Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los taxistas cortan Buenos Aires contra Uber

La protesta, avalada por el Gobierno, genera un caos de tránsito en la capital argentina

Los taxistas de Buenos Aires bloquean las calles por la llegada de Uber.
Los taxistas de Buenos Aires bloquean las calles por la llegada de Uber.

Uber ha encontrado una feroz resistencia en Argentina. A sólo tres días de lanzar su servicio de transporte sin poseer habilitación, los taxistas de Buenos Aires bloquean hoy la ciudad con cortes simultáneos en 25 esquinas neurálgicas. La movilización cuenta con el aval del Gobierno local, que declaró ilegales las operaciones de Uber y ha comenzado a multar a sus conductores. El gremio ha recibido incluso el respaldo explícito del presidente argentino, Mauricio Macri: "Valoro la posición del gobierno de la ciudad de defender a nuestros taxistas, que son un símbolo de la Argentina". En la acera de enfrente, las más de 20.000 personas que ya se han descargado la aplicación y quieren disfrutar de los precios más bajos que ofrece Uber, que ya funciona en 400 ciudades en todo el mundo y en 30 de América Latina. Macri admitió que la prohibición choca con el avance de la tecnología, pero señaló que la adaptación debe ser "de la manera más gradual posible para cuidar a todos los argentinos".

"Fuera Uber" es la consigna más repetida en las pancartas amarillas que exhiben los taxistas que protagonizan la protesta. "Vamos a cortar una hora, pedimos disculpas, pero Uber nos obliga a hacer esto", dice a los medios el secretario general de la Federación Nacional de Conductores de Taxis, José Ibarra. El riesgo de que se pierdan puestos de trabajo y la competencia desleal de una compañía que no se adapta a las leyes locales son las principales quejas de los taxistas. "Seamos todos Uber entonces, no paguemos impuestos y chau", señala Óscar, uno de los taxistas que cortan los carriles laterales de la avenida porteña 9 de julio.

No es un buen día para tener prisa en Buenos Aires. Con bocinazos, algunos conductores se desesperan por los cortes, que se suman a la lluvia en las complicaciones del tránsito. Otros, más pacientes, justifican a los taxistas y comparan a los conductores de Uber con los "manteros", los vendedores que ofrecen su mercancía sin licencia en las aceras de la ciudad. Las diferencias se reproducen también en las redes sociales: el choque #TaxisvsUber copa hoy Twitter en Argentina y partidarios y detractores del nuevo servicio defienden a los suyos casi con la misma intensidad que un Boca-River.

Uber ofrece costos que rondan una reducción del 20% con respecto al taxi tradicional. La llamada "bajada de bandera", como se denomina al costo por acceder a uno u otro servicio, cuesta 20 pesos (1,33 dólares) en el taxi, contra 15 pesos (1 dólar) que es lo que ofrece Uber. Así, un viaje desde el Obelisco al Planetario puede oscilar en los 75 pesos (5 dólares) mientras que utilizando la plataforma saldrá 60 pesos (4 dólares). De esta manera, la nueva aplicación retrotrae los valores del transporte hasta enero, antes del último aumento que fue, casualmente, del 20%.

"La posición que tiene la Ciudad con respecto a Uber es que hay que cumplir la ley, la cual requiere una serie de requisitos para poder llevar pasajeros y garantizar su seguridad", subrayó el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta en declaraciones a la prensa dos días atrás. "No tenemos nada en contra ni a favor de nadie. Nosotros estamos totalmente a favor de la modernidad pero de la modernidad que cumpla con la ley", explicó Larreta, y aseguró que "quien se adecue a las normas va a poder llevar a pasajeros por la ciudad; y quien no se adecue, no".