_
_
_
_
_

Milei se aumenta el sueldo casi un 50% y después da marcha atrás

El presidente argentino culpa a Cristina Kirchner y amenaza con quitarle su jubilación

Cristina Fernández de Kirchner y Javier Milei durante la inauguración presidencial en enero 2024 en Buenos Aires.
Cristina Fernández de Kirchner y Javier Milei durante la inauguración presidencial en enero 2024 en Buenos Aires.picture alliance (dpa/picture alliance via Getty I)

El mensaje de austeridad y sacrificio enarbolado por Javier Milei para justificar recortes de jubilaciones y de sueldos y despidos se convirtió esta semana en un bumerán contra el Gobierno argentino. Primero saltó a la luz un aumento del 30% en los salarios y dietas de diputados y senadores. Había sido autorizado por los jefes del oficialismo en cada cámara y Milei, furioso, les ordenó a ambos suprimirlo. Este sábado fue él mismo quien quedó en el ojo del huracán: una diputada opositora reveló que a finales de febrero el jefe de Estado había firmado un decreto que incrementaba su sueldo y el del resto del Ejecutivo un 48%. Por segunda vez en pocos días, el presidente argentino tuvo que dar marcha atrás. En ambos casos, negó cualquier responsabilidad y la atribuyó a la oposición.

Milei argumentó que el aumento del Poder Ejecutivo era automático debido a un decreto de Cristina Kirchner de 2010. “Cada día que pasa encontramos una nueva norma que favorecía a los políticos y perjudicaba a los argentinos”, señaló el sábado a través de X (antes Twitter) antes de anticipar que retrotraería cualquier aumento obtenido por la planta política, tal y como hizo horas después. “En un momento de crisis como el actual en el que la sociedad argentina está realizando un esfuerzo heroico los políticos tienen que ser los primeros en poner el hombro. Se acabó la joda de la política”, agregó.

La explicación de Milei contradice lo que muestran los decretos rubricados por él. A finales de enero firmó uno en el que negaba extender los aumentos a los altos cargos del Gobierno; en febrero, en cambio, firmó otro que sí los autorizaba.

Kircher acusó a Milei de intentar desviar la atención. “Ay Presidente... usted quiere pelearse conmigo para que no hablemos del decreto que firmó dándose un aumento del 48% a usted y a sus funcionarios mientras pulveriza las jubilaciones y los salarios de los argentinos... y de las argentinas también”, tuiteó. “Admita que firmó, cobró y lo pescaron”, sentenció.

Milei anuló el incremento de los sueldos de todo el Gabinete a través de un decreto que derogaba el que los había autorizado. Al anunciarlo en público, lanzó una amenaza velada contra Kirchner. “Ya que la vi tan preocupada por las jubilaciones ¿qué le parece si le anulo los $ 14.000.000 que cobra usted de jubilación de privilegio (unos 14.200 dólares) y le asigno una jubilación mínima? Estimo no va a quejarse”, le preguntó en X pasada la medianoche. La presidenta le contestó que se calmara y subrayó que lo último que necesita Argentina “es un presidente amenazando por internet”.

Milei intenta convertir el traspié en un nuevo ataque a la casta política, a la que acusa de haber empobrecido al país y de poner trabas a su reforma radical del Estado porque quiere mantener sus privilegios.

Respaldo popular

Hasta ahora, el discurso oficial ha sido efectivo: la imagen de Milei se ha resentido poco durante sus primeros tres meses de Presidencia y retiene el apoyo del 52% de la población, según la última encuesta de Opinaia. El respaldo al presidente es muy superior entre los hombres (65%) que entre las mujeres (49%).

El escándalo ha estallado en un contexto de rápido deterioro de la situación económica del país. A mitad de 2023, el 40,1% de la población argentina vivía bajo el umbral de la pobreza, según las últimas cifras oficiales, pero se estima que hoy se acerca al 60% debido a una escalada inflacionaria que ha pulverizado los salarios. Los precios aumentaron un 51% entre diciembre y febrero, pero los sueldos crecieron la mitad.

Falta por ver el impacto que tendrá la polémica en la imagen de Milei y también cómo reaccionarán los legisladores opositores a la decisión populista de mantener congelados sus salarios cuando Argentina tiene la inflación más alta del mundo, del 254,2% interanual. El incremento ha sido derogado ya en la Cámara de Diputados, pero no en el Senado, donde el oficialista La Libertad Avanza tiene sólo 7 de los 72 legisladores.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_