El día de la mujer no es una fiesta en Argentina

Según datos oficiales, 3 de cada 10 hombres acusados incumplen las medidas de protección y en 1 de cada 4 casos hay reincidencia

La consigna #NiUnaMenos se ha convertido en una bandera de la sociedada argentina.
La consigna #NiUnaMenos se ha convertido en una bandera de la sociedada argentina.Ricardo Ceppi

El Día de la Mujer en la Argentina parece ser un día más. O por lo menos así lo piensan las personalidades que componen #NiUnaMenos, y que a 9 meses de la marcha que convocó a 350 mil personas en la Plaza del Congreso, siguen exigiendo una respuesta concreta a sus reclamos. Ley de Protección Integral, líneas de atención para las víctimas de violencia machista y protocolos de comunicación para los medios son algunos de los puntos.

El informe anual 2015 de la Defensora General de la Nación evidenció que 3 de cada 10 acusados por violencia machista incumplieron las medidas de protección y que en uno de cada cuatro casos se denunciaron nuevas agresiones. El estudio parte del análisis sobre 1209 expedientes judiciales en los que el organismo brindó patrocinio jurídico y que se encontraban activos al 30 de septiembre de 2015.

Durante el 2015, el área recibió a 2594 personas. Y en promedio, las oficinas otorgan patrocinio a 66 casos nuevos cada mes. Prácticamente la totalidad de los casos atendidos (97%) involucran situaciones de violencia psicológica, seguidos en prevalencia por aquellos casos de violencia física (88%). Más de una tercera parte de las denuncias involucran agresiones sexuales (37 %), aun cuando se presume que esta cifra puede ser más alta si se atiende al usual sub-registro que suele verificarse ante este tipo de violencia.

Sin embargo, el problema mayor continúan siendo esos casos que, ya sea por miedo o sexismo institucional, no entran en las estadísticas oficiales hasta que desencadenan en un homicidio.

#NiUnaMenos es un colectivo de mujeres que se organizó para terminar con los femicidios y la violencia institucional y que convocó a una enorme movilización el 3 de junio de 2015, en la que participaron 350.000 personas. Lo componen todas las mujeres de la Argentina, representadas en un conjunto de periodistas y personalidades destacadas.

Una de ellas es la periodista Valeria Sampedro quien resumió: “el mayor logro va a ser cuando no haya necesidad de celebrar el Día de la Mujer porque es como que el patriarcado te regala un día para que no cocines o para que salgas con tus amigas”.

Una de las exigencias del colectivo es la reglamentación de los artículos centrales de la Ley Nº 26.485, de Protección Integral de las Mujeres y la ejecución del Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la violencia contra las mujeres.

Por otra parte, se pide la implementación de políticas integrales en el trabajo de las líneas telefónicas y oficinas especializadas para orientar y asistir a las víctimas. Sampedro resaltó la importancia de este mecanismo, que en la ciudad de Buenos Aires tiene dos líneas, la 137 y la 144, porque son “la primera instancia, previo a la denuncia”. Por lo que “tiene que haber contención y derivación, además de un abogado que acompañe a la víctima dado que en la mayoría de los casos se trata de personas que no pueden pagárselo”.

La Provincia de Buenos Aires concentra cerca del 40% de la población de la Argentina. En ese distrito, y según datos de 2015 del Observatorio de Violencia de Género (OVG) de la Defensoría del Pueblo, las denuncias por violencia familiar en sede policial crecieron un 20% y las causas judiciales se duplicaron en los últimos 4 años. Así, se realizan un promedio de 500 denuncias por día.

Se trata de un distrito en el que viven cerca de 15 millones de personas, y desde donde surgen la mayor cantidad de denuncias por violencia institucional. En ese contexto, durante el 2015 se recibieron 6.015 denuncias por abuso sexual en las comisarías de la Mujer y la familia.

En el fuero Penal, por otra parte, más del 80% de las causas judiciales por violencia en que las víctimas son mujeres son tipificadas como lesiones simples y amenazas. Las cifras de la Procuración de la Suprema Corte de Justicia bonaerense destacan que en el 2014 se archivaron 43.990 expedientes de esta naturaleza.

Para Sampedro, “la provincia de Buenos Aires es un paisito en sí mismo en el que hay de todo: mujeres a las que todavía les dicen en la comisaria que no vale la pena denunciar y le bajan el ímpetu de la denuncia. En un caso que cubrimos el año pasado, el violento vivía a 100 metros de la casa de la víctima, cuando existía una restricción de acercamiento y además era amigo de la policía del barrio”.

Ana Correa, otra periodista del colectivo, se refirió acerca de otro punto en cuestión: como los medios analizan los casos de abusos y femicidios.

“Nos encontramos con una tendencia que preocupa mucho que es buscar la responsabilidad de la víctima. Hay un psiquiatra que tiene la teoría de que la víctima es la que propicia los ataques. No sólo es una barbaridad que siga ejerciendo, sino que además es citado por los medios como fuente seria. Por eso para el Día de la Mujer quisimos volver a poner en agenda el tema. No sólo siguen muriendo mujeres por el sólo hecho de ser mujer, sino que además el círculo que rodea la violencia sigue intacto: desde la desprotección de la víctima, hasta cierta permisividad a través del discurso social”, expresa.

“Desde un primer momento, desde distintos organismos se acercaron” –dice Sampedro- Las nuevas autoridades firmaron un compromiso de mantener este tema en la agenda pero no hay un ánimo de incorporarnos dentro de las estructuras. A lo sumo existe una intención de congraciarse, por ejemplo, para el día de la mujer pero preferimos no corresponder porque parece que tiene que ver con acusar recibo de una movida que es muy masiva y para nosotras, el interés se refrenda con acciones. Si tenemos al Consejo Nacional de la Mujer con bajo presupuesto y una ley que el ministro de justicia no hace nada para reglamentarlo, esas acciones no existen”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS