Tribuna

La madera pide paso en la construcción de viviendas

Para descarbonizar el sector hay que empezar a utilizar materiales naturales y crear una nueva arquitectura acorde con el medio ambiente

javier hernandez juantegui

Tras una travesía por el desierto sin apenas evolución, el sector de la construcción está dando pasos de gigante hacia la vanguardia con la innovación como alma y la sostenibilidad como esencia innegociable. Gracias a la industrialización, vive una metamorfosis desde sus cimientos. Incluso desde el prisma de los materiales con la incorporación de la madera, el material más sostenible que existe. Hoy resulta más necesario que nunca cambiar la forma de hacer las casas y el uso más recurrente de la madera debe fi...

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Tras una travesía por el desierto sin apenas evolución, el sector de la construcción está dando pasos de gigante hacia la vanguardia con la innovación como alma y la sostenibilidad como esencia innegociable. Gracias a la industrialización, vive una metamorfosis desde sus cimientos. Incluso desde el prisma de los materiales con la incorporación de la madera, el material más sostenible que existe. Hoy resulta más necesario que nunca cambiar la forma de hacer las casas y el uso más recurrente de la madera debe fijar el camino hacia esa nueva construcción. La madera es 100% natural. Es el material con menor huella de carbono del sector. Es sostenible. Es reciclable. Por todo ello, su correcta utilización contribuye al cuidado del medio ambiente y al bienestar de las personas.

La razón de que la madera suponga el gran salto de la construcción hacia la sostenibilidad es tan evidente como que su fábrica es la naturaleza, por lo que es 100% reciclable al final de su vida útil y biodegradable, lo que aporta energía limpia. Y no solo no emite CO₂ en su fabricación, sino que lo absorbe. Su fábrica son los bosques que se gestionan de manera sostenible, certificada y amable con el medio ambiente.

En Europa la superficie de bosques ha aumentado un 9% en los últimos 30 años hasta alcanzar más de 227 millones de hectáreas. Es decir, los bosques copan un 35% de la superficie europea. Y el 75% de estas hectáreas están preparadas para suministrar madera, siempre dentro de una tala responsable y certificada que tiene como objetivo la regeneración activa a través de la replantación asistida o natural de los bosques maduros que ya han finalizado su ciclo de vida y que no realizan sus funciones vitales completas, como la absorción de CO₂.

El sector inmobiliario tiene la obligación de devolver al planeta todo lo que le ha quitado en el último siglo y la madera es una de sus mejores cartas: utilizando este recurso natural alarga el ciclo de vida y la liberación de CO₂, reduce el exceso de existencias de madera minimizando posibles devastaciones propiciadas por el calentamiento global y favorece la regeneración asistida o natural de los bosques. Además, la madera permite, junto con la tecnología BIM, una nueva manera de construir más Limpia y eficiente mediante la industrialización.

Ese material tan básico que ofrece la naturaleza conforma ya la estructura portante no visible de los edificios más avanzados mediante vigas, pilares y paneles de CLT resistentes. Y sus características compiten en resistencia, solidez y durabilidad con las estructuras tradicionales de hormigón o de acero. Y tiene una durabilidad superior a las del acero o el hormigón gracias a su buen comportamiento ante el fuego y la humedad mediante tratamientos especiales.

Cabe recordar que la madera es un elemento constructivo que se utiliza desde los inicios de la civilización. Valorada siempre por ser un material óptimo y fiable para la construcción. La madera serrada tiene una resistencia a la flexión superior al hormigón y las maderas laminadas cuentan con resistencias mecánicas comparables con el acero y el hormigón. Además, el peso propio de las estructuras conformadas con madera es inferior, permitiendo reducir las dimensiones de las cimentaciones. Otra ventaja reside en que es un material altamente tecnológico, puesto que las posibilidades que ofrece se amplían gracias a herramientas y metodologías como la modelación e impresión 3D o la realidad virtual.

Si se quiere descarbonizar el sector de la construcción, hay que empezar a utilizar materiales naturales y crear una nueva arquitectura acorde con el medio ambiente y los tiempos actuales. Con la madera, el promotor de viviendas refrenda su compromiso para legar un mundo mejor a las futuras generaciones y confía en que este sistema constructivo residencial sea capaz de asegurar la salud del sector en los próximos años, convirtiéndolo en resiliente y, en cierta manera, anticíclico.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En