descontrol en la frontera y hemos hecho esfuerzos y modificaciones por mejorar aquello, pero todavía falta. Esto es algo que no se soluciona de un día para otro”, sostuvo. Aseguró que, por un lado, el Gobierno debe mejorar las instalaciones y los pasos habilitados y reforzar la presencia del Estado en los lugares no habilitados por donde está pasando gente. Sobre esto último, remarcó que la última semana incrementaron un 40% la dotación de militares para recorrer la zona.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS Chile y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Sobre la firma

Antonia Laborde
Periodista en Chile desde 2022, antes estuvo cuatro años como corresponsal en la oficina de Washington. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_