La sequía, el descontento social y la inflación limitaron las economías latinoamericanas en 2023: el horizonte de 2024 es similar

Analistas del sector privado y de organismos multilaterales coinciden en que el crecimiento de la región, con un incremento por encima del 2%, es insuficiente para reducir la pobreza

Barcos y casas flotantes en el río Negro durante una sequía en Manaos, estado de Amazonas, Brasil, el 16 de octubre.Edmar Barros (AP)

El crecimiento económico de América Latina sorprendió al alza este año, con una expansión estimada superior al 2%, pero, como suele ser con todo promedio, la cifra borra las diferencias que viven las dos economías más grandes frente al resto. El 2023 será recordado por el fenómeno de El Niño que trajo la...

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

El crecimiento económico de América Latina sorprendió al alza este año, con una expansión estimada superior al 2%, pero, como suele ser con todo promedio, la cifra borra las diferencias que viven las dos economías más grandes frente al resto. El 2023 será recordado por el fenómeno de El Niño que trajo la peor sequía desde 1944, así como la incapacidad de algunos países por contener la inflación y el impacto del descontento social prolongado que golpeó a la región.

Que el incremento en el Producto Interno Bruto (PIB) regional haya sido mayor a lo esperado tiene que ver, en gran parte, con que las expectativas eran muy bajas. El Banco Mundial (BM) expuso en su más reciente reporte que la región supo librar choques externos como la guerra en Ucrania mejor de lo anticipado. Pero el impulso sigue siendo anémico y la región será la que menos crezca en todo el mundo. Para un territorio que sumó casi cinco millones de personas a su población total este año, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), este crecimiento es insuficiente para reducir la pobreza y crear suficientes empleos.

Los países que destacan por sus altas tasas de crecimiento estimadas para este año son Panamá, con el 6%, Paraguay, con un 4,5%, y Costa Rica, con el 4,4%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Pero por su tamaño, estas pequeñas economías tienen menor peso en el promedio regional. El crecimiento de Brasil y México, estimado en un 3,1% y 3,2%, respectivamente, es el impulso que explica un promedio regional de 2% para este año. Del otro lado del espectro están Argentina, con una contracción esperada de -2,5% y Chile con -0,5%. Estos países, así como partes de Brasil, Bolivia y Uruguay, padecieron de la peor sequía desde 1944, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Los datos del tercer trimestre de este año apuntan, incluso, a una desaceleración. El crecimiento anual del PIB disminuyó al 1,8% en el tercer trimestre partiendo del 1,9% en el segundo trimestre debido a un crecimiento más débil en Brasil y contracciones en Colombia y Perú, escribieron analistas de la firma FocusEconomics, con sede en Barcelona, en su más reciente informe. “La economía de Argentina también se contrajo, aunque más levemente que en el segundo trimestre, a medida que los efectos de una sequía devastadora disminuyeron, mientras que Chile volvió a crecer en medio de un sector minero más fuerte”, apuntó la firma.

La sequía de 2023, provocada por el fenómeno meteorológico de El Niño, fue tan fuerte que países del cono sur que dependen de exportaciones de productos agrícolas vieron fuertes pérdidas. En un nuevo acuerdo entre el FMI y el Gobierno de Argentina acordado este año, la sequía fue un factor a considerar la capacidad de pago de intereses del país. “En política, la reciente victoria electoral de Javier Milei en Argentina presagia un cambio hacia políticas más favorables al mercado, aunque la gobernabilidad podría ser un desafío”, aseguraron. FocusEconomics estima otra contracción, de -1,4%, en 2024 y un repunte de 2,7% en 2025.

Para Colombia, donde el FMI prevé una contracción este año de -1,4%, la inflación fue un problema pegajoso este año. Mientras el resto de las grandes economías pares pudieron reducir sus tasas de interés cuando la inflación anual empezó a caer, el costo de vida en Colombia subió 10,5%, según el dato más reciente. “El crecimiento de la demanda interna se desaceleró ante una inflación de dos dígitos y las tasas de interés más altas desde la década de 1990″, señaló FocusEconomics. Este año también el país vio reflejado en el precio de sus bonos soberanos el riesgo de que el presidente, Gustavo Petro, implementara ambiciosas reformas al sistema de pensiones, entre otras. Este riesgo parece haber disminuido. De acuerdo con el FMI, Colombia crecerá 2% en 2024.

El descontento social prolongado en Perú, país que ha caído en crisis políticas intermitentes desde 2019, probablemente llevó al país a una recesión este año, opinaron analistas de la firma de riesgo crediticio Fitch en su más reciente reporte. La presidenta Dina Boluarte y el Congreso carecen de apoyo popular por lo que se han visto protestas sociales esporádicas que han llegado a paralizar las vías.

“Creemos que, dados los desafíos de gobernabilidad desde que asumió el cargo, [la presidenta Dina] Boluarte probablemente enfrentará desafíos para lograr la aprobación de reformas importantes en el fragmentado congreso”, advirtieron los analistas. “La inestabilidad pesa sobre el crecimiento: ahora esperamos un crecimiento de solo el 0,3% en 2023, en comparación con el 1,8% en nuestra última revisión del 28 de abril de 2023″, agregaron.

“En 2024, la expansión económica de América Latina se mantendrá muy por debajo del promedio mundial debido a la persistente incertidumbre política y a una falta general de competitividad económica frente a otros mercados emergentes”, escribió FocusEconomics. “La inversión relacionada con el nearshoring, las reducciones de las tasas de interés y la inflación brindarán apoyo”, escribieron los economistas. Se proyecta que México sea quien se beneficie más del nearshoring, la tendencia de empresas por trasladar sus operaciones fuera de China para aminorar el riesgo geopolítico.

A pesar de que habrá menor inflación y tasas de interés más bajas, la firma espera un crecimiento similar al de este año. La empresa espera que el PIB de la región crezca un 1,6% en 2024 y un 2,3% en 2025.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Normas

Más información

Archivado En