Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación conforme a nuestra política de cookies

Una superproducción en cómic sobre la Revolución francesa

Florent Grouazel y Younn Locard lograron el Gran Premio del Festival de Angulema con ‘Revolución I. Libertad’, que reconstruye el verano de la toma de la Bastilla en 1789

Viñeta de 'Revolución' de Florent Grouazel y Younn Locard.EDITORIAL PLANETA

Desde que los efectos digitales se apoderaron de las películas, resulta difícil hablar de superproducciones, porque el ordenador lleva a cabo una parte muy importante del trabajo. Los actores interpretan casi siempre sobre un fondo verde que luego se rellena con todo tipo de paisajes y criaturas generados por ordenador. El resultado de esa extraña mezcla es lo que llega a la pantalla. La parte artesanal de filmes como Cleopatra o los efectos especiales caseros de Ray Harryhausen se han quedado por el camino. Sin embargo, existe un arte en el que todavía se puede hablar de artesanía y de auténticas superproducciones: el cómic.

Aunque los creadores pueden recibir un poco de ayuda informática, dibujar un tebeo es todavía una labor sobre todo manual. Y, en algunos casos, deja boquiabiertos a los lectores. Es lo que ocurre con Revolución I. Libertad (Planeta Cómic, Traducción de Albert Agut Iglesias), el primer volumen de una serie de tres con la que Florent Grouazel y Younn Locard pretenden llevar al cómic la historia de la Revolución Francesa y por la que recibieron el Gran Premio del Festival de Angulema, el más importante galardón que se concede a una historieta. El resultado de este gigantesco fresco de París en el verano de la toma de la Bastilla, en 1789, representa un alarde de documentación y rigor histórico. No solo es bonito, entretenido, trepidante: su recreación de la capital francesa de finales del siglo XVIII y de acontecimientos históricos que forman parte de la imaginación colectiva de Europa resulta espectacular.

Los dos autores tardaron cinco años en dibujar su tebeo: se inspiraron no solo en una amplia documentación, sino también en Barry Lyndon, el filme de época que Stanley Kubrick rodó solo con iluminación natural o de velas para las escenas nocturnas, o incluso en mangas. Cada detalle está cuidado con realismo y precisión, desde la ropa hasta los escenarios en los que transcurre el relato: los salones de la corte, los barrios más pobres de la capital, la asamblea en la que se celebran los Estados Generales o las tiendas de los comerciantes. Grouazel y Locard han consultado archivos, pero también las primeras fotografías del París del siglo XIX y el color sepia de estas se ha colado en numerosas viñetas.

Viñetas de 'Revolución' de Florent Grouazel y Younn Locard.EDITORIAL PLANETA

El enorme trabajo que han invertido sus autores en los fondos, en el dibujo de cada una de las viviendas, muebles, trajes, harapos, uniformes, calles o puentes de París confiere una densidad extraordinaria al cómic. Los buenos tebeos históricos permiten contemplar y, a la vez, imaginar un momento del pasado. La fidelidad a la realidad, en una tradición que incluye a Hergé o Hugo Pratt, que eran unos obsesos de la documentación, forma parte del pacto con los lectores. Pero, al mismo tiempo, el relato, los dibujos, el punto de vista del dibujante, son pura subjetividad.

Pese a ser el acontecimiento central de la historia moderna de Francia y de que se han escrito miles de libros sobre él, todavía existen rincones de sombra en la Revolución Francesa y, sobre todo, interpretaciones enfrentadas. ¿Fue una matanza sin límites? ¿Un cambio de régimen inevitable? ¿El primer gran triunfo del pueblo? ¿El principio del fin del absolutismo en Europa? Incluso la jornada central de aquella revolución, convertida en la fiesta nacional francesa, se mantiene como un misterio. Éric Vuillard escribió en su novela 14 de julio (Tusquets), que reconstruye aquel día: “Hay que escribir lo que se ignora. En puridad, se desconoce lo que ocurrió el 14 de julio. Los relatos que poseemos son encorsetados o deslavazados. Hay que plantearse las cosas a partir de la multitud sin nombre. Y debe relatarse lo que no está escrito”.

Grouazel y Locard parten de esas dos ideas de Vuillard: retratan a la multitud sin nombre, porque los personajes que articulan el relato provienen de todas las clases sociales y se mueven arrastrados por la historia. Y cuentan lo que no está escrito. O, mejor dicho, lo dibujan. La toma de la Bastilla ocupa un espacio pequeño en su relato de 300 páginas (que tendrá 1.000 en total cuando se publiquen los tres tomos). El París del hambre (nunca el pan había sido tan caro como aquel verano), de la violencia, del hartazgo ante los privilegios de la nobleza, pero también la política y la prensa, son los grandes protagonistas de un tebeo inolvidable.

'Revolución I. Libertad'

Autores: Florent Grouazel y Younn Locard
Traducción: Albert Agut Iglesias
Editorial: Planeta Cómic, 2021
Formato: 336 páginas – 35 euros

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Es redactor jefe de Cultura en EL PAÍS. Ha pasado por las secciones de Internacional, Reportajes e Ideas, viajado como enviado especial a numerosos países –entre ellos Afganistán, Irak y Líbano– y formado parte del equipo de editorialistas. Es autor de ‘Una lección olvidada’, que recibió el premio al mejor ensayo de las librerías de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En