Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV investigará la privatización de oncología en La Marina Baixa

La diputada socialista Encarna Llinares criticó ayer la cesión al sector privado del tratamiento oncológico en la comarca de la Marina Baixa y anunció que pedirá "todo el expediente" por el que la Consejería de Sanidad ha adjudicado al hospital de Benidorm, controlado por la empresa Beanaca, la atención de enfermos de cáncer por tres millones de euros anuales. Los enfermos de cáncer del área 15 acuden tradicionalmente al hospital de San Juan porque el de La Vila Joiosa no dispone de atención oncológica, y ahora Sanidad ha cedido el servicio a un centro privado de Benidorm. El PSPV denuncia que esta adjudicación, que pretende investigar, es un paso más en la política de privatización sanitaria, después del plan de choque contra las listas de espera, el modelo del hospital de Alzira y la gestión privada de las resonancias magnéticas.

En ese sentido, "es llamativo que desde 2003 se estaba tramando esta adjudicación", denunció Llinares, quien reivindicó que los hospitales comarcales dispongan de servicios de oncología. Además, los servicios sanitarios cedidos al sector privado quedan "en pocas manos". La empresa Beanaca ya fue adjudicataria en el concurso de las resonancias magnéticas.

A juicio de la diputada autonómica del PSPV-PSOE, el Gobierno del PP "está priorizando por encima de todo a la sanidad privada" y "descapitalizando a la pública". Llinares consideró que en el caso de la Marina Baixa se produce "el agravante" de que se prevé un centro sociosanitario en Benidorm sin atención oncológica. La parlamentaria socialista destacó que las transferencias presupuestarias para los conciertos con el sector privado han crecido un 30% este año respecto de 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 2005