Guerra: "Zapatero ha resultado ser un Bambi no de peluche, sino de acero"

El presidente asegura que el Gobierno promoverá "cambios intensos" en la sociedad

"Alguno llegó a llamar a José Luis Rodríguez Zapatero Bambi, y me lo atribuyeron a mí. A los que eso hicieron yo les quiero decir que tal vez no se equivocaron, pero desde luego no ha resultado un Bambi de peluche, más bien parece de acero". Así se refirió el ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra al presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, sentado junto a él, en la presentación de su libro de memorias Cuando el tiempo nos alcanza, que abarca de 1940 a 1982 -en otra obra abordará el periodo de gobierno socialista presidido por Felipe González- y ha sido editado por Espasa Calpe. Entre los presentadores de la obra estuvo el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara Bosh.

Zapatero agradeció a Guerra su "exquisita actitud" desde que él fue elegido secretario general del PSOE, le atribuyó una importante contribución "al feliz alumbramiento del 14 de marzo" y aseguró que, al igual que en 1982, el Gobierno, ahora presidido por él, "cambiará intensamente esta sociedad".

Alfonso Guerra congregó en el Círculo de Bellas Artes a cientos de personas, que una vez terminado el acto de presentación le reclamaron durante largo rato que les firmara ejemplares del libro. Rodríguez Zapatero subrayó el papel del ex vicesecretario general del PSOE como uno de los impulsores del consenso en la transición a la democracia y en la elaboración de la Constitución de 1978. Ahora ha sido nombrado presidente de la Comisión Constitucional del Congreso quizá para que "intente recoger las aguas si se desbordan", según Rodríguez Zapatero.

El jefe del Ejecutivo elogió especialmente la parte del libro en la que Alfonso Guerra relata su infancia en una familia humilde, sus avatares de juventud y su trayectoria política hasta llegar a La Moncloa.

El ex vicepresidente aseguró que aún se pregunta si acertó "formando parte del Gobierno". Guerra atribuyó a un acto de "decencia y dignidad" su rebeldía contra "las humillantes desigualdades". Él y Zapatero coincidieron en que hay muchas semejanzas, en "ilusión" y ganas de cambio, entre la victoria electoral socialista de 1982 y la de 2004. Guerra reveló que atravesó un momento de desánimo cuando llevaba escrita la mitad del libro porque le diagnosticaron una "enfermedad grave".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En