El informe PISA mide el efecto de la pandemia en América Latina: peor en matemáticas, lectura y ciencias

La mayor evaluación educativa internacional registra en la región indicadores por debajo del promedio

Una alumna escribe en el pizarrón durante el regreso presencial a las escuelas, tras más de un año de cierre por la pandemia de covid 19, en noviembre de 2022.Nayeli Cruz

La octava edición del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), el mayor informe de desempeño educativo del mundo, ha arrojado este martes resultados desalentadores para los países de América Latina. Los estudiantes de entre 15 y 16 años evaluados en la región mostraron un pero rendimiento en matemáticas, lectura y ciencias. Aunque con matices por países, la bajada es producto de los efectos que la pandemia ha tenido sobre el sistema educativo regional. Este año han participado de PISA 690.000 estudiantes de 81 países, de los cuales 38 integran la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), responsable del informe. Los exámenes se realizaron en 2022, con un año de retraso debido a la covid-19, en la primavera de 2022.

Este fue el desempeño de los estudiantes en los principales países de la región

México, la peor marca desde 2006

Los alumnos mexicanos tuvieron su peor desempeño en matemáticas, ciencias y lectura desde 2006. Las cifras sitúan a México en la posición 51 de los 81 países estudiados. En las tres materias valoradas, la mayor bajada de los estudiantes mexicanos se dio en matemáticas, en la que retroceden 14 puntos. Solo tres de cada 10 alumnos alcanzaron el nivel dos en esta materia, que consiste en representar matemáticamente situaciones sencillas como convertir precios a una moneda diferente. La cifra se queda corta en comparación con los otros 38 países miembros de la OCDE, en donde el 69% de los alumnos pasan esta prueba. En esta lista de naciones, México ocupa la antepenúltima posición, solo por encima de Costa Rica y Colombia.

Los mexicanos de menos de 15 años que realizaron la prueba se desempeñaron solo un poco peor en lectura en comparación con 2018, cuando se hizo el último informe, antes de la pandemia por la covid-19. Baja cinco puntos, de los 420 a los 415. Sigue la tendencia de la media de la OCDE, en la que también otros países latinoamericanos como Chile o Colombia sufren un retroceso similar en cuestiones como identificar la idea principal de un texto o extraer información relevante, informa Jorge Vaquero Simancas.

Colombia pierde puntos, pero menos que la OCDE

Colombia perdió puntaje en 2022 en las tres áreas educativas evaluadas en comparación con los resultados anteriores, que datan de 2018. El área en la que más descendió fue matemáticas, al pasar de 391 a 383 puntos (ocho puntos menos), seguida de lectura que bajó de 412 a 409 (tres menos). La de menor variación fue ciencias que pasó de 413 a 411 (dos menos). Sin embargo, la caída fue menor al bajón que han tenido los resultados promedio de las naciones que forman la OCDE.

La reducción de los alumnos colombianos fue de 17 puntos en matemáticas, de 11 puntos en lectura y de cuatro puntos en ciencias. En un comunicado en que el Ministerio de Educación analiza los datos, asegura: “El sistema educativo colombiano tuvo un comportamiento resiliente en las tres áreas del conocimiento evaluadas, dado que los resultados a nivel mundial decrecieron como era de esperarse luego de la emergencia sanitaria, pero el promedio del puntaje de Colombia lo hizo en menor proporción”, informa Greace Vanegas.

Estudiantes en su primer día de regreso a clases durante la pandemia de covid 19 en Bogotá, Colombia, el 31 de enero de 2022.Anadolu Agency via Getty Images

Chile, el mejor entre sus vecinos

Chile registró un puntaje inferior al promedio de los países de la OCDE en las tres, pero el más alto entre sus vecinos de América Latina. En matemáticas, el país sudamericano obtuvo 412 puntos, cinco puntos menos que en 2018. “El 44% de los estudiantes alcanzó al menos el nivel 2 de competencia en matemáticas, significativamente menos que el promedio de los países de la OCDE (69%)”, detalla el informe.

Los estudiantes más favorecidos superaron a los más desfavorecidos por 69 puntos, una diferencia menor que el promedio OCDE (93 puntos). En lectura, los estudiantes chilenos registraron 448 puntos, cuatro menos que en 2018 y la peor cifra en la última década. Cerca del 66% alcanzó el nivel 2 o más, por debajo del promedio de la OCDE (74%). En ciencias naturales, los chilenos mantuvieron los 444 puntos registrados en la última medición y superaron a sus pares latinoamericanos. El informe también señaló que entre 2018 y 2022 “la brecha entre el 10% de los estudiantes con puntuaciones más altas y el 10% de los estudiantes más débiles se redujo en matemáticas, no cambió significativamente en lectura y se amplió en ciencias”, informa Antonia Laborde.

Brasil, entre los 20 peores en matemática y ciencias

En Brasil duele, y mucho, que la vecina Argentina atesore cinco premios Nobel mientras el gigante de Sudamérica siga sin estrenarse en ese honor planetario. También duelen los resultados del informe PISA porque suelen ser bastante malos. Está entre los 20 peores países en matemáticas y ciencias. En esta edición, el alumnado brasileño ha empeorado en las tres áreas, sobre todo en matemáticas, con una caída de cinco puntos, de 384 a 389.

Ante la tentación de consolarse con que la caída ha sido menor que en los países que suelen encabezar el ranking mundial, un especialista brasileño ha aclarado: “Brasil ha tenido un desempeño tan malo [en PISA] en la última década que no había mucho espacio para empeorar”, escribe en el diario Estadão Guilherme Lichand, profesor de educación en la Universidad de Stanford (EEUU). Siete de cada diez alumnos brasileños no saben comparar la distancia entre dos rutas alternativas. En lectura, caen 2,5 puntos; y en ciencias, 0,6, informa Naiara Galarraga Gortázar.

Una maestra da clase a sus alumnos, en una escuela de educación primaria de São Paulo, en Brasil, en marzo de 2021.Toni Pires

Argentina, a mitad de tabla

Siete de cada diez estudiantes argentinos están por debajo del nivel mínimo exigido en matemáticas. En lectura y ciencias, sólo han adquirido los conocimientos básicos la mitad de los alumnos del país. Los resultados PISA muestran a Argentina en el puesto 66, es decir, a mitad de la tabla de América Latina, pero por detrás de otros grandes países de la región como Chile, Uruguay, Costa Rica, México, Perú y Colombia. A nivel interno se mantienen diferencias significativas entre regiones, con la ciudad de Buenos Aires y la provincia de Córdoba destacadas a la cabeza.

Los datos de Argentina muestran que el desempeño de los estudiantes de secundaria se mantuvo casi sin cambios desde la última evaluación, en 2018, pese al prolongado cierre de las escuelas durante la pandemia de covid-19 en 2020 y principios de 2021. Sin embargo, la caída de los demás lo hizo mejorar ligeramente en el ránking global. Argentina quedó ahora en el puesto 66 en matemática frente al puesto 71 que había obtenido en 2018, en lectura pasó del puesto 63 al 58 y en ciencias del 65 al 60.

La necesidad de aumentar la calidad educativa ha estado presente en la agenda política de este 2023 marcado por las elecciones presidenciales. Tras conocer los resultados, el ministro de Educación argentino, Jaime Perczyk, subrayó que el gran desafío es lograr que los estudiantes mejoren sus niveles de aprendizaje: “Para mejorarlos hace falta garantizar que haya clase todos los días, todas las horas y durante más años”. El ministro pidió también garantizar que todos los niños vayan al jardín de infantes antes de la primaria y aumentar las horas de clase, informa Mar Centenera.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Más información

Archivado En