_
_
_
_
_

Jaime de Aguirre y la feria de Frankfurt: “No creo que haya sido un error” haber renunciado a que Chile fuese el invitado de honor de 2025

El ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio del Gobierno chileno aborda los grandes desafíos que enfrenta su cartera y las actividades conmemorativas de los 50 años del golpe de Estado

Jaime de Aguirre, ministro de las Culturas de Chile, en Coquimbo (Chile), el 22 de julio de 2023.
Jaime de Aguirre, ministro de las Culturas de Chile, en Coquimbo (Chile), el 22 de julio de 2023.Juan Guajardo (Ministerio de las Culturas)

Ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio del Gobierno chileno desde marzo pasado, cuando el presidente Gabriel Boric realizó un cambio de Gabinete al cumplirse un año de su mandato, Jaime de Aguirre (71 años, Concepción) ha enfrentado cuatro meses difíciles en una cartera que tiene a su cargo la coordinación de las actividades conmemorativas de los 50 años del golpe de Estado de 1973. A comienzos de julio, el asesor presidencial en estas materias, el escritor Patricio Fernández, dejó el cargo luego de que un grupo de parlamentarios del oficialismo, especialmente del Partido Comunista, y unas 160 agrupaciones de derechos humanos, lo acusaron de relativizar el golpe y pidieran su renuncia.

De Aguirre, ligado a la centroizquierda, es autor del himno del No, una pieza clave de la campaña con la que la oposición derrotó a la dictadura de Pinochet en el plebiscito de 1988. El empresario y productor llegó en marzo a apagar los incendios que enfrentaba la cartera de Cultura, pero desde entonces, el fuego no se detiene: desde las quejas de la delegación chilena por la mala organización y promoción de la sección de Santiago en la Feria del Libro de Buenos Aires, pasando por las vacantes en las jefaturas del Consejo del Libro hasta un paro a nivel nacional de los trabajadores del ministerio durante cinco semanas.

La gota que pareció colmar el vaso fue la declinación del ministerio de Culturas a que Chile fuese el invitado de honor en la Feria del Libro de Frankfurt en 2025. El episodio acabó con el presidente Gabriel Boric solicitándole públicamente a De Aguirre que intentara revertir la decisión. El ministro De Aguirre revisa su decisión y las medidas que han adoptado en una entrevista telefónica desde Coquimbo, 460 kilómetros al norte de Santiago, donde participa en una serie de actividades de conmemoración del golpe.

Pregunta. ¿Está polarizada la conversación en torno a los 50 años del golpe?

Respuesta. El país está bastante polarizado en general, pero son conversaciones que no se pueden eludir. Hay que ponerlas arriba de la mesa, invocar la memoria, hablar de democracia y mirar al futuro con cierta perspectiva. En ese sentido, me siento bastante tranquilo.

P. Para la abogada de DDHH, la diputada PC Carmen Hertz, “la conmemoración no puede ser solo un evento artístico o cultural”

R. Esto ha sido una mezcla de actos culturales, conmemorativos, conducidos por el Gobierno, por el Estado, pero también ha habido una gran cantidad de actos muy importantes de la sociedad civil, de las agrupaciones de DDHH, de los partidos políticos, etcétera.

P. Una de las críticas de las agrupaciones de víctimas de violaciones a los derechos humanos, en medio de la polémica con Patricio Fernández, era la falta de involucramiento.

R. Las agrupaciones son muchas, en primer lugar. En segundo lugar, nosotros probablemente hemos ido mejorando poco a poco nuestras relaciones y coordinación para que eso ocurra. A Patricio Fernandez yo le tengo mucho agradecimiento por su aporte. Y, claro, tuvo la grandeza de dar un paso al costado cuando vio que se habían enredado un poco las conversaciones, y esas cosas pasan.

P. ¿Qué tensión reveló la salida de Fernández respecto de las miradas de las izquierdas sobre el golpe de Estado?

R. En cometidos como éste no hay necesariamente una mirada exactamente idéntica entre toda la gente que participa. Aquí estamos hablando de seres humanos conmemorando un hecho muy doloroso, muy potente, en el que hemos instalado este concepto de defensa a la democracia y de mirada a futuro, adicionalmente a la memoria. Estos temas, obviamente, traen conversación.

P. En parte de la izquierda se acusó a Fernández de negacionista.

R. No es un negacionista.

P. Esta semana lanzaron Árboles por la Memoria, una plantación de árboles nativos en diferentes espacios públicos y privados y sitios de memoria de las 16 regiones de Chile, como recuerdo y homenaje a las víctimas de la dictadura

R. Estuvimos en el municipio capitalino de San Joaquín, frente al centro de detención Cuatro álamos, de los más conocidos, que fue muy importante y frente al cual se plantaron oficialmente árboles por la memoria. Para nosotros tiene una simbología muy importante que se ha ido entendiendo de manera creciente: se trata de contrarrestar toda la incursión de la muerte que sufrimos durante la dictadura y reemplazarla con la esperanza de vida que nos dan los árboles, tanto en su relación con la tierra, como en su duración de vida, que es lo que, como la democracia, requiere de cuidado. Vamos a plantar más de 2000 en todas las regiones.

