La oposición cerca a Aragonès tras el fiasco del informe Pisa, la gestión de la sequía y la Fórmula 1

La portavoz del Govern asegura que la Generalitat “no robará agua a nadie” si llega a recurrir a barcos para garantizar el suministro

El president Pere Aragonès y la consejera Laura Vilagrà este martes en el Pati dels Tarongers. / Quique GarcíaQuique García (EFE)

La oposición ha cargado este martes contra el Govern de Pere Aragonès tras difundirse el fiasco del informe Pisa, que sitúa a los escolares catalanes a la cola de toda España, y la posibilidad de que la Fórmula 1 acabe a partir de 2026 en Madrid. Las dos noticias, que han trascendido el mismo día, se han añadido a las críticas generalizadas que la oposición hace de la gestión de la sequía que hace 36 meses afecta a la comunidad. Salvador Illa, líder de la oposición, ha sintetizado la situación de Cataluña con esta frase: “Sin agua, a oscuras y los niños no saben leer, escribir ni sumar”, ha dicho en una entrevista a Efe. “No vamos a robar agua a nadie”, ha asegurado la portavoz del Ejecutivo, Patrícia Plaja, en referencia a la tensión que ha provocado en otras comunidades, como ha adelantado este diario, los planes del Govern de traer agua en barcos a partir de marzo si no llueve.

Los problemas se le han acumulado al Ejecutivo catalán, que se sostiene con una minoría parlamentaria raquítica de 33 diputados sobre 135. Con los presupuestos de 2024 en el aire, con pocas semanas para acabar el año, la oposición ha recordado explícitamente su soledad. “Lo que tiene que hacer el Govern es no ir solo y buscar colaboración con otros grupos para revertir la situación”, ha afirmado la portavoz socialista Alícia Romero, que le ha instado a “cooperar y dialogar. Es difícil poder resolver con una escueta minoría”, ha señalado. La fotografía es similar a la que hace David Cid, el portavoz de En Comú Podem.

Aragonès pactó los presupuestos de 2023 con socialistas y comunes, sus socios parlamentarios en el Congreso. Los de 2024 están en el aire. El PSC ha avisado de que no llegará a ningún acuerdo sobre esas cuentas si no se cumplen los grandes acuerdos en el Hard Rock, la B-40 -depende de gestiones en el Gobierno central- y la comisión del aeropuerto. Los dos grupos, aunque con condiciones, no ven mal que el Govern baje el IRPF a las rentas más bajas.

Plaja no ha rehuido a la autocrítica. “Reconocemos plenamente que son datos malos”, ha dicho sobre los resultados de Pisa, añadiendo que una de las explicaciones para la caída en el desempeño de los alumnos catalanes tiene que ver con que “durante años no se ha hecho lo que tocaba en Educación”. Y ha pedido paciencia para que se vean los frutos del aumento de inversión y profesores hecho por Aragonès en el último año. También se ha mostrado confiada en que se podrá negociar la permanencia del Gran Premio de Fórmula 1 más allá de 2026 y en las medidas diseñadas para enfrentarse a la sequía. “Vamos a intentar traer agua de otros puntos que van sobrados, y lo haremos de la mano del ministerio competente”, ha remarcado.

El informe Pisa -Cataluña cae 30 puntos en matemáticas y compresión lectora- ha sido un batacazo para el Ejecutivo y la oposición le ha pedido actuar ya. “Es el resultado de 10 años de despiste y de estar centrados en cosas que no importan a la ciudadanía. Hay que reflexionar y pasar a la acción”, ha remachado Illa. Los comunes y la CUP se han indignado con el hecho de cargos del Govern hayan achacado el resultado al “excesivo” número de inmigrantes en la escuela. Cid ha recordado que Educación está en manos de ERC desde hace cinco años y ha tildado la situación de “catastrófica”. Por ello, ha lamentado que el aumento de la inversión en el Departamento suba un 6,5% por debajo de la media del gasto no financiero del presupuesto, que ha situado en el 9%. Lorena Roldán (PP) ha achacado el informe Pisa a la inmersión lingüística. “Es un sistema fallido”, ha subrayado. Y la CUP ha apuntado que el problema reside en la falta de recursos y las ratios elevadas.

David Cid, portavoz de los comunes.EUROPA PRESS (Europa Press)
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El segundo bloque de críticas se ha centrado en la sequía cuando se está a las puertas de declarar la situación de emergencia en Barcelona y el área metropolitana. Con la llegada de la Navidad, varios Ayuntamientos han abierto pistas de hielo y los comunes se plantean si el Govern debería de haberlas prohibido por el consumo de agua que suponen. ”No se ha tomado ninguna decisión con el sector turístico. Un ciudadano consume 94 litros y un turista 500″, ha expuesto Cid. Igual que los comunes, la CUP, que se ha brindado a negociar los presupuestos, ha pedido al Ejecutivo que frene la explotación de los acuíferos además de que esas empresas cesen en su actividad exportadora. El anticapitalista Dani Cornellà ha acusado al Govern de que aplique restricciones cuando hay “barra libre” para algunos sectores.

La posible marcha de la Fórmula 1 ha generado inquietud en la mayoría de grupos, que han pedido al Govern que tome las medidas necesarias para que eso no ocurra. El PSC ha asegurado que el Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona destinarán más recursos y Roldán ha achacado la posible marcha a la “inestabilidad política e inseguridad jurídica”. Los comunes han pedido que el Ejecutivo vele por los puestos de trabajo que se pueden perder y Carlos Carrizosa, de Ciudadanos, ha dicho con sarcasmo: “Pasan de la Fórmula 1 a la Fórmula 0 y a Madrid, además″. Indiferente al destino final del Gran Premio, la CUP ha calificado de “escándalo” que el Govern destine 14 millones de euros al circuito cuando “se podrían destinar a necesidades más prioritarias”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Más información

Archivado En