_
_
_
_

Aramco, la petrolera más grande del mundo, desembarca en Sudamérica con la compra de la chilena Esmax

La operación aún debe ser aprobada por los organismos antimonopolios de Chile

Aramco
Personal de seguridad al inicio de la conferencia de prensa de Aramco en el Centro de Conferencias Plaza en Dhahran, Arabia Saudita.Hamad I Mohammed (REUTERS)
Antonieta de la Fuente

La empresa petrolera saudí Aramco, la más grande del mundo en su sector y la tercera compañía de mayor valor a nivel global, ha desembarcado en Chile tras la compra del 100% de Esmax Distribución SpA, que opera la distribuidora de combustibles Petrobras en el país sudamericano. Es la primera incursión de la firma de Arabia Saudita, que tiene un valor de 2,19 billones de dólares, en el mercado minorista sudamericano.

La transacción fue informada este viernes por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), el órgano chileno que supervisa el mercado de valores en Chile. La propiedad de Esmax estaba en manos de Southern Cross Group, una empresa de capital privado centrada en Latinoamérica, que controlaba las estaciones de Petrobras a través del fondo de inversión Ameris Private Equity Fund. La presencia de Esmax en Chile incluye estaciones minoristas de combustible, operaciones aeroportuarias, terminales de distribución de combustible y una planta de mezcla de lubricantes.

El ingreso de Aramco en el país sudamericano marca la entrada del gigante saudí en la región, con miras a seguir expandiéndose en otros países. Además, la transacción permitirá a la petrolera asegurar puntos de venta para sus productos refinados y desbloquear nuevas oportunidades de mercado para los lubricantes de la marca Valvoline, luego de la adquisición por parte de la estatal saudí del negocio de productos globales Valvoline Inc. en febrero de este año.

“Este acuerdo es otro hito en nuestra estrategia para hacer crecer la presencia de Aramco a nivel mundial y expandir nuestros negocios minoristas, de lubricantes y comerciales. Estamos entusiasmados con las oportunidades que presenta, creando sinergias con nuestros amplios sistemas comerciales y de fabricación. Además, crea una plataforma para lanzar la marca Aramco tanto en Chile como en Sudamérica de manera más amplia, desbloqueando un potencial significativo para capitalizar nuevos mercados para nuestros productos. Esmax es una empresa bien administrada en Chile con más de 100 años de experiencia con activos de calidad y potencial de crecimiento”, fueron las palabras de Mohammed Y. Al Qahtani, presidente de Aramco Downstream. Agregó: “Estamos entusiasmados de que la destacada gente de Esmax se una a la familia Aramco mientras continuamos ejecutando nuestra estrategia”.

Jaime Besa, socio de Southern Cross Group., dijo que “la entrada de Aramco a Chile refleja la confianza que Arabia Saudita deposita en el país al usarlo como punta de lanza para su expansión sudamericana, generando además una oportunidad para promover los lazos entre ambos países”.

El acuerdo entre Southern Cross y Aramco establece que la chilena dejará en su poder 95 sitios inmobiliarios donde operan las estaciones de servicio, que arrendará a la saudí bajo contratos de largo plazo. Además, mantendrá en su propiedad la instalación de almacenamiento de combustible para aviones ubicada en el aeropuerto internacional de Santiago.

En todo caso, la transacción aún debe pasar el filtro de las autoridades antimonopolio en Chile. Así lo aclaró el gerente general de Esmax Distribución SpA, Carlos Larrain Mery, quien explicó que la venta está “sujeta a condiciones habituales para este tipo de operación, tales como la obtención de las aprobaciones de las autoridades de libre competencia pertinentes, incluida la Fiscalía Nacional Económica (FNE)”. Las partes involucradas estiman que esta etapa podría estar despejada dentro del cuarto trimestre de 2023.

Los montos de la operación aún no han sido revelados, pero según información entregada por el diario chileno La Tercera en 2022, Southern Cross buscaba recaudar al menos unos 900 millones de dólares a través de la venta de Esmax. La compañía latinoamericana tenía a la venta su negocios de combustible al menos desde junio del año pasado a través de un mandato entregado a Bank of America. De esta manera, Southern Cross esperaba liquidar uno de los negocios que más había hecho crecer de su portafolio de inversiones en los últimos años, desde que comprara los activos de Petrobras en 2016 en 470 millones de dólares. En 2022, Esmax registró ingresos equivalentes a 2.500 millones de dólares y una ganancia de 57,7 millones de dólares.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Antonieta de la Fuente
Es periodista de EL PAÍS en Chile, especializada en negocios y economía. Ha trabajado en los principales medios escritos del país, como 'Qué Pasa', 'La Tercera', 'Diario Financiero', 'La Segunda' y 'Revista Capital' de la que fue editora general entre 2013 y 2019.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_