Despertaron del Supermartes y Gabbard seguía ahí

La polémica congresista por Hawai no ha dado muestras de querer abandonar la carrera demócrata pese a sus pésimos resultados

La candidata demócrata Tulsi Gabbard, en Detroit este martes.
La candidata demócrata Tulsi Gabbard, en Detroit este martes.Bill Pugliano / Getty Images

Tulsi Gabbard logró este martes un cometido que Elizabeth Warren no fue capaz: obtener un segundo puesto en al menos uno de los territorios que celebraron primarias. La precandidata demócrata se hizo con un delegado en Samoa Americana, un archipiélago de 55.000 habitantes en el Pacífico Sur, donde nació hace 38 años. Pero frente a los 61 que acumula Warren, ese es el único delegado que ha conseguido la congresista de Hawai en los 18 Estados que ya han votado para definir quién se enfrentará a Donald Trump en noviembre. Llegaron a ser más de una veintena los aspirantes, pero ahora solo quedan cuatro en carrera. Por eso es aún más llamativa la presencia de Gabbard al lado de los dos cabeza de lista Joe Biden y Bernie Sanders, y la senadora por Massachusetts.

Más información

La candidatura de Gabbard no ha estado exenta de polémica. Más bien se ha caracterizado por hacer ruido prácticamente solo cuando se mete en alguna controversia. La veterana de la guerra de Irak defiende el fin de la intervención estadounidense en “las guerras interminables” en Oriente Próximo y propone que Washington trabaje con el presidente sirio Bashar al-Assad y el presidente ruso Vladimir Putin para contrarrestar el aumento de terroristas vinculados con Al Qaeda en la zona. La nominada por los demócratas en 2016, Hillary Clinton, insinuó en un podcast mientras comentaba el programa de política internacional de Gabbard que creía que el Kremlin estaba preparándola para ser candidata y que era la “favorita de los rusos”, aunque nunca se refirió a ella con nombre y apellido. Gabbard demandó a la exsecretaria de Estado por 50 millones de dólares.

La aspirante a la Casa Blanca es una política poco ortodoxa. Renunció a la vicepresidencia del Comité Nacional Demócrata para apoyar a Bernie Sanders en las elecciones de 2016, pero los medios conservadores la defienden. Sus duras críticas a la política exterior durante la Administración de Barack Obama la convirtieron en una invitada recurrente de Fox News, la cadena de televisión favorita del presidente Donald Trump. En uno de los debates celebrados el año pasado, la senadora Kamala Harris disparó contra la precandidata millennial acusándola de haber pasado cuatro años criticando a tiempo completo a Obama en Fox News y de hacer ahora lo propio contra el partido. Harris lanzó su dardo después de que la representante de Hawai desde 2012 afirmara que la formación ya no le pertenecía “al pueblo”, sino al establishment.

La primera hindú en ocupar un escaño en el Capitolio es una defensora de los derechos reproductivos de la mujer y aboga por un seguro de salud universal. Los demócratas la critican por su dura oposición cuando se discutió el matrimonio gay y por haberse reunido en Siria con al-Assad en 2017. Por si faltaban ingredientes para desconcertar a sus compañeros de carrera, durante el juicio político a Donald Trump fue una de los cuatro demócratas que no apoyó a favor del “impeachment” contra el mandatario. La representante de Hawái votó “abstención” el pasado diciembre, argumentando que “no podía votar en buena conciencia sí o no" después de leer la documentación.

En el año de campaña demócrata se han retirado candidatos con mucho más apoyo y peso político que Gabbard. Varios que tuvieron su momento y se habló de que eran presidenciables. Sin embargo, la oriunda de Samoa Americana, que nunca ha logrado romper el techo del 2% en los sondeos, sigue ahí. Y por ahora, no ha dejado ver que tiene planes de moverse a ningún lado.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50