Crítica:DANZA | 'Oro negro'

Nueva poesía, nueva danza

Dani Pannullo lleva años en Madrid experimentando, y Oro negro es el primer colofón a ese duro, largo y serio trabajo de integración, cruce y fusión de lenguajes. La banda que apoya el espectáculo desde el fondo de la escena ofrece una rica y estudiada variedad de ritmos y sus posibilidades, de las raíces latinas a la percusión étnica, todo ello emulsionado en un sólido empaque electrónico tratado con mesura y sentido musical. Esta banda sonora (cosa inédita en España y loable desde todo punto de vista) se le entrega al espectador como programa de mano: el disco contiene exactame...

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Dani Pannullo lleva años en Madrid experimentando, y Oro negro es el primer colofón a ese duro, largo y serio trabajo de integración, cruce y fusión de lenguajes. La banda que apoya el espectáculo desde el fondo de la escena ofrece una rica y estudiada variedad de ritmos y sus posibilidades, de las raíces latinas a la percusión étnica, todo ello emulsionado en un sólido empaque electrónico tratado con mesura y sentido musical. Esta banda sonora (cosa inédita en España y loable desde todo punto de vista) se le entrega al espectador como programa de mano: el disco contiene exactamente todo lo que se oye para aupar las coreografías, y relaciona fluidamente esa generación contestataria y dura de raperos y raperas en castellano con unas esencias del hip-hop resueltas con elegancia para la escena, con sentido espacial y ateniéndose a las reglas de lo teatral. Está claro que ésta es una de las principales intenciones de Pannullo: relacionar tendencias y modos. Y lo consigue, amalgama en un solo grito muchos gritos, en una sola sonrisa muchas alegrías. Pero que el espectador no se llame a engaño. Aquí también hay mucho dolor, mucho mensaje contra todo tipo de violencia, la discriminación racial y hacia la mujer, la marginación del emigrante, la falta de objetivos claros en los jóvenes, las pasiones oscuras que llevan a otras oscuridades mayores y peores. De todo ello se habla con una particular y nueva poesía llena de fuerza y de honestidad. El baile hace lo demás; citemos La playa, candorosamente lírico en la elasticidad de Sergio, el bailarín que escribe en la arena; las duras variaciones de técnica clásica de ballet que hacen dos de las bailarinas; la portentosa espalda y control de Olaia y el seductor guiño al público de Michi o de Hice.

Dani Pannullo Dancetheatre Co.

Oro negro. Dirección y organización coreográfica: Dani Pannullo. Música: FrankT, Arianna Puello, Dnoe, Ikah, Beatbox Beatmaster G y Guateque All Stars. Vestuario: David Delfín, La Madrina y Nike, con estilismo de Boby Bethancourt. Luces: Maxi Gilbert. Teatro Fernando de Rojas. Círculo de Bellas Artes, Madrid. 30 de mayo.

Una escena de Oro negro, de Dani Pannullo.MIGUEL GENER
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En