Italia

Matteo Renzi: “Si Conte quiere plenos poderes como Salvini, haremos caer al Gobierno”

El líder de Italia Viva advierte en esta entrevista que si el primer ministro no somete al Parlamento la gestión de los fondos de la Unión Europea le retirará su apoyo y propiciará una crisis

Matteo Renzi, este miércoles en Roma, en un programa televisivo.ANGELO CARCONI / EFE

Matteo Renzi (Florencia, 45 años), ex primer ministro y líder de Italia Viva, encabezó hace un año y medio un histórico asalto político en mitad del verano que descabalgó a Matteo Salvini del Ejecutivo y propició un nuevo Gobierno en Italia. El florentino, el mejor en este tipo de movimientos de ajedrez parlamentario, aceptó que Giuseppe Conte encabezase otra vez el nuevo artefacto. Hoy, sin embargo, amenaza con usar su fuerza parlamentaria (30 diputados y 18 senadores) y mandarle a casa si el primer ministro no cede y cambia radicalmente la estructura que ha diseñado para distribuir los 209.000 millones de euros de fondos europeos que recibirá Italia. La situación es crítica y llega en el peor momento. Pero Renzi está dispuesto esta vez a llegar hasta el final. Si tumba al Gobierno, opina en una entrevista telefónica con EL PAÍS justo la mañana después de su duro ataque a Conte en el Senado, no habría dificultad en formar otro Ejecutivo.

Pregunta. Usted advirtió el miércoles al primer ministro en el Senado de que tumbará el Gobierno si no da marcha atrás en su decisión de confiar la gestión de fondos de recuperación europeos a una task force liderada por seis directores generales. ¿Cree que le hará caso?

Respuesta. Creo que dará marcha atrás. Él fue nombrado presidente del Consejo de Ministros después de que hace un año y medio hiciésemos una operación en el Parlamento contra Salvini. Y fue una operación preciosa porque, entre otras cosas, el Movimiento 5 Estrellas (M5S), que estaba contra Europa, hoy es europeísta e intenta entrar en el grupo de Emmanuel Macron (Renew Europe). Eso es una obra maestra táctica. El primer ministro ha trabajado para avanzar en la pandemia. Y en algunas cosas lo ha hecho mejor que en otras. Pero no se puede aceptar que en nombre de la emergencia, 10 meses después de su inicio, se arrogue todos los poderes del Estado para gastar esos 200.000 millones. No quitamos a Salvini para esto.

P. Italia Viva, su partido, tiene ahora mismo la llave de este Ejecutivo. ¿Hará caer al Gobierno si Conte no da marcha atrás?

R. Sí, en el sentido de que esto no es un problema de puestos, como me ofrecieron. No puedo aceptarlo. El mecanismo de debate de las reglas institucionales no puede ser compensado con un pequeño acuerdo. Italia Viva es un pequeño partido, pero somos decisivos para el Gobierno. Si Conte quiere plenos poderes como pidió Salvini, yo digo no. Es un problema de respeto a las reglas. Y en ese caso nosotros retiraremos el apoyo al Gobierno.

“Si fuera necesario necesario, se dan los números en el Parlamento para formar otro Gobierno”

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

P. Esta vez hay una parte del Partido Democrático (PD) y de la oposición que están con usted. ¿Cree que tiene su apoyo en esto?

R. Muchos de los que en público se distancian de mí reconocen en privado que nuestras críticas son justas y auténticas. Por eso espero que Conte se detenga. Es él quien va ahora en dirección contraria por la autopista. Si recupera la lucidez, frena esta medida absurda, estamos dispuestos a razonar sobre la cuestión.

P. ¿En qué sentido?

R. Tenemos 200.000 millones de euros, pero no sabemos quién ha decidido cómo gastarlos. Solo ha aparecido un documento que dice cosas como: “Para el turismo, 3.200 millones de euros”. El turismo es crucial par Italia. Nuestros amigos españoles estarán contentos si solo invertimos esa cantidad. Pero es absurdo que un país como el nuestro, con el patrimonio cultural y la capacidad de atraer visitantes, invierta el 1,5% de esos fondos en este sector. ¿Pero quién ha decidido esta locura? Y eso es solo una parte.

