Condenado a 12 años de cárcel el carabinero que dejó ciega a una mujer en las protestas de 2019 en Chile

La víctima, Fabiola Campillai, que ahora tiene 39 años y ocupa un escaño en el Senado desde marzo pasado, afirma que “ni 100 años hubiesen reparado lo que él hizo”

Fabiola Campillai, este martes en Valparaíso tras escuchar la condena al policía que la dejó ciega en 2019.
Fabiola Campillai, este martes en Valparaíso tras escuchar la condena al policía que la dejó ciega en 2019.RODRIGO GARRIDO (REUTERS)

Hace casi tres años, durante el estallido social de 2019, la chilena Fabiola Campillai, de 36 años, recibió un impacto de una bomba lacrimógena en su rostro, que la dejó ciega. Ocurrió cerca de su casa, en la zona sur de Santiago de Chile, San Bernardo, cuando salía a trabajar junto a su hermana. Campillai no participaba de las manifestaciones. Este miércoles, tras casi cuatro meses de juicio, los tribunales de Justicia sentenciaron a 12 años y 183 días de cárcel al excapitán de Carabineros, Patricio Maturana, por el delito de “apremios ilegítimos con resultado de lesiones graves gravísimas”. La víctima, que luego de los hechos postuló al Senado y desde marzo se desempeña como parlamentaria independiente, se declaró “feliz” con la sentencia. “Ni 100 años hubiesen reparado lo que él hizo”, dijo tras conocer el veredicto final contra el exoficial, que hoy tiene 39 años, al igual que la senadora.

La sentencia coincide con los años de cárcel pedidos por el Ministerio Público para Maturana. “Es un reconocimiento a la prueba que presentó el Ministerio Público en el juicio y que llevó a la convicción del tribunal de que estos delitos se encontrarían acreditados”, aseguró la fiscal Paola Zárate. Campillai se mostró satisfecha: “Son 12 años los cuales va a pagar por lo que me hizo. Por haberme cegado y quitado mi vida. Estoy feliz, contenta y el llamado a nuestros compañeros es a no bajar los brazos. Hay justicia para todos”.

Tanto su caso como el de Gustavo Gatica, que también quedó completamente ciego, fueron los más simbólicos entre las decenas de víctimas de lesiones oculares en el marco de la represión policial de hace tres años. Hace una semana, en una entrevista con la televisión nacional pública TVN, el excarabinero relató que el 26 de noviembre de 2019 “salió a trabajar, no a dañar”. En su primera aparición en un medio de comunicación tras los hechos, Maturana relató que nunca tuvo una capacitación para el uso de un arma disuasiva, lo que fue un error grave por parte de la institución policial. En medio del estallido social violento, muchos policías fueron sacados de sus labores administrativas para ejercer labores en la calle. “Teníamos una carga laboral de aproximadamente 16 horas diarias y, psicológicamente, hubo un momento en que no di más”, recordó en TVN.

Para la fiscal, sin embargo, Maturana, “abusando de su cargo y con el propósito de proferir dolor, efectúa un disparo con la carabina, lanza gases que portaba, presentando diversas fracturas de huesos de cara y cráneo”, contra Campillai, “que provocaron su ceguera total y pérdida del sentido del olfato, así como diversas secuelas físicas y estéticas notorias”.

El excarabinero permanecerá en arresto domiciliario total hasta que se ejecute la sentencia. La senadora, en tanto, que ejercerá hasta marzo de 2030 en la Cámara Alta chilena, presentó una demanda civil por daño moral contra el Estado, por una suma de unos dos millones de dólares. Cuando el Consejo de Defensa del Estado (CDE) solicitó rechazarla, Campillai señaló en agosto pasado que “no hay suma de dinero que supla o compense cabalmente el dolor”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS