Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Quitarse el sombrero ante el rival. Cuando el fútbol y la caballerosidad se dan la mano

Quitarse el sombrero ante el rival. Cuando el fútbol y la caballerosidad se dan la mano

14 fotos

El partido de Messi en el Benito Villamarín no es el único que ha merecido los aplausos de la afición contrincante en el fútbol español. Repasamos otros ejemplos en los que un jugador ha conquistado el reconocimiento de la hinchada contrincante

  • Este delantero inglés llegó al Real Madrid en 1979. Jugó cuatro temporadas de blanco, siempre lastrado por las continuas lesiones. Fue el fichaje más caro hasta entonces del Real Madrid, que pagó 128 millones de pesetas (768.000 euros) al West Bromwich Albion. En su primer año solo ofreció destellos de su indiscutible calidad en dos o tres partidos. Fue en esa temporada, el 10 de febrero de 1980, cuando el Madrid se impuso 0-2 en el Camp Nou a un FC Barcelona en pleno relevo generacional. Cunningham dio una exhibición. “Su fútbol justificó por una vez el elevadísimo precio que se pagó por él”, escribía Alfredo Relaño en su crónica de EL PAÍS. “Sus súbitas arrancadas y sus alardes de dominio de balón fueron premiados con ovaciones como si el partido se disputara en el campo del Madrid”.
    1En Barcelona como en Madrid. El Camp Nou a Laurie Cunningham (1979/80) Este delantero inglés llegó al Real Madrid en 1979. Jugó cuatro temporadas de blanco, siempre lastrado por las continuas lesiones. Fue el fichaje más caro hasta entonces del Real Madrid, que pagó 128 millones de pesetas (768.000 euros) al West Bromwich Albion. En su primer año solo ofreció destellos de su indiscutible calidad en dos o tres partidos. Fue en esa temporada, el 10 de febrero de 1980, cuando el Madrid se impuso 0-2 en el Camp Nou a un FC Barcelona en pleno relevo generacional. Cunningham dio una exhibición. “Su fútbol justificó por una vez el elevadísimo precio que se pagó por él”, escribía Alfredo Relaño en su crónica de EL PAÍS. “Sus súbitas arrancadas y sus alardes de dominio de balón fueron premiados con ovaciones como si el partido se disputara en el campo del Madrid”.
  • El 26 de junio de 1983 el Santiago Bernabéu acogía la ida de la final de la Copa de la Liga, un torneo que disputaban los equipos de la máxima categoría del fútbol español y que solo existió durante cuatro temporadas. El partido acabó con empate a dos, pero antes de eso la grada madridista se rindió a Maradona, que marcó un gol que ahora se describiría como maradoniano. “Cogió el balón en el centro del campo, llegó al área y se recreó en la ejecución del tanto, dejando que Agustín y Juan José cayeran a sus pies”, podía leerse en EL PAÍS, cuya crónica recoge el aplauso del Bernabéu.
    2Un golazo a lo Diego. El Santiago Bernabéu a Maradona (1982/83) El 26 de junio de 1983 el Santiago Bernabéu acogía la ida de la final de la Copa de la Liga, un torneo que disputaban los equipos de la máxima categoría del fútbol español y que solo existió durante cuatro temporadas. El partido acabó con empate a dos, pero antes de eso la grada madridista se rindió a Maradona, que marcó un gol que ahora se describiría como maradoniano. “Cogió el balón en el centro del campo, llegó al área y se recreó en la ejecución del tanto, dejando que Agustín y Juan José cayeran a sus pies”, podía leerse en EL PAÍS, cuya crónica recoge el aplauso del Bernabéu. Raúl Cancio
  • Era la primera temporada de Guardiola en el banquillo del FC Barcelona y el técnico de Santpedor tomaba una decisión de calado: dar descanso a varios titulares en el partido que le enfrentaría al Atlético de Madrid. Pero Messi sí saltó al campo. Marcó el primero tras un uno contra uno; el segundo de un penalti que él mismo había provocado y el tercero regateándose al portero. 'Hat-trick', y pudo caer un cuarto. Leo agarró la bola en el centro del campo y tras ir superando un rival tras otro la estrelló en el travesaño. Cuando lo sustituyeron, el Vicente Calderón en pleno le dedicó un aplauso unánime.
    3Pudieron ser cuatro. El Vicente Calderon a Lionel Messi (2008/09) Era la primera temporada de Guardiola en el banquillo del FC Barcelona y el técnico de Santpedor tomaba una decisión de calado: dar descanso a varios titulares en el partido que le enfrentaría al Atlético de Madrid. Pero Messi sí saltó al campo. Marcó el primero tras un uno contra uno; el segundo de un penalti que él mismo había provocado y el tercero regateándose al portero. 'Hat-trick', y pudo caer un cuarto. Leo agarró la bola en el centro del campo y tras ir superando un rival tras otro la estrelló en el travesaño. Cuando lo sustituyeron, el Vicente Calderón en pleno le dedicó un aplauso unánime.
  • La rivalidad vecinal que une los destinos de pericos y blaugranas, del RCD Espanyol y el FC Barcelona, es de las más aguerridas de LaLiga. Cuando cada jugador culé el 18 de diciembre de 2010 fue saltando al campo la grada blanquiazul estalló en silbidos de reprimenda. Hasta que apareció Iniesta. El gol en el minuto 116 que marcó ese verano y dio su primer Mundial a España llevó por parte de Iniesta una dedicatoria especial: a Dani Jarque, defensa central del Espanyol que había muerto el año anterior, en 2009, de una repentina asistolia durante una gira veraniega con su equipo. El FC Barcelona se impuso por 1-5; Iniesta brilló. La afición del Espanyol, en respuesta, lució pancartas en su honor, e incluso ondearon camisetas con el dorsal 21 de Dani Jarque y el nombre de Iniesta sobreimpresionado.
    4Eternos amigos. Cornellá-El Prat a Andrés Iniesta (2010/11) La rivalidad vecinal que une los destinos de pericos y blaugranas, del RCD Espanyol y el FC Barcelona, es de las más aguerridas de LaLiga. Cuando cada jugador culé el 18 de diciembre de 2010 fue saltando al campo la grada blanquiazul estalló en silbidos de reprimenda. Hasta que apareció Iniesta. El gol en el minuto 116 que marcó ese verano y dio su primer Mundial a España llevó por parte de Iniesta una dedicatoria especial: a Dani Jarque, defensa central del Espanyol que había muerto el año anterior, en 2009, de una repentina asistolia durante una gira veraniega con su equipo. El FC Barcelona se impuso por 1-5; Iniesta brilló. La afición del Espanyol, en respuesta, lució pancartas en su honor, e incluso ondearon camisetas con el dorsal 21 de Dani Jarque y el nombre de Iniesta sobreimpresionado.
  • Pisó el balón con la bota derecha, lo hizo rodar, lo acarició con la zurda, gambeteó así la presión de tres jugadores del Elche. Volvió a girar, volvió a regatearlos y tocó para un compañero. Tras esa acción, el Martínez Valero, la casa del Elche, ovacionó de pie a Isco Alarcón, centrocampista del Real Madrid. Fue el 22 de febrero de 2015 cuando los blancos (vestidos de negro) superaron al conjunto alicantino por 0-2 con tantos de Karim Benzema y de Cristiano Ronaldo, asistido por Isco. Los aplausos e incluso algún cántico se repitieron en el minuto 87 cuando el malagueño fue sustituido.
    5Con un regate los levantó a todos. El Martínez Valero a Isco (2014/15) Pisó el balón con la bota derecha, lo hizo rodar, lo acarició con la zurda, gambeteó así la presión de tres jugadores del Elche. Volvió a girar, volvió a regatearlos y tocó para un compañero. Tras esa acción, el Martínez Valero, la casa del Elche, ovacionó de pie a Isco Alarcón, centrocampista del Real Madrid. Fue el 22 de febrero de 2015 cuando los blancos (vestidos de negro) superaron al conjunto alicantino por 0-2 con tantos de Karim Benzema y de Cristiano Ronaldo, asistido por Isco. Los aplausos e incluso algún cántico se repitieron en el minuto 87 cuando el malagueño fue sustituido.
  • Se lo jugaban todo en el último partido. El Barça necesitaba la victoria, los tres puntos, al Atlético le bastaba un empate para ganar el título. En el minuto 13 Diego Costa, corriendo para contragolpear, se lleva la mano al muslo y pide el cambio. Diez minutos más tarde, Arda Turan, entonces rojiblanco, tras un choque con Cesc Fàbregas, se ve obligado a retirarse también. Escorado a la derecha de la portería, Alexis sacaba un disparo potentísimo con el que adelantaba al Barcelona. Tras el descanso, a centro de Gabi, Godín cabeceaba picada la bola a gol, el tanto que a la postre le daría su último título liguero al Atlético de Madrid. Fue un encuentro de alto voltaje pero, al final, cuando los colchoneros celebraban sobre el césped, el Camp Nou les rindió un caballeroso aplauso por el esfuerzo en la pugna.
    6La noble pugna final. El Camp Nou al Atlético de Madrid (2013/14) Se lo jugaban todo en el último partido. El Barça necesitaba la victoria, los tres puntos, al Atlético le bastaba un empate para ganar el título. En el minuto 13 Diego Costa, corriendo para contragolpear, se lleva la mano al muslo y pide el cambio. Diez minutos más tarde, Arda Turan, entonces rojiblanco, tras un choque con Cesc Fàbregas, se ve obligado a retirarse también. Escorado a la derecha de la portería, Alexis sacaba un disparo potentísimo con el que adelantaba al Barcelona. Tras el descanso, a centro de Gabi, Godín cabeceaba picada la bola a gol, el tanto que a la postre le daría su último título liguero al Atlético de Madrid. Fue un encuentro de alto voltaje pero, al final, cuando los colchoneros celebraban sobre el césped, el Camp Nou les rindió un caballeroso aplauso por el esfuerzo en la pugna.
  • La Catedral ha sido de siempre el estadio que mejor ha sabido reconocer el buen hacer del equipo y los jugadores rivales. El duelo contra el Real Madrid de la temporada 199596 es uno de los mejores ejemplos. Un Madrid que marchaba octavo en la clasificación, con Vicente del Bosque como técnico interino para ese partido, ganó 0-5 en su visita a los rojiblancos, dirigidos por Dragoslav Stepanovic. La crónica de Eduardo Rodrigálvarez glosa a la perfección lo que se vivió aquella noche: “En los últimos 10 años, la Catedral no se había rendido con tal pleitesía al Madrid como anoche: aplausos y olés acompañaron sus acciones, sus cambios, sus intenciones y hasta sus errores. La ovación al danés Michael Laudrup cuando se retiró fue de gala”. Raúl González, 18 años entonces, también salió aplaudido tras marcar el tercer gol.
    7Aplausos y olés. San Mamés a Michael Laudrup (1995/96) La Catedral ha sido de siempre el estadio que mejor ha sabido reconocer el buen hacer del equipo y los jugadores rivales. El duelo contra el Real Madrid de la temporada 1995/96 es uno de los mejores ejemplos. Un Madrid que marchaba octavo en la clasificación, con Vicente del Bosque como técnico interino para ese partido, ganó 0-5 en su visita a los rojiblancos, dirigidos por Dragoslav Stepanovic. La crónica de Eduardo Rodrigálvarez glosa a la perfección lo que se vivió aquella noche: “En los últimos 10 años, la Catedral no se había rendido con tal pleitesía al Madrid como anoche: aplausos y olés acompañaron sus acciones, sus cambios, sus intenciones y hasta sus errores. La ovación al danés Michael Laudrup cuando se retiró fue de gala”. Raúl González, 18 años entonces, también salió aplaudido tras marcar el tercer gol.
  • La afición del Eibar despidió con un fuerte aplauso al croata Luka Modric el 4 de marzo de 2017, cuando el Real Madrid venció 1-4 al conjunto armero en Ipurua. El volante, que la temporada pasada recibió el galardón al mejor jugador del mundo, aún usaba el dorsal 19 y no el 10. Aquel día Modric no marcó ningún gol ni asistió. Su juego y su dirección de la orquesta alcanzaron para que los 6.800 aficionados del equipo guipuzcoano reconocieran al talentoso centrocampista.
    8Decidir sin marcar. Ipurua a Luka Modric (2016/17) La afición del Eibar despidió con un fuerte aplauso al croata Luka Modric el 4 de marzo de 2017, cuando el Real Madrid venció 1-4 al conjunto armero en Ipurua. El volante, que la temporada pasada recibió el galardón al mejor jugador del mundo, aún usaba el dorsal 19 y no el 10. Aquel día Modric no marcó ningún gol ni asistió. Su juego y su dirección de la orquesta alcanzaron para que los 6.800 aficionados del equipo guipuzcoano reconocieran al talentoso centrocampista.
  • Una de las ovaciones más recordadas del fútbol reciente fue la que se ganó Ronaldinho en el Santiago Bernabéu el 19 de noviembre de 2005. El brasileño ofreció un recital de pases, regates y conducción vertiginosa del balón por el costado izquierdo. Marcó dos goles para enmarcar que solo pudieron ser respondidos con aplausos por la hinchada madridista, rendida a la magia del delantero, que ese año llevaría al Barcelona a ganar el título liguero por segundo año consecutivo y la segunda Liga de Campeones de su historia. Aquel fue el primer Clásico de Messi, que también cuajó un gran partido y que dio la asistencia del primer gol a Eto’o tras una gran carrera por la derecha.
    9Aquel recital en Madrid. El Santiago Bernabéu a Ronaldinho (2005/06) Una de las ovaciones más recordadas del fútbol reciente fue la que se ganó Ronaldinho en el Santiago Bernabéu el 19 de noviembre de 2005. El brasileño ofreció un recital de pases, regates y conducción vertiginosa del balón por el costado izquierdo. Marcó dos goles para enmarcar que solo pudieron ser respondidos con aplausos por la hinchada madridista, rendida a la magia del delantero, que ese año llevaría al Barcelona a ganar el título liguero por segundo año consecutivo y la segunda Liga de Campeones de su historia. Aquel fue el primer Clásico de Messi, que también cuajó un gran partido y que dio la asistencia del primer gol a Eto’o tras una gran carrera por la derecha.
  • Jornada 22. El Real Madrid, rival por la consecución del título del Barça, ha caído con un 4-0 en el Vicente Calderón. Y el FC Barcelona reacciona tomando el nuevo San Mamés e imponiéndose por 2-5 al Athletic Club. Ese estadio, tan fiel con los suyos como noble con sus adversarios, quiso reconocer a Xavi cuando fue sustituido para dar entrada a Rafinha por su enorme partido, siendo el motor de todas las acciones barcelonistas. El Barça terminó alzándose con el título liguero. Era la última temporada de Xavi como azulgrana.
    10El motor de la victoria. San Mamés a Xavi Hernández (2014/15) Jornada 22. El Real Madrid, rival por la consecución del título del Barça, ha caído con un 4-0 en el Vicente Calderón. Y el FC Barcelona reacciona tomando el nuevo San Mamés e imponiéndose por 2-5 al Athletic Club. Ese estadio, tan fiel con los suyos como noble con sus adversarios, quiso reconocer a Xavi cuando fue sustituido para dar entrada a Rafinha por su enorme partido, siendo el motor de todas las acciones barcelonistas. El Barça terminó alzándose con el título liguero. Era la última temporada de Xavi como azulgrana.
  • San Mamés también ovacionó en su día a Gaizka Mendieta, uno de los mejores jugadores vizcaínos de las dos últimas décadas que, sin embargo, nunca recaló en el Athletic. En 1998, con solo 23 años pero ya cinco temporadas en el Valencia a sus espaldas, Mendieta marcó el 0-3 definitivo en la Catedral con un gol (quizás) 'realmente increíble'. Cogió la pelota en el centro del campo, se fue de Roberto Ríos, sentó a Alkorta dos veces ya en el área y la envió al palo largo de la portería de Imanol Etxeberria. El reconocimiento de la parroquia rojiblanca fue inmediato. Raúl González, por cierto, no jugó en aquella jornada por lesión.
    11Realmente increíble. San Mamés a Gaizka Mendieta (1997/98) San Mamés también ovacionó en su día a Gaizka Mendieta, uno de los mejores jugadores vizcaínos de las dos últimas décadas que, sin embargo, nunca recaló en el Athletic. En 1998, con solo 23 años pero ya cinco temporadas en el Valencia a sus espaldas, Mendieta marcó el 0-3 definitivo en la Catedral con un gol (quizás) 'realmente increíble'. Cogió la pelota en el centro del campo, se fue de Roberto Ríos, sentó a Alkorta dos veces ya en el área y la envió al palo largo de la portería de Imanol Etxeberria. El reconocimiento de la parroquia rojiblanca fue inmediato. Raúl González, por cierto, no jugó en aquella jornada por lesión. getty
  • Es uno de los jugadores más queridos por el público español. Joaquín Sánchez consiguió algo que pocos lograron. El Betis, su Betis, venció esta temporada en el Camp Nou al Barcelona de Messi por 3-4, utilizando las armas habituales del conjunto azulgrana: posesión, toque y paciencia. La afición blaugrana reconoció al de El Puerto de Santamaría, que aquel día, el 11 de noviembre de 2018, marcó el segundo gol verdiblanco. Joaquín también se había llevado una gran ovación de Mestalla en septiembre de 2015, y pocos días después El Molinón le homenajeó al ser sustituido con el Betis por delante del Sporting en el marcador.
    12Carisma y toque. El Camp Nou a Joaquín Sánchez (2018/19) Es uno de los jugadores más queridos por el público español. Joaquín Sánchez consiguió algo que pocos lograron. El Betis, su Betis, venció esta temporada en el Camp Nou al Barcelona de Messi por 3-4, utilizando las armas habituales del conjunto azulgrana: posesión, toque y paciencia. La afición blaugrana reconoció al de El Puerto de Santamaría, que aquel día, el 11 de noviembre de 2018, marcó el segundo gol verdiblanco. Joaquín también se había llevado una gran ovación de Mestalla en septiembre de 2015, y pocos días después El Molinón le homenajeó al ser sustituido con el Betis por delante del Sporting en el marcador.
  • El centrocampista asturiano Marcial Pina estuvo ocho temporadas defendiendo los colores del Barça y tras ese periplo recaló en el Atlético de Madrid. En su segunda visita liguera al Camp Nou como rojiblanco se ganó el aplauso de su antigua hinchada al marcar dos golazos de falta. Lo que hace realmente única aquella actuación es que Pina ejecutó cada lanzamiento con una pierna distinta, hazaña que hasta hoy nadie ha logrado repetir en España.
    13Todavía no han podido imitarlo. El Camp Nou a Marcial (1978/79) El centrocampista asturiano Marcial Pina estuvo ocho temporadas defendiendo los colores del Barça y tras ese periplo recaló en el Atlético de Madrid. En su segunda visita liguera al Camp Nou como rojiblanco se ganó el aplauso de su antigua hinchada al marcar dos golazos de falta. Lo que hace realmente única aquella actuación es que Pina ejecutó cada lanzamiento con una pierna distinta, hazaña que hasta hoy nadie ha logrado repetir en España. Archivo AS
  • Sin frenarla, de primeras, con ingenio. Messi recibió el balón atrás de Rakitic y la elevó por encima de Pau López, portero del Real Betis. Fue el tercer gol del argentino en el partido para sentenciar la historia: 1-4. Automáticamente, la grada verdiblanca no solo lo aplaudió de pie, sino que coreó fuerte su nombre. Algo similar había sucedido un año antes, cuando el Barcelona se impuso por 0-5 a los de Setién con doblete y una asistencia del astro. Su segundo gol de entonces, que era el 0-4, llegó tras una internada en el área y terminó con una definición casi tan sutil como la de esta temporada. El Villamarín ya le aplaudió entonces, aunque en aquella ocasión no coreasen su nombre.
    14Dos años seguidos. El Benito Villamarín a Lionel Messi (2017/18 y 18/19) Sin frenarla, de primeras, con ingenio. Messi recibió el balón atrás de Rakitic y la elevó por encima de Pau López, portero del Real Betis. Fue el tercer gol del argentino en el partido para sentenciar la historia: 1-4. Automáticamente, la grada verdiblanca no solo lo aplaudió de pie, sino que coreó fuerte su nombre. Algo similar había sucedido un año antes, cuando el Barcelona se impuso por 0-5 a los de Setién con doblete y una asistencia del astro. Su segundo gol de entonces, que era el 0-4, llegó tras una internada en el área y terminó con una definición casi tan sutil como la de esta temporada. El Villamarín ya le aplaudió entonces, aunque en aquella ocasión no coreasen su nombre.