Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gualeguaychú clama pasar del caso Nahir al caso Pastorizzo

Familiares y amigos del joven asesinado hace un mes en Argentina confían en que la justicia condene a perpetua a su novia

Vecinos de Gualeguaychú piden justicia para Fernando.
Vecinos de Gualeguaychú piden justicia para Fernando.

Fernando Pastorizzo. Nando para su familia. Perry para los amigos. El pasado 29 de diciembre, este joven de 20 años fue encontrado agonizando en una calle de la ciudad argentina de Gualeguaychú, 200 kilómetros al norte de Buenos Aires. Su novia, Nahir Galarza, un año menor que él, le había disparado dos tiros, uno por la espalda y otro en el pecho, y Pastorizzo murió instantes después de que un vecino diese la alarma. En Nochebuena, sólo cinco días antes, Nahuel, uno de sus compañeros del instituto, se lo había cruzado en la discoteca y se habían saludado. Hoy, cuando se cumple un mes de este crimen que conmocionó a Argentina, Nahuel escucha emocionado el homenaje que han organizado en el centro de Gualeguaychú para exigir justicia para Fernando. "Aún no caigo, pasó un mes pero aún no caigo en que no lo voy a volver a ver", dice a su lado Santiago, otro de sus amigos. En una pantalla gigante se proyectan fotografías de Pastorizzo y cientos de personas gritan "jus-ti-cia, jus-ti-cia".

En una de las imágenes aparecen Fernando y Nahuel junto a otros dos amigos en Bariloche, la ciudad del sur argentino donde fueron al terminar la secundaria. "Ese viaje fue lo mejor que tuvimos", recuerda Nahuel, que guarda también en la memoria "ninguna pelea" y sí "muchos buenos momentos", entre ellos salidas en canoa y noches de fiesta compartidas en esta ciudad fronteriza con Uruguay. "Espero que se haga justicia. Lo están intentando ensuciar mucho pero todo el rato salen pruebas de que lo que dicen es mentira, así que esperemos que sí, que se haga justicia y pueda descansar en paz", señala su excompañero.

La policía investiga quién y por qué movió el móvil de Pastorizzo durante 15 minutos tras recibir los disparos

La defensa acusa a Pastorizzo de ser un hombre agresivo, con problemas de alcoholismo y muy celoso, que acosaba a Galarza por teléfono y a través de las redes sociales y la maltrataba físicamente. Según Jorge Zonzini, portavoz de la familia Galarza, una vecina testificó haber visto cómo Pastorizzo "le pegaba a Nahir, le tiraba del cabello, le tomaba del cuello y le pegaba cachetadas (bofetones)".

La acusación, en cambio, asegura que la violenta era ella y pone como ejemplo el chat de Whatsapp entre Pastorizzo y un amigo en el que le contó la paliza que recibió durante las fiestas navideñas. "(Nahir) me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo. Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza todo como golpeado", le escribió a su amigo. Hacía cinco años que mantenían una relación "con idas y venidas", pero ninguno denunció al otro por violencia ante la policía.

Los investigadores analizan el contenido de los dos móviles en busca de evidencias. Necesitaron más de tres semanas en desbloquear el teléfono de Pastorizzo, que había protegido con un triple sistema de seguridad -huella digital, clave telefónica y dibujo- tras descubrir que Galarza había accedido a él y le había borrado fotos y contactos. La Policía encontró el móvil de Pastorizzo junto a su cuerpo, pero ahora intenta averiguar quién y por qué lo movió durante 15 minutos posteriores a los disparos.

La imputada ha dado dos versiones muy distintas de lo que ocurrió la madrugada del 29 de diciembre. Horas después del crimen, Galarza se presentó en comisaría y confesó haber agarrado el arma reglamentaria de su padre, policía de Gualeguaychú, y haber disparado a su novio. Su confesión, sin validez legal, fue alterada dos semanas después, cuando declaró ante el juez. Entonces acusó a Pastorizzo de agarrar la pistola y dijo que se disparó por accidente cuando se la intentó quitar mientras iban subidos a la moto. Según su relato, los dos se cayeron al suelo y cuando agarró el arma se le disparó sin querer una segunda vez. Los investigadores dudan de esta versión y el juez mantiene a la joven en prisión preventiva.

Aunque el juez Mario Figueroa ha decretado secreto de sumario, la televisión consigue casi a diario filtraciones y las novedades se comentan entre mate y mate en los corros de vecinos que se forman cuando baja el sol. "No entiendo cómo pudo hacerlo. Incluso si le pegaba podía alejarse de él, denunciarlo", opina Jimena frente a su casa, situada a tres cuadras de donde fue encontrado el cuerpo. "Pobre familia, está destrozada, ¿sabés lo que es que te maten a un hijo? No se lo deseo a nadie, espero que se pudra en la cárcel", responde Lucía, nacida en esta ciudad de 100.000 habitantes que conserva un ritmo de pueblo.

Custodia policial

Fanático de Boca, a Fernando le gustaba jugar al fútbol, pasear y salir de noche con sus amigos

Un policía custodia día y noche la casa de la joven encarcelada para evitar cualquier incidente. Sus padres han sido insultados en público y delegan en un portavoz el contacto con los medios. La vivienda está a unos 50 metros de la costanera de Gualeguaychú, que bordea el río homónimo, y en su puente más emblemático, visible con sólo dar unos pocos pasos, ondea una pancarta gigante con el lema "Justicia x Fernando". Su hija había comenzado a estudiar Abogacía en la Universidad de Concepción del Uruguay. Ahora la visitan en comisaría.

Los medios lo han bautizado caso Nahir, pero en Gualeguaychú muchos evitan decir su nombre, como si trajera mala suerte. Mientras, familiares y amigos del joven asesinado batallan para que sea conocido como caso Pastorizzo, en homenaje a la víctima, tal y como ocurre en otros homicidios. "Es todo caso Nahir, caso Nahir, pero la víctima es Fernando. No se dan cuenta -o sí, no sé- de que están hablando más de una persona que cometió este acto de maldad que de él. Por eso nosotros lo que queremos es que la gente lo recuerde como nosotros sabemos que fue y que lo recuerde siempre", subraya Elio Pereyra, amigo de Fernando desde el jardín de infantes.

"Recuerdo que venía todos los días a casa en bicicleta, vivíamos prácticamente juntos. Salíamos juntos del colegio, él iba a comer a su casa y venía a la mía o al revés", rememora Elio de los años de la primaria. También les unía el fútbol, que jugaban juntos en un club, en parques, campitos o cualquier parte. Fernando, fanático de Boca Juniors, no se perdía un partido de su equipo y una derrota "era lo único que realmente le cambiaba el humor", según su padre, Gustavo Pastorizzo. Ya más grandes, Elio cuenta con una sonrisa lo bien que lo pasaban "jugando a la play" y paseando por la ciudad. "Creo que Gualeguaychú me lo recorrí entero caminando con él", recuerda.

Gustavo Pastorizzo agradeció a los cientos de vecinos convocados esta lunes el apoyo diario que recibe en las calles y a través de las redes sociales. "Ustedes no se imaginan la fuerza que me dan con cada mensaje. Es una pesadilla para mí estar acá hablando de mi hijo fallecido de la manera inhumana que fue cometido ese asesinato", dijo Pastorizzo al tomar el micrófono. Gustavo espera que la Justicia condene a Galarza a perpetua para así lograr "un poco de alivio para el alma". Fernando iba a mudarse a Paraná en unos meses para estudiar Administración de empresas. Ahora es su padre quien planea abandonar la ciudad cuando termine el juicio y Fernando descanse en paz.

Más información