P. ¿En qué etapa está el intento de que Chile vuelva a ser el invitado de honor en 2025 a la Feria Frankfurt?

R. Es un compromiso enorme, extraordinariamente grande. Y no solo en dinero. Se ha dicho que no fuimos a Frankfurt por plata, pero eso no es así. El compromiso administrativo que conlleva es muy grande. Había una preparación escasa, además de todo el tema de los dineros, así que preferimos postergar. Ese tema no le pareció bien al presidente Boric y con toda razón, porque es un hombre muy ligado a la cultura y, por lo tanto, tiene todo el derecho –y todo el deber, probablemente–, de dar líneas al respecto.

P. ¿Y usted?

R. Yo tengo una responsabilidad que asumo personalmente: estamos trabajando para que en lugar de 2025, seamos los anfitriones en 2026, 2027 o 2028, es decir, más adelante. Pero estamos en contacto y en conversaciones muy cordiales con la feria.

P. El presidente Boric públicamente pidió intentar revivir su decisión [”Esta decisión no pasó por mí ni me fue comunicada oportunamente. Yo le manifesté al ministro De Aguirre mi discrepancia, porque considero que gastar en cultura es una tremenda inversión, no es un gasto”, dijo].

R. Lo conversamos, pero no fue posible. Estamos encima, no es fácil. Pero la respuesta hacia la feria es que probablemente podamos en 2027 y que estamos trabajando para eso, para que pueda ser lo antes posible. Aparte de eso, es importante señalar que no es que Chile desaparezca de la feria de Frankfurt. Chile acudirá, como ha participado muchas veces y lleva su producción y participa de los negocios que se transan. Eso nos tiene muy tranquilos.

P. Cuando usted llegó al ministerio en marzo ¿ya estaba cursada la invitación formal?

R. No estaba cursada. No es que hayamos rechazado una invitación que llegara en una tarjeta dorada. No, no es así. Es una postulación para ser invitado de honor que acarrea un montón de otras responsabilidades. Se postula para figurar como invitado de honor al que se le da un tratamiento especial, pero las responsabilidades son enormes. No rechazamos una invitación, sino que desistimos del proceso de postulación, que es distinto.

P. ¿Se le envía solo a un país esa invitación a la postulación?

R. Yo creo que no. Y no es la primera vez que un país desiste de participar. Lo hizo Canadá, Francia y, por lo tanto, no estamos ante una hecatombe por no haber querido. Pero bueno, yo respondo a las coordenadas que dio el presidente de la República, que las considero muy acertadas. Él me pidió tratar de estar el 2025 y no se pudo. Pero estaremos en 2027, 2026.

P. ¿Por qué no discutió con el presidente si se asistía como invitado de honor?

R. Porque yo pensé que estaba dentro de las atribuciones del Ministerio de la Cultura, las Artes y el Patrimonio.

P. ¿Y no era así?

R. Bueno, sí. De hecho desistimos, no estamos yendo, y al presidente no le pareció una buena idea. Lo conversamos, tratamos de revertirlo y no se pudo.

P. ¿El dinero fue la principal razón para rechazar?

R. No he hecho la reflexión de cuál razón fue antes y cuál es después, pero sobre todo es importante que se sepa que es demasiado poco tiempo. Frankfurt exige montar una oficina, que uno traduzca una cantidad enorme de libros, no es un tema de ir o no ir.

P. ¿Fue un error desistir de que Chile fuese el invitado de honor en 2025? [ya en 2026 no estará este Gobierno]

R. Es opinable, es opinable… pero yo no creo que sea un error, ni menos un error consciente. Les pedí [a los organizadores de la feria] postergarlo y así ocurrió. Tampoco es bueno participar como invitado de una manera mediocre. Me parece que la preparación de cuatro o cinco años de postulaciones algo está diciendo.

P. En el último año ha habido una serie de paros en el sector. Varios se han levantado, pero el Ballet Folclórico Nacional (Bafona), continúa. Esta semana presentaron un recurso de protección contra su ministerio y denunciaron que los estaban amenazando por estar el huelga.

R. Eso es tristemente falso. En segundo lugar, el recurso que presentaron ante la Corte de Apelaciones se ha declarado inadmisible, pero estamos tratando de recomponer la relación lo antes posible. El Bafona es un aporte bien sustantivo, así que estamos trabajando para superar esta larga situación.

P. Cuatro de las seis jefaturas del Consejo del Libro son interinas desde hace meses. ¿Qué está pasando ahí?

R. Estamos conversando con la subsecretaría al respecto para poder apurar esas causas. No son fáciles de llenar esos cupos, pero estamos trabajando para solucionarlo lo antes posible.

P. ¿Qué las ha ralentizado tanto?

R. La búsqueda de personas especializadas no es fácil.

P. ¿Faltan personas especializadas en áreas determinadas del mundo cultural?

R. No sé si faltan, es una palabra muy dura. Lo que estamos tratando es de hacerlo lo mejor posible y la subsecretaria está dedicada al tema. No es una situación que estemos buscando, ni que no queramos hacerlo. No hay nada sospechoso detrás. Solo queremos hacerlo, pero hacerlo bien.

P. ¿En qué etapa está el proyecto de Patrimonio Cultural [moderniza la institucionalidad y actualiza las categorías de protección]?

R. Estamos en proceso de elaborar todas las indicaciones para un proyecto de ley que ya está en el Senado en el segundo trámite.

P. ¿Cuándo cree que se pueda contar con la ley?

R. Estamos trabajando para tenerla el primer trimestre del próximo año.


Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_