Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación conforme a nuestra política de cookies

Alemania anticipa una colaboración más difícil con los EE UU de Trump

Merkel recuerda los valores compartidos con Washington y Gabriel critica al futuro presidente como “precursor de la internacional de populistas”

La canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada a la Cancillería para prounciarse sobre el resultado de las elecciones presidenciales en EE UUAXEL SCHMIDT (REUTERS)

Alemania, un país cuya élite política había criticado de forma casi unánime a Donald Trump durante la campaña, acoge con preocupación la victoria del candidato republicano. Entre la perplejidad y la incertidumbre sobre el nuevo rumbo de las relaciones con Washington, los políticos alemanes han dejado claro que Trump no era su candidato. Todos menos los populistas antiinmigración de Alternativa para Alemania (AfD), que considera el resultado electoral “una oportunidad histórica”.

La más diplomática fue la canciller Angela Merkel. “Alemania y Estados Unidos están ligados por valores como la democracia, la libertad, el respeto al derecho y la dignidad del hombre independientemente de su color de piel o religión. Sobre la base de estos valores propongo una estrecha colaboración al futuro presidente Donald Trump”, dijo la canciller.

Es la misma Merkel que en todos estos meses de campaña se negaba a responder a las críticas del candidato republicano, que tildó de “loca” su decisión de permitir la entrada a cientos de miles de refugiados en 2015. Merkel no quería atarse las manos con ataques frontales al hombre que, como finalmente ha ocurrido podía llegar a la Casa Blanca.

No fue esta la posición de otros políticos alemanes. El presidente federal, Joachim Gauck, admitía en una reciente entrevista su inquietud ante lo que ocurría en Estados Unidos. “No sé qué podemos esperar de Trump como presidente. Eso es un problema”, aseguró. El ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, había dicho el pasado mes de agosto que el candidato republicano era un “predicador del odio”. Preguntado por estas declaraciones de hace tres meses, el portavoz del ministro dijo el miércoles que no las retiraba.

Steinmeier no repitió el miércoles sus ataques pasados, pero reconoció, en un comunicado muy alejado de los habituales mensajes de felicitación, que el resultado de las elecciones no era el deseado por la mayoría de alemanes. Según una encuesta publicada el domingo por el instituto Emnid, el 77% de los alemanes temía un aumento de las tensiones entre Berlín y Washington en caso de la victoria de Trump. “Debemos esperar una política exterior americana menos predecible y más proclive a tomar decisiones por su cuenta”, dijo. “Las cosas no van a ser más fáciles. Muchas serán más difíciles”, añadió.

Más directo aún fue el vicecanciller y líder socialdemócrata, Sigmar Gabriel, que dibujó a Trump como el “precursor” de “una nueva internacional de los autoritarios y chovinistas”. Gabriel cree que el triunfo del republicano supone “un aviso” para Europa, que se enfrenta a elecciones con líderes populistas, entre los que citó a los franceses Le Pen y Sarkozy, el holandés Wilders o los alemanes de AfD. Este partido es el único que aplaudió la victoria de Trump. “Los americanos han optado por un nuevo comienzo y contra la corrupción. Esta oportunidad es histórica”, tuiteó la copresidenta del partido, Frauke Petry.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En