P. ¿No ha habido ninguna discusión en el Consejo de Ministros?

R. ¡No! Y esto habla de la improvisación reinante. No han hablado con los alcaldes, con los sindicatos, con los empresarios, con el tercer sector… Es como si hubieran perdido la cabeza. Un técnico en el Palacio Chigi [sede del Gobierno] ha decidido de noche cómo gastar 200.000 millones que son nuestra última gran oportunidad para pensar en el futuro de nuestros hijos.

R. ¿Cuál es su análisis?

R. No lo sé, yo soy un ex primer ministro que sirvió a su país por un tiempo y hoy es parlamentario. No tengo ganas de polemizar, pero no puedo aceptar que nadie en mi país intente arrogarse plenos poderes. Cuando lo intentó Salvini, me levanté en el Parlamento y dije “no”. Ahora, no haré algo distinto.

P. ¿Le parecen comparables?

R. Salvini lo hizo en bañador y con un mojito en la mano y Conte, con chaqueta y corbata en un despacho.

No aceptaré cargos a cambio de nuestro apoyo, no seré ministro”

P. ¿Pone una fecha límite para resolver esta crisis?

R. Depende de él. Tiene que detenerse, pedir disculpas y volver a empezar.

P. Si el Gobierno cayese, el Palacio del Quirinal [sede de la Presidencia de la República] ya ha dejado saber que se inclina por convocar elecciones. No permitirá otras operaciones.

R. Mire, el Quirinal en Italia no habla. Eso son fuentes atribuidas de quienes quieren que diga una determinada cosa. Pero en Italia, el sistema implica que el presidente de la República debe verificar si existen los números en el Parlamento para formar otro Gobierno. Y si los encuentra, se hace. En caso contrario, se va a elecciones.

P. ¿Y usted cree que se dan esos números?

R. Yo creo que sí. Pero antes de llegar a eso, me gustaría que el presidente del Consejo recuperase la tranquilidad y viniese al Parlamento para cambiarlo todo.

P. Italia atraviesa una situación crítica: sanitaria, económica y social. ¿Le parece prudente liderar una operación así?

R. Lo ideal sería que se vaya adelante con esta mayoría y este Gobierno. Pero no a cualquier precio. Hay que ser muy claro con los 200.000 millones del fondo de recuperación.

P. Si los números no cuadrasen, ¿usted vería con buenos ojos que en una nueva mayoría entrase también Forza Italia?

R. Forza Italia es un partido europeísta que pertenece al Partido Popular Europeo (PPE) y que debe aclarar cuál es su relación con Salvini y [Giorgia] Meloni [de Hermanos de Italia]. La derecha italiana está dividida entre soberanistas y populares. Pero los soberanistas, a diferencia de España, son más numerosos. Yo no creo que Berlusconi y Salvini rompan nunca.

¿Forza Italia en el Gobierno? Berlusconi no romperá con Salvini”

P. ¿Qué tipo de primer ministro querría usted si cae el Gobierno?

R. El de hoy se llama Giuseppe Conte y le sugiero que se concentre bien porque deberá presidir el G20 en un momento importantísimo. El mundo posvirus y el retorno de EE UU a la mesa del multilateralismo. Que haga eso en lugar de pedir plenos poderes.

P. Ya, pero si usted tumba el Gobierno, como amenaza ahora, habrá que elegir a un primer ministro. ¿Vería con buenos ojos a alguien del PD como Nicola Zingaretti?

R. No hago quinielas. Esto no es una cuestión personal, insisto.

P. ¿Ha hablado con Conte en las últimas horas?

R. Fui a verlo al Palacio Chigi y le pedí que hiciéramos un trabajo serio juntos. Cuando presentó luego el proyecto, le respondí que su visión está contra la filosofía que debería ser justa para Italia. No hemos podido vernos más físicamente.

P. ¿Le ha ofrecido alguna cosa para cesar la amenaza?

R. Los sherpas se han encontrado para trabajar. Pero yo no puedo y no quiero utilizar una batalla de principio para pedir puestos. Es evidente que yo tendría todo el interés en hacerlo, pero no es una batalla para mi partido, sino para mi país.

P. ¿Usted aceptaría una cartera si hay remodelación de Gobierno en enero?

R. No volveré al Consejo de Ministros. Es una batalla por las ideas, y eso me hace fuerte.

Archivado En:

Más información