_
_
_
_
_

Boric cambia de opinión y convoca al Consejo de Seguridad Nacional en medio de la crisis de seguridad

El presidente chileno toma la decisión tras una semana marcada por delitos violentos. Anuncia la creación de un Gabinete especial de seguridad

Gabriel Boric
Gabriel Boric, en un congreso en California (EE UU), en una imagen de archivo.CARLOS BARRIA (REUTERS)
Ana María Sanhueza

En medio de la crisis de seguridad sin precedentes que enfrenta Chile, el presidente de izquierdas, Gabriel Boric, ha anunciado este jueves que convocó para el próximo lunes 5 de febrero al Consejero de Seguridad Nacional (Cosena), un órgano consultivo, parte de la Constitución política que rige desde 1980, del que forman parte el mandatario, los presidentes del Senado, la Cámara de Diputados y de la Corte Suprema, además de los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, el director general de Carabineros y la contralora general de la República, que hoy es subrogante. Lo ha decidido luego de que desde diferentes sectores políticos se lo pidieran, aunque hasta ahora La Moneda se había resistido a la medida.

“El próximo lunes, y así se lo comuniqué a los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y al ministro (Álvaro) Elizalde, a la contralora y a los presidentes de las Cámaras del Congreso, he decidido convocar al Consejo de Seguridad Nacional, el Cosena, para poder recibir comentarios y aportes acerca de la mejor forma de implementación del proyecto de infraestructura crítica que actualmente está en tramitación en el Congreso Nacional y que nos permitirá contar con dotación militar donde haya que reforzar la acción de las policías”, dijo el mandatario. Agregó que espera que la reflexión que emerja del Cosena “sea recogida por las y los parlamentarios” y que así la iniciativa, que tiene complejidades, “pueda ver la luz a la brevedad”.

Boric ha realizado la convocatoria al Cosena tras su regreso de un gira al archipiélago de Chiloé, en el sur de Chile. Lo ha hecho en medio del anuncio de nuevas medidas para controlar la inseguridad pública, entre ellos un Gabinete especial de seguridad y el fortalecimiento del Plan calles sin violencia lanzado en abril por su Administración para enfrentar la delincuencia en los municipios con mayor concentración de delitos graves.

Ha sido una decisión que el presidente ha tomado tras una semana marcada por delitos violentos. Durante varios días, parlamentarios de distintos sectores, pero en especial de la oposición de derechas, habían pedido a su Administración que llamara a este Consejo luego que a fines de diciembre de 2023 Chile enfrentara una ola de homicidios. Sin embargo, el Gobierno de izquierdas lo había descartado, hasta ahora. “No da resultados, más que elaborar una opinión o un diagnóstico”, señaló hace un mes la ministra portavoz, Camila Vallejo.

El presidente ha hecho estos anuncios junto a la ministra del Interior, Carolina Tohá, desde el municipio de Estación Central, en Santiago, en el que el alcalde del oficialismo, Felipe Muñoz, ha pedido la intervención de militares ante la ola de violencia. Boric señaló que “derrotar la delincuencia, los delitos violentos, el narco y la proliferación de armas de fuego es una prioridad para mi Gobierno”. Y señaló que “todo el Estado” está trabajando “para quitarle espacio y terreno a quienes ponen en peligro a nuestra comunidad, generan temor a sus personas en el día a día y estamos haciendo un trabajo que es serio, que es de fondo y que necesariamente tiene que estar alejado de la pelea chica”.

“No queremos convertirnos en otros países de la región. Acá hay una amenaza clara y no minimizamos ni un segundo la sensación de inseguridad. No solo nos preocupamos, sino que nos ocupamos”, agregó el mandatario de izquierdas.


Luego del anuncio, el presidente de la Cámara de Diputados, el democristiano Ricardo Cifuentes, dijo que si en la reunión del Cosena del lunes se concluye que es necesario aprobar de emergencia algún proyecto de ley, en la Cámara de Diputados estarán “dispuestos a interrumpir el receso de febrero y realizar las sesiones extraordinarias que sean necesarias”.

En tanto, el presidente del Senado Juan Antonio Coloma, de la UDI, partido de la derecha tradicional, valoró lo convocatoria al Cosena y dijo que tiene claro que “hay un planteamiento específico de cómo avanzar en infraestructura crítica” y, que además, hay otros temas “indispensables de abordar en la lógica de la seguridad nacional”. “Estamos en una crisis muy profunda amenazada por el narcotráfico, el crimen organizado, la delincuencia, que requiere que los roles del Estado actúen en su máxima dimensión”.

