Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramón Morla, granjero de última generación

Cuando la sostenibilidad en una granja se encuentra con la responsabilidad y la eficacia

ramon morla
A la derecha, Ramón Morla, propietario de la explotación lechera More Holstein.

Los granjeros han luchado durante siglos por conseguir una mayor eficacia en sus explotaciones y la ciencia, en los últimos tiempos, ha venido en su ayuda. Inseminación artificial, transferencia de embriones, alimentación sistematizada, etcétera. Sabemos que el futuro de la alimentación pasa por la tecnología. Pero también sabemos que no puede ser a cualquier precio. El planeta no lo permite, ni nuestra conciencia tampoco. A la eficacia de las granjas, tan necesaria, hay que añadir necesariamente, por la supervivencia de todos, dos conceptos necesarios: sostenibilidad y responsabilidad.

¿Qué es la sostenibilidad? 

Se puede decir que, para la industria alimenticia, la sostenibilidad es la capacidad de satisfacer las necesidades de las actuales generaciones sin comprometer la habilidad de las siguientes para satisfacer sus necesidades futuras. 

De entrada, sostenibilidad y eficiencia pueden parecer dos conceptos antitéticos. La buena noticia es que no lo son, ni mucho menos. Ramón Morla, granjero de segunda generación, propietario de la explotación lechera More Holstein en el pueblo de Bétera (Valencia) lo demuestra cada día con su trabajo. La sostenibilidad, en su opinión, es un complemento perfecto -y necesario- de la eficacia. "Eficacia es la palabra clave, es cierto", explicó Morla en el encuentro The love behind food, organizado por Danone los pasados ocho y nueve de mayo en Barcelona. "Pero pronto te das cuenta de que si buscas la sostenibilidad al final te vuelves más eficaz. Es decir, produces más y generas más ganancias". 

The love behind food ha sido un evento con el que Danone ha querido celebrar sus primeros cien años, y hacerlo además de una manera activa. Invitando a ponentes de todas las áreas y especialidades para que debatan sobre alimentación, salud, educación y, por supuesto, sobre sostenibilidad. Ramón Morla fue uno de los participantes. 

"Hace años las directivas europeas y una bajada en la demanda de leche me obligaron a deshacerme de muchos animales". Efectivamente, hasta 2015, Bruselas imponía un cupo de producción lechera. "Las vacas que quedaron disfrutaron de más espacio en nuestra granja. Ya tenían nueve metros por cabeza para cada una de ellas, considerado más que suficiente por la normativa europea. Pero las que quedaron pasaron a tener 16 metros cuadrados. Para mi sorpresa, la producción no bajó con la disminución de animales. Al contrario, produjimos más leche con menos animales". El descubrimiento de Ramón Morla es sencillo: si sus animales están tranquilos y confortables, si tienen espacio para caminar y descansar, entonces producen más. El confort, descubrió el granjero, tiene un retorno económico. 

Y ya no se detuvo ahí. El calor es muy duro para los animales. Entonces Ramón, que realiza un viaje al año de formación, para informarse de las últimas novedades en su sector, aplicó un sistema de refrigeración que había descubierto en Israel. "En Bétera, donde el termómetro sube mucho en verano, los animales se estresan durante los meses de calor. Pero hemos conseguido que estén mucho más cómodos con este sistema de duchas". El sistema funciona en ciclos de cinco minutos, donde el animal se humedece de una manera racional, sin causarle tensión. "humedecemos a cada animal durante 45 minutos, seis veces al día, y así minimizamos el malestar cuando hay altas temperaturas", explica el ganadero.

Todos estos desvelos, acompañados de una búsqueda de una mayor eficacia energética, y de un menor impacto medioambiental de su explotación, surgen en realidad del deseo de incrementar la producción. De ser un negocio sostenible. Y también de la responsabilidad frente al planeta. Por todo ello Danone ha otorgado a esta empresa familiar, que lleva medio siglo instalada en Bétera, el premio al Bienestar Animal. La granja More Holstein, de Ramón Morla, que trabaja en exclusiva para Danone, cuenta con 3.500 cabezas, de las que unas 2.000 vacas se encuentran en producción en una extensión de 30 Hectáreas, mientras que otras doscientas hectáreas de campo están dedicadas al cultivo del forraje. La empresa factura unos ocho millones de euros al año. 

El bienestar animal es un elemento clave en la relación de Danone con las granjas lecheras que le proporcionan la materia prima. Danone trabaja con productores de proximidad, leche suministrada en España por 250 granjas repartidas por todo el territorio, entre las que se encuentra, por supuesto, la de Ramón Morla. 

Todas estas explotaciones cumplen con el protocolo de bienestar animal desarrollado por Danone junto a la asociación Compassion in the World Farming (CIWF) y el Instituto de Investigación y Tecnología Alimentaria (IRTA), recientemente ratificado por AENOR (Agencia Española de Normalización y Certificación). 

Porque, como se recalcó en el encuentro The love behind food, esta empresa centenaria se mantiene fiel a la visión de Isaac Carasso, su fundador, que hace cien años empezó a comercializar el primer yogur Danone en Barcelona. Una visión, como recalcó Emmanuel Faber, presidente y director general de Danone en el mundo, en la que "en la revolución alimenticia que viene, cada vez que comemos o bebemos estamos votando por el mundo que queremos".

El certificado B Corp, para Danone

La responsabilidad, junto con la eficacia y la sostenibilidad, demostrada por granjeros como Ramón Morla, es la tercera variable necesaria en la ecuación de la alimentación del futuro. El certificado B Corp, concedido a Danone España en 2017 y ratificado en 2019, señala, en este sentido, a las empresas responsables. Danone lo consiguió tras superar un riguroso análisis de todos sus procesos. Un análisis realizado por B Lab, entidad independiente y sin ánimo de lucro. La lucha por la responsabilidad, alrededor del Certificado B Corp, es un movimiento global imparable en estos tiempos confusos, La organización está formada por más de 2500 compañías en 50 países que opera en 130 sectores, y cuyo objetivo declarado es señalar aquellas empresas que, con su política, contribuyen a la construcción de una sociedad más equilibrada, sostenible y justa. O sea, una sociedad más responsable.

BuenaVida no se hace responsable ni comparte necesariamente las opiniones y/o datos expresados o difundidos a través de este artículo.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.