_
_
_
_
_

El mercado cambiario abre con altibajos en Argentina tras el triunfo del peronismo en la primera vuelta

Los distintos tipos de cambio que coexisten en el país sudamericano reflejan la incertidumbre política a cuatro semanas de la segunda vuelta

Una casa de cambio en la calle Florida, en Buenos Aires.
Una casa de cambio en la calle Florida, en Buenos Aires.ENRIQUE GARCIA MEDINA

El mercado cambiario en Argentina ha abierto con altibajos este lunes tras el triunfo del peronismo en la primera vuelta de las elecciones generales del domingo. Los distintos tipos de cambio que coexisten en el país sudamericano, más de una decena, han registrado distintas variaciones en las primeras operaciones. Mientras que el dólar oficial se mantiene en 365 pesos, un valor que se sostiene desde que el Gobierno devaluó la moneda nacional en agosto, en el mercado paralelo el llamado dólar blue cotiza pasado el mediodía a 1.100 pesos, 200 más que al comienzo de la jornada. Otros tipos, como el dólar MEP o dólar el CCL, usado en operaciones financieras, se han equiparado alrededor de los 900 pesos por unidad estadounidense.

Los argentinos esperaban la reacción del mercado este lunes tras la victoria del actual ministro de Economía, Sergio Massa, en la primera vuelta de los comicios. Massa se impuso este domingo con el 36,68% de los votos delante de Javier Milei, líder del partido de extrema derecha La Libertad Avanza, que obtuvo el respaldo del 29,98% del electorado. Ambos se medirán en una segunda vuelta el 19 de noviembre, y hasta entonces el escenario sigue siendo incierto.

El valor de la decena de cotizaciones que coexisten en Argentina para que ahorristas, turistas, exportadores u operadores de bolsa usen las divisas han tenido diferentes variaciones. Este lunes, el valor del dólar oficial se mantiene estable en Argentina. La cotización del dólar informal o blue que se vende en la calle es una de las cotizaciones a las que los argentinos están más atentos y ha tenido un alza importante este lunes: pasado el mediodía se vende en unos 1.100 pesos mientras que por la mañana lo hacía a 900. Los dólares financieros, el MEP y el CCL (contado con liquidación), se han equiparado alrededor de los 900 pesos.

Elisabet Bacigalupo, economista jefe de la consultora ABECEB, cree que el clima es de “calma a la argentina”. “Hay un poco más de tranquilidad de corto plazo en un contexto en el que la incertidumbre va a seguir siendo elevada porque no está dicha la última palabra”, explica la economista y agrega que se percibe en el mercado una menor demanda de divisas. “Argentina ha tenido un exceso de volatilidad la semana anterior. Estábamos viendo una fuerte caída de la demanda de pesos y este proceso se va a frenar ahora”, explica. Salvador Vitelli, de la consultora Romano Group, agrega: “El mercado pasa de poner precios en el escenario de una posible dolarización desordenada a uno de devalución que quizás no sea tan abrupta”. El economista prevé que este mes estará “cargado de incertidumbre” y que “cada jugada” será “más que crucial a los efectos políticos”.

La victoria del candidato del oficialismo no ha provocado el cimbronazo que causó el sorpresivo triunfo de Milei en las primarias del 13 de agosto. Ese lunes negro financiero, el Gobierno devaluó el peso un 18,3% hasta las 365 unidades por dólar, el valor que se mantiene hasta hoy. El derrumbe se repitió en las demás cotizaciones, entre ellas en la del mercado paralelo, no regulado por el Estado, que convalidó un tipo de cambio cercano a los 685 pesos por dólar estadounidense en ese momento.

Massa, como ministro de Economía, prometió mantener el tipo de cambio mayorista oficial hasta el 15 de noviembre y luego aplicar una depreciación del 3% mensual. Argentina está negociando la refinanciación de la deuda de 44.000 millones de dólares que contrajo el Gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional en 2018. La devaluación posterior a las primarias, argumentó el Gobierno, fue parte del acuerdo cerrado a finales de julio. La economía ha sido uno de los ejes de la campaña electoral en un país donde la inflación llegó al 138,3% interanual en septiembremes; la pobreza supera el 40% y las reservas del Banco Central están en rojo.

Los candidatos propone recetas diferentes para salir de la crisis. Mientras Massa, que hoy tiene a su cargo la gestión de la economía del país, propone más gasto estatal y apoyarse en la industria nacional, el ultraliberal defiende reducir al mínimo el Estado y dolarizar la economía porque el peso, ha dicho, vale “excremento”. El economista llamó diez días antes de las elecciones a no ahorrar en pesos y horas después el dólar superó los 1.000 pesos por unidad, un valor récord que incrementó la tensión cambiaria. El Gobierno intensificó entonces los operativos para confiscar las divisas del mercado ilegal. “Cuanto más alto esté el precio del dólar, más fácil es dolarizar”, dijo Milei en una entrevista. En un mes, los argentinos volverán a las urnas para elegir entre ambos.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_