El senador socialista, Juan Luis Castro, ha dicho también sobre el Consejo de Seguridad Nacional: “Valoramos que el presidente nos haya escuchado. Ahora convocado el Cosena se colocará como prioridad nacional el combate contra el crimen organizado. Esta crisis de seguridad se enfrentará con el país unido para recuperar la paz social y la protección de nuestras familias”.

“Las familias sienten miedo”

Boric reconoció que la Región Metropolitana de Santiago “vive un momento complejo” por “una ola de delitos violentos que, además, se han incrementado en estas últimas semanas”. “Las familias sienten miedo y tienen todo el derecho a esperar una acción más decidida del Estado”, dijo.

Varios hechos violentos han marcado los últimos días. Entre ellos, el homicidio el 27 de enero de dos agricultores que acababan de vender tomates en la feria de Lo Valledor, en Santiago. Cuando regresaban por la carretera, en Malloa, en la Ruta de la Fruta, fueron interceptados por cuatro delincuentes extranjeros, quienes los asesinaron tras robarles un bolso con sus ganancias. Fue a plena luz del día, frente al hijo de 16 años de una de las víctimas, herido de bala.

Ese mismo día, pero en la madrugada, dos monjas fueron tomadas como rehenes durante una hora, amarradas de pies y manos, en un convento ubicado a tres calles de la residencia del presidente Boric, en el barrio Yungay, en el centro de Santiago.

“A quienes cometen delitos, piénselo dos veces, porque tal como a quienes cometieron el vil asesinato de los agricultores, esas cuatro personas que están detenidas hoy día, a quienes cometieron un secuestro extorsivo en la región de Coquimbo, a una de las personas que cometió un portonazo en Ñuñoa, que están presas en este momento, a todos ustedes los vamos a encontrar y los vamos a meter tras las rejas”, dijo Boric.

Dentro de los anuncios a nivel nacional, el mandatario informó que en la zona sur de Chile, donde existe violencia rural, “vamos a incrementar la capacidad policial con dotaciones militares”. Y, para el norte, dijo que ampliarán el personal “para extender las capacidades de atención y control en los puestos fronterizos, lo que implica más recursos, que está conversado ya con la Dirección de Presupuestos y el Ministerio de Hacienda”. Esta última es una medida que se anuncia pocos días después de que el fiscal de la Región de Tarapacá, Raúl Arancibia, una zona el límite con Bolivia, y el alcalde de Colchane, Javier García, cuestionaran la debilidad de la frontera.

La última sesión del Cosena fue convocada por el expresidente Sebastián Piñera (2010-2014; 2018-2022), de la derecha tradicional, el 8 de noviembre de 2019, pocos días después de que el día 19 comenzara el estallido social. Entonces fue una iniciativa criticada por algunas autoridades, como fue el caso del excontralor Jorge Bermúdez, quien dejó su cargo el pasado 17 de diciembre tras terminar su gestión. En una entrevista con EL PAÍS, el abogado recordó que discrepó, pues la revuelta social no le parecía una “una crisis institucional” ni “una situación de guerra”, sino “un problema de orden público interno”. Y añadió que el Consejo de Seguridad Nacional le recordaba el periodo de Augusto Pinochet (1973-1990): “Ver a los comandantes en jefe sentados en el Cosena me recordó mucho la época de la dictadura. De hecho, dije: ‘Esto corresponde a una época aciaga de nuestra historia reciente”.

Durante este jueves, la directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Consuelo Contreras, señaló a CNN que les preocupa que, tras el anuncio de la convocatoria al Cosena, haya una restricción de derechos. “Me imagino que tiene que ver con la grave situación de violencia, delincuencia y seguridad que está viviendo el país”, dijo.

“Vamos a mirar con atención cómo se va a resolver y qué es lo que se va a plantear en el Cosena, cuáles van a ser las medidas que se van a tomar, porque siempre nos preocupa que por mayor seguridad haya restricción de derechos y de libertades”, agregó Contreras.


Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS Chile y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Sobre la firma

Ana María Sanhueza
Es periodista de EL PAÍS en Chile, especializada en justicia y derechos humanos. Ha trabajado en los principales medios locales, entre ellos revista 'Qué Pasa', 'La Tercera' y 'The Clinic', donde fue editora. Es coautora del libro 'Spiniak y los demonios de la Plaza de Armas' y de 'Los archivos del cardenal', 1 y 2.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_