Elecciones en Argentina

El peronismo pierde el bastión bonaerense después de 28 años

Un candidato acusado de narco cae ante una oposición que también suma municipios

Propaganda de la futura gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, en Lanús, municipio de la periferia en el que también perdió el peronismo.
Propaganda de la futura gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, en Lanús, municipio de la periferia en el que también perdió el peronismo. Ricardo Ceppi

El campo de batalla fue el mismo, pero el resultado varió por primera vez en 28 años. La provincia de Buenos Aires, el territorio tan extenso como Italia que rodea a la capital de Argentina y en el que vota el 37% del electorado de este país, decidió este domingo que dejará de ser peronista. Desde 1987 gobernaba allí el partido fundado por Juan Domingo Perón. El último gobernador no peronista había sido Alejandro Armendáriz (1983-1987), de la centrista Unión Cívica Radical (UCR), que en estas elecciones secundó al partido liberal Propuesta Republicana (PRO) en la alianza Cambiemos.

Más información

Los candidatos a gobernador y vicegobernador de la coalición, la liberal María Eugenia Vidal y el radical Daniel Salvador, se impusieron con el 39,4% de los votos, frente al 35,8% de la dupla del peronista Aníbal Fernández, actual jefe de Gabinete de Ministros del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y el kirchnerista Martín Sabbatella, jefe del organismo regulador de los medios audiovisuales y ariete de la lucha contra el Grupo Clarín, conglomerado mediático enfrentado sin cuartel con el kirchnerismo. El resultado se explica por mérito de Cambiemos y por el poco atractivo de los candidatos elegidos por el kirchnerismo.

En agosto pasado, una semana antes de las primarias a gobernador, Aníbal Fernández fue acusado por un condenado por narcotráfico de participar en ese negocio ilegal. El delincuente soltó la denuncia en el programa de televisión del periodista más famoso de Argentina, Jorge Lanata, en un canal de televisión de Clarín. Pero Fernández triunfó por la mínima en las internas kirchneristas contra Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados y estrecho amigo del papa Francisco. Analistas evalúan que el pontífice, preocupado por el avance del narcotráfico en su país, rechazaba la candidatura de Fernández y por eso uno de sus curas preferidos, Pepe Di Paola, se fotografió en las primarias con Domínguez y en las últimas semanas con la vencedora Vidal. El jefe Gabinete había prometido que en su gobierno ocuparían altos cargos los jóvenes del colectivo La Cámpora, que fundó el hijo de la presidenta argentina, Máximo Kirchner, y que controla puestos clave en el Ejecutivo nacional.

Un cura amigo del papa Francisco se fotografió con candidatos rivales del kirchnerista Fernández

Cambiemos pregonó el voto útil a favor de su candidata y la presentó como la única manera de evitar que Fernández triunfara. Ella es la actual vicealcaldesa de Buenos Aires, es decir, la número dos de Mauricio Macri en el ayuntamiento. Vidal logró más votos en territorio bonaerense que la candidatura presidencial de Macri (32,9%). El candidato presidencial peronista, Daniel Scioli, obtuvo en esta provincia, la que gobierna desde 2007, el 37,1% de los sufragios, es decir, 1,3 puntos más que Fernández.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

No por nada el jefe de Gabinete atacó este lunes a algunos de sus correligionarios: "Hubo traición de dirigentes que lo pagaron en sus distritos (municipios) de la misma manera que lo pagué yo. Lo que sucedió no es una casualidad, acá hubo fuego amigo”. Los periodistas le preguntaron por Domínguez, su rival de las primarias, y él respondió: “No me lleven a una situación desagradable haciendo nombre y apellido”. También reconoció el efecto de la denuncia por narcotráfico: “Con Sabatella hablábamos qué impacto podía tener el daño que me habían hecho Canal 13 y Lanata”. Por último, este dirigente que ocupó cargos relevantes en estos 12 años de kirchnerismo admitió: “Llega el momento en que yo tenga que dar un paso al costado”. Aún no renunció a su cargo en el Gobierno de Kirchner, que finaliza el 10 de diciembre.

Cambiemos también ganó en otros municipios clave de esta provincia con 15 millones de habitantes: en La Plata, la sexta ciudad de Argentina, en Mar del Plata, la séptima, y en cinco distritos del populoso Gran Buenos Aires (periferia de la capital), los de Lanús -donde perdió un candidato de La Cámpora-, Pilar, Quilmes -la tierra de Fernández-, Morón -la de Sabbatella- y Tres de Febrero, donde se crió el futbolista Carlos Tévez